Aumento de denuncias por maltrato animal implica mayor atención social al problema   

 

  • Despliega PAOT campaña de sensibilización en demarcaciones de la capital para inhibir compra-venta de animales de compañía
  • El reto es trabajar en la educación y en la prevención de estas conductas que terminan por lastimar a la sociedad

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  11 de enero de 2016.

 

Una de las frases más contundentes sobre el avance cultural de las civilizaciones es aquella que pronunciara Mahatma Gandhi afirmando que “la grandeza de una nación y su progreso moral, pueden ser juzgados por el modo en el que se trata a sus animales”. En este sentido, me llena de optimismo ver que –a pesar de las cotidianas manifestaciones de violencia y de descomposición social- en urbes como la Ciudad de México y en otras existe una creciente preocupación y concientización sobre el bienestar animal.

 

Fechas previas a los festejos por el “Día de los Reyes Magos”, distintas brigadas de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) recorrieron mercados públicos en las delegaciones Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc y otras, buscando desalentar la compra – venta de perros para darles como regalo. Simultáneamente, esta autoridad ambiental de la capital del país desplegó una campaña en redes sociales a fin de sensibilizar a la gente respecto del grave problema que significa el eventual maltrato y abandono del que son objeto estos animales de compañía.

 

 

Es bien sabido que muchos perros que son regalados durante la época navideña –cuando aún son cachorros- terminan, al paso de cuatro o cinco meses y cuando su talla ha aumentado notablemente, abandonados en las calles o en las áreas verdes de la ciudad. Desafortunadamente, esta conducta persiste y me parece que así continuará siendo mientras no haya una regulación estricta del mercado en materia de compra y venta de animales de compañía.

 

Por su magnitud y complejidad, las autoridades no pueden atender por sí solas esta problemática y es donde la participación de las asociaciones civiles ha sido fundamental para buscar sumarse a la búsqueda del bienestar de una población estimada en alrededor de 15 millones de perros en situación de calle en todo el país (aunque las cifras aún son imprecisas y engañosas).

 

También en los últimos años ha habido una mayor disposición de la población para denunciar el maltrato y la crueldad en contra de los animales; un claro ejemplo de ello es la estadística de la gestión de la PAOT, donde el tema del bienestar animal se ha convertido en una de las tres principales causas de denuncia ante esta autoridad.

 

Destacaría igualmente el trabajo de la Brigada de Vigilancia Animal, de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, en la atención de asuntos que involucran a la convivencia de las personas con los animales de compañía.

 

Pero, lo que me parece también de una gran relevancia es que las leyes, no sólo del Distrito Federal, sino de estados como Colima, Guanajuato, San Luis Potosí, Jalisco, Puebla, Nayarit, Yucatán, Quintana Roo y Chihuahua, han sido modificadas para tratar de garantizar el bienestar de los animales  de compañía. Y, desde luego, en el orden federal, son de destacar las reformas –que el 9 de enero cumplieron un año- a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente y a la Ley General de Vida Silvestre, que prohíben el uso de animales en circos.  

 

En medio de todos los cambios que estamos experimentando como sociedad, percibo como un indicador positivo esta creciente preocupación ciudadana por señalar y denunciar el trato que estamos dando a nuestros animales. Ahora, el mayor reto es –desde mi perspectiva- trabajar en la educación y en la prevención de estas conductas que no sólo afectan a los animales, sino que terminan invariablemente por violentar y lastimar a nuestra sociedad.

 

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón