Escuchar audio

Frente a recorte presupuestal, empoderamiento ciudadano para defensa del capital natural y del medio ambiente 

 

 

 

* En 2016, el recorte presupuestal para Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno Federal fue del orden del 17%; reducen ya estructuras y personal en el sector

 

*  De primer orden, la alianza con los medios de comunicación para informar a la ciudadanía sobre su derecho a un medio ambiente adecuado para su bienestar y salud

 

 

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  4 de enero de 2016.

 

2016 será, sin duda, un año pleno de desafíos en materia de preservación del medio ambiente porque, además de que persiste la tendencia de no considerarle como un tema prioritario en todos los ramos de la actividad pública y privada, también viene un severo recorte –del orden del 17 por ciento- en el Presupuesto de Egresos de la Federación para las actividades públicas vinculadas con la protección del medio ambiente y de los recursos naturales.

Durante las últimas semanas, han desaparecido estructuras en distintas dependencias del sector y se han abandonado trascendentes programas para la conservación de áreas naturales y de la biodiversidad del país. A manera de justificación por el severo recorte presupuestal en el sector Medio Ambiente y Recursos Naturales para este año, funcionarios de alto nivel han insinuado que las dependencias afectadas podrán continuar trabajando en la conservación de las áreas naturales protegidas con el apoyo de organismos internacionales, organizaciones no gubernamentales y de científicos”.

 

 

En mi opinión, se trata de un pronóstico desmedido y hasta  irresponsable, cuando entendemos que la protección del capital natural, de la base misma de la riqueza nacional, es una atribución que originariamente corresponde al Estado mexicano y no a otro sector (por muy loables que fueran sus intenciones o rebosantes sus presupuestos).
Así las cosas, y bajo este esquema de vulnerabilidad y de indefensión en la que están quedando los bienes colectivos que englobamos bajo el concepto de “medio ambiente y recursos naturales”, se vuelve una prioridad ineludible el que los ciudadanos comprometidos con el bienestar colectivo identifiquemos las herramientas legales disponibles para la defensa de nuestra calidad de vida.

Y hablando de la defensa legal del derecho que tenemos todos los mexicanos de gozar de un medio ambiente sano para nuestro desarrollo y bienestar (como lo establece el Artículo 4° Constitucional), considero que se presenta como un gran reto para las autoridades encargadas de interpretar las normas favorecer el tránsito de la visión meramente contractual e individualista de la ley, a una que dé mayor peso a los beneficios sociales y colectivos tanto en su interpretación como en su aplicación. Por ejemplo: el controvertido Boom inmobiliario que ha experimentado la Ciudad de México durante la última década ha traído indudablemente impactos no deseados en muchas de sus colonias y barrios; entre otras causas, porque las autoridades han privilegiado la aplicación de la ley desde una perspectiva de los derechos individuales o privados, y no de la promoción de los beneficios colectivos o sociales que las políticas públicas de desarrollo urbano debieran arrojar.

Así que, frente a este panorama de una autoridad menos ocupada en la protección del medio ambiente –sí, por la falta de presupuesto, pero también por la ausencia de una cultura ambiental sólida- es imprescindible entonces el fortalecimiento de una ciudadanía más y mejor informada sobre sus derechos ambientales -y de la manera de exigirles por la vía institucional.

Y –debo subrayarlo- yo no entiendo ni veo posible el fortalecimiento de la participación ciudadana sin una alianza sólida y virtuosa con los medios de comunicación.

Por ello, festejo comenzar un año más –el octavo ya- acompañando al Sistema Nacional de Noticiarios en este esfuerzo informativo que busca, en última instancia, aportar para la construcción de una ciudadanía ambientalmente responsable y participativa.

Agradezco la confianza y hago patentes mis mejores deseos para este año a Nora Patricia Jara, a Julieta Mendoza y a Enrique Lazcano, a todos y a cada uno de los hombres y la mujeres que cotidianamente hacen posible este esfuerzo de comunicación; pero, sobre todo, a la audiencia del Instituto Mexicano de la Radio que me ha brindado el privilegio de poder estar cerca de ella a lo largo de este tiempo. Muchas felicidades.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón