Escuchar audio

Prioritario establecer indicadores objetivos del maltrato animal para sancionarlo y prevenirlo 

  

 

 

* Presentan PAOT, UNAM y ALDF un dictamen que constata el maltrato animal en tiendas que venden animales en la Ciudad de México

 

* La legislación en la materia es deficiente, por lo que habrá una Sugerencia a la ALDF para que trabaje en mejorar los instrumentos jurídicos de protección animal

  

Por Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, Francisco Calderón Córdova / IMER Horizonte 107.9 FM y 1220 AM / Ciudad de México /  23 de junio de 2014.

 

 

Durante los últimos dos o tres años, en la Ciudad de México, el tema de la protección de los animales de compañía ha registrado avances si no radicales, sí significativos y –yo afirmaría- muy positivos; han sido cambios que, indudablemente, se han encaminado a mejorar el bienestar de estos seres vivos. Esto ha sido el resultado tanto del empuje de diversas organizaciones ciudadanas defensoras de los animales, como del interés que han puesto en la materia algunos legisladores y autoridades locales.

Hoy vemos, por un lado, que las leyes que protegen a los animales de compañía en el Distrito Federal se han endurecido y establecen ya severas penas y sanciones sobre las personas que ejercen crueldad y maltrato en contra de estos animalitos; y, por el otro lado, presenciamos a una sociedad civil notablemente más atenta respecto del trato digno hacia los animales y, sobre todo, que conoce mejor los mecanismos para exigir la aplicación de la ley.

La Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT), tan sólo durante los dos últimos años -2013 y 2014-, recibió prácticamente el mismo número de quejas ciudadanas que la suma de todas las denuncias que atendió a lo largo de los diez años anteriores (es decir, 2002-2012). Por otra parte, y gracias a las denuncias de maltrato animal que son vertidas en las redes sociales –como Facebook y Twitter- , el año pasado el Pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal emitió un Punto de Acuerdo solicitando a la PAOT investigar a las tiendas +-Kota, por el probable maltrato de los animales exhibidos para la venta en sus 42 establecimientos.

 

 

Para no caer en valoraciones subjetivas sobre lo que significa el “maltrato” y debido a las carencias de la legislación vigente para definirlo, la PAOT trabajó junto con la Facultad de Veterinaria de la UNAM para establecer reactivos y parámetros que determinaran objetivamente la existencia o no de condiciones de maltrato animal. Finalmente, el martes de la semana pasada -17 de junio-, la PAOT, la Facultad de Veterinaria y la ALDF presentaron conjuntamente un dictamen técnico mediante el cual se acredita que, efectivamente, perros y gatos que son vendidos en +-Kota y en tres cadenas de tiendas más, son víctimas de maltrato. 

En un total de 54 establecimientos revisados, se observó que las características físicas de las jaulas donde son exhibidos los animales, son inadecuadas para su desarrollo motriz; que el tiempo de permanencia (de hasta ocho meses) y el número de individuos dentro de estas jaulas, es excesivo; tampoco existe la presencia permanente de un médico veterinario en las tiendas para atender la salud de los perros y gatos en exhibición; y, en general, existen condiciones que comprometen severamente a la salud emocional y física de estos animales. El dictamen técnico se ha dado a conocer a los dueños de las tiendas investigadas, a fin de que establezcan las mejoras que correspondan.

Pero, más importante aún, con base en los resultados de este estudio la PAOT prepara ya una Sugerencia que eventualmente dirigirá a la ALDF para que mejore los instrumentos jurídicos de protección animal en la capital del país. Corresponderá ya a los legisladores locales convocar a los especialistas, a grupos ciudadanos y a personas interesadas en el tema.

Yo simplemente destacaría la relevancia de que la autoridad ambiental –en este caso, la PAOT- esté favoreciendo el diálogo no sólo con la ciudadanía, sino también con instituciones científicas y académicas (como la Facultad de Veterinaria de la UNAM). Esto aporta, definitivamente, a la construcción de criterios objetivos para la protección de los animales y nos ayuda a dejar atrás el mero campo de las percepciones y del sentimentalismo.

Yo sinceramente deseo que los negocios mencionados tengan mucho éxito comercializando productos para el confort animal. Pero me gustaría también que los perros y los gatos dejen de ser parte de un inventario de ventas y que sean adquiridos por la gente preferentemente mediante la adopción. Y –sobre todo- hago votos porque nuestra legislación avance, cada vez más, hacia el logro del bienestar integral de los animales. 

 

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón