Escuchar audio

Un retroceso para la política ambiental en México el proyecto de Presupuesto 2016 del Ejecutivo     

 

 

 

*  ANAAE y organizaciones civiles piden a SHCP y a legisladores reconsiderar el recorte de recursos destinados a las entidades federativas en materia ambiental 

 

*  Reconoce titular de PAOT que es necesario hacer recortes presupuestales, pero no así en programas que buscan garantizar la defensa de la riqueza natural nacional

 

 

 

Por Antena Radio / 3a. Edición  / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER - Horizonte 107.9 FM, - 1220 AM y - Radio México Internacional (a todo el mundo) / Ciudad de México /  28 de septiembre de 2015.

 

 

 

El pasado viernes -25 de septiembre de 2015-, la Asociación Nacional de Autoridades Ambientales Estatales, A.C. (ANAAE), estuvo en la Cámara de Diputados para lanzar un pronunciamiento respecto de los severos recortes que, en materia de política ambiental, está proponiendo el Ejecutivo Federal en su proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio 2016. 

La ANAAE es una organización que congrega a los representantes de 26 secretarías de medio ambiente de las entidades de la república mexicana, a las 16 procuradurías ambientales locales, así como a institutos, coordinaciones y comisiones de ecología estatales. 

Con el respaldo de distintas fracciones parlamentarias, pero también acompañada del Colegio de Biólogos de México y de algunas organizaciones de la sociedad civil de corte ambientalista, la ANAAE manifestó a los legisladores su preocupación por los recortes presupuestales propuestos para la gestión ambiental del año 2016, e hizo un llamado al Ejecutivo Federal y al congreso para reconsiderarlo.  

 

 

Particularmente, preocupa a las autoridades ambientales del país la reducción de alrededor del 15 por ciento de los recursos destinados al Ramo 16 (medio ambiente y recursos naturales); pero, sobre todo, alarma la supresión total del Anexo al presupuesto donde se venía estableciendo regularmente la distribución de fondos económicos para fortalecer a las políticas ambientales y de manejo de los recursos naturales en los estados.

Este apoyo presupuestal que la federación vino otorgando a los estados de manera ininterrumpida desde el 2007, no dejó de incrementarse año con año y, para el 2015, alcanzó los mil 624 millones de pesos; esto, desde luego, benefició el fortalecimiento de las instituciones y de las políticas ambientales estatales. Gracias a los recursos etiquetados en el citado Anexo del Ramo 16 del Presupuesto de Egresos de la Federación, ha sido posible impulsar y fortalecer la creación de procuradurías ambientales estatales; dotar a las autoridades ambientales de normatividad y tecnología para el monitoreo y control de la contaminación ambiental; ha permitido elaborar ordenamientos territoriales que armonizan los usos del suelo; la construcción de rellenos sanitarios para mejorar la gestión de los residuos sólidos municipales; además de impulsar la investigación en materia de bienestar animal, patrimonio arquitectónico, áreas verdes, suelo de conservación y áreas naturales protegidas, entre otros. 

 

 

En representación de la ANAAE, el también titular de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la Ciudad de México (PAOT), Miguel Ángel Cancino, declaró que dadas las actuales circunstancias es comprensible que existan recortes presupuestales; sin embargo, lamentó que sea suprimido completamente un programa que, en los hechos, ha favorecido acciones locales para fortalecer la preservación del medio ambiente y la protección ecológica. 

Desde mi perspectiva, el llamado que hace la ANAAE al presidente de la república (y al Congreso de la Unión para su consideración) es de primer orden; sobre todo, porque considero que no es posible ya desatender el mandato que establece el artículo 25 constitucional en el sentido de que es el Estado quien debe garantizar que el desarrollo nacional sea “integral y sustentable”.

Han sido más de dos décadas ya desde que en México se institucionalizó la política de protección del medio ambiente y de los recursos naturales, y no ha sido fácil avanzar en su instauración y despliegue, también, en los órdenes estatal y municipal. Cancelar así, de un plumazo, dicho Anexo del presupuesto (“Distribución de Programa Medio Ambiente y Recursos Naturales”), es –en mi opinión- un retroceso que no nos podemos permitir. Se trata de una de las principales estrategias de política pública que comprobadamente ha vigorizado los esfuerzos dirigidos a la conservación y la protección de nuestro capital natural, que es la base de nuestro desarrollo social y económico.

 

 

Ojalá que el Ejecutivo Federal corrija la plana en su propuesta para el ejercicio presupuestal del año 2016 y dé a la política ambiental del país la relevancia que, en los hechos, debe tener; y, de no ser así, yo esperaría del congreso mexicano el reconocimiento de que, para colocar al país en la vía hacia el desarrollo pleno, es necesario garantizar jurídica e institucionalmente el fortalecimiento de la política ambiental del país.  

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón