Escuchar audio

Insuficientes, transformaciones económicas y tecnológicas para enfrentar al cambio climático  

 

 

 

* Necesario inducir cambios en estilos de vida, en hábitos de consumo y en la percepción social del confort individual y, sobre todo, del bienestar comunitario

 

*  Discuten carácter vinculante de principios de la Carta de la Tierra desde la perspectiva de la exigibilidad de los derechos ambientales en México

 

 

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  7 de diciembre de 2015.

 

 

En estos días, en la  Conferencia sobre Cambio Climático de la Organización de las Naciones Unidas -la COP 21- que se realiza en París, Francia, se está buscando llegar a un acuerdo internacional que obligue a los países miembros a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero a un nivel que haga posible no rebasar el aumento de la temperatura mundial por encima de los 2ºC.

Hay un optimismo –a veces desbordado- entre algunos sectores de la comunidad internacional debido a que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y el gobierno Chino, han manifestado su disposición para firmar un instrumento internacional (como lo fue el Protocolo de Kyoto, en 1997) con compromisos específicos, fechas establecidas y mecanismos de verificación puntuales, para la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero. 

 

 

México, a pesar de ser una nación que no está obligada legalmente a cumplir con una cuota establecida para la reducción de sus niveles de emisiones a la atmósfera, ha asumido voluntariamente el compromiso ante la comunidad internacional de abatirles en hasta un 25 por ciento para el año 2030  y, para la misma fecha, reducir en  un 51 por ciento las emisiones de carbono negro. Además de esto, nuestro país se ha fijado la meta de alcanzar la tasa cero de deforestación para el año 2030, concretando así una tendencia que ha sido sostenida desde el año 2005 y que contribuye notablemente a la conservación de la masa forestal del país y a la captura de carbono. 

Sin duda, las esperanzas de gran parte de la humanidad están hoy fincadas en los resultados de la COP 21 de París. Pero, creo que para lograr una verdadera transformación que nos coloque en la ruta del desarrollo sustentable (independientemente de los cambios en el orden económico), en México y en el mundo tiene que acontecer también una transformación en el plano individual, social y cultural. 

Reducir nuestras emisiones contaminantes a la atmósfera -como el gobierno mexicano se ha comprometido a lograrlo para el año 2030- tendría que estar basado no exclusivamente en una radical reconversión tecnológica o de las medidas normativas que deberán cumplir la planta productiva y otros sectores del país. Será necesario inducir cambios radicales en nuestros estilos de vida, en los hábitos de consumo y, en general, en la percepción social de lo que significa el confort individual y, sobre todo, el bienestar comunitario. 

En este contexto, hay que reconocer que el mundo cuenta ya con una declaración de principios universales -la Carta de la Tierra- que muchos gobiernos, organizaciones y personas han avalado y asumido como un código de ética para su gestión cotidiana. Este documento, lanzado en el año 2000 y traducido a más de 30 idiomas, ha planteado los principales problemas del planeta, propuestas de cambios y objetivos para solucionarlos. En México, concretamente, la Iniciativa Internacional de la Carta de la Tierra ha venido trabajando, desde el 2002, y hoy cuenta con una red nacional de Puntos Focales con representación en todos los estados de la república y que trabaja intensamente en la difusión de sus principios.

En el marco de la 3ª. Reunión Nacional de Puntos Focales de la Carta de la Tierra, convocada por la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT), y con el apoyo de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), así como de la Iniciativa Internacional de la Carta de la Tierra, el día de mañana –martes 8 de diciembre- habrá un Foro de Discusión, abierto todo el público y gratuito, sobre el carácter vinculante de esta iniciativa. Es decir, se analizará la posibilidad de que los 16 principios de la Carta de la Tierra puedan ser exigibles a partir de la legislación y que su aplicación, a la luz del derecho internacional, sea una obligación para el Estado mexicano. 

 

Red Nacional de Puntos Focales de la Carta de la Tierra en México

Ésta es una estupenda oportunidad para conocer a esta iniciativa internacional que, por su universalidad, ha sido retomada por universidades, gobiernos estatales, organizaciones civiles, instituciones impartidoras de justicia e incluso recientemente por la iglesia católica en su encíclica papal. La invitación es para mañana, martes 8 de diciembre, de 09:30 a 15:00 horas del día, en las instalaciones del hotel Holiday Inn Express, ubicado atrás del World Trade Center de la Ciuadad de México, en la calle de Dakota número 95, en la colonia Nápoles.  Allá los esperamos.  

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón