Escuchar audio

Autoridades federales y de la Cd. de México se coordinan en defensa de los animales 

 

 

* Se publica el Protocolo de Actuación Policial para la Protección, Rescate, Concientización, Respeto y Bienestar Animal

 

*  Persisten excepciones explícitas en la ley en temas tan espinosos como las corridas de toros y las peleas de gallos 

 

 

 

Por Antena Radio Tercera Emisión / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con Francisco Calderón Córdova / IMER Horizonte 107.9 FM, 1220 AM y Radio México Internacional / 10 de marzo de 2014.

 

 

 

Soy un amante de los animales y creo que el principal motivo de ello es que, desde niño, conviví en casa con distintas especies domésticas e incluso me relacioné con algunos animales silvestres en mis no pocas aventuras infantiles cuando con la familia visitábamos la región de la sierra tabasqueña y la selva chiapaneca. Pero, sobre todo, mis padres siempre inculcaron en mí el respeto y la consideración hacia el bienestar, la libertad y la inteligencia innata de todos, absolutamente todos los seres vivos.

Desafortunadamente, y por distintas circunstancias, muchas personas sienten temor y rechazo hacia animales como los perros, los gatos y otras especies domésticas. No sólo eso: existen conductas (que yo señalaría como patológicas) de odio hacia estos seres vivos y cuyo origen psicológico es complejo y distinto en cada caso. El ejercicio de la crueldad y el maltrato en contra de los animales es la expresión más nefasta de esta fobia que, en el presente, es objeto de serios estudios por parte de criminólogos y psicólogos de todo el mundo. El vínculo entre maltrato animal y la gran mayoría de las conductas antisociales o criminales, está plenamente comprobado; y es por esto mismo que distintas organizaciones defensoras de los derechos de los animales en México, luchan hoy por un trato ético y por la defensa de los que no tienen voz.  

Gracias a su enorme activismo social y a la visión vanguardista de algunos legisladores, la Ciudad de México ha sido pionera en el país en materia de normatividad para la protección de los animales. Si bien la legislación local sigue haciendo excepciones explícitas en temas tan espinosos como, por ejemplo, las corridas de toros y las peleas de gallos, por otra parte ha definido y elevado a la categoría de delitos en el Código Penal a la crueldad y al maltrato animal [1].

No sólo eso; hace ocho días –el 3 de marzo pasado- fue publicado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el llamado “Protocolo de Actuación Policial de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal para la Protección, Rescate, Concientización, Respeto y Bienestar Animal”. 

Se trata de una importante definición normativa para establecer cuáles serán los procedimientos que habrá de seguir la Brigada de Vigilancia Animal, de la Secretaría de Seguridad Pública, para prevenir y castigar el maltrato animal; para establecer pasos en el rescate de animales en domicilios particulares o en la vía pública;  para atender los casos de agresiones o venta de animales; para dar apoyo a animales estresados por las condiciones inadecuadas de su cautiverio, entre muchos otros supuestos. 

Lo que me parece particularmente importante es que el protocolo vigente desde la semana pasada establece ya con mucha claridad cuáles son las autoridades locales y federales que deberán intervenir en los distintos casos que atienda la Brigada de Vigilancia Animal en la Ciudad de México; pero también, señala el papel que jugarán las asociaciones protectoras de animales en toda situación. Instituciones como la Procuraduría General de la República y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, actuarán coordinadamente con órganos locales de la Ciudad de México, como las Secretarías de Seguridad Pública, de Salud y de Medio Ambiente, así como con la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) y el Instituto de Verificación Administrativa (INVEA). Si bien esto venía sucediendo en los hechos, no había –hasta el lunes pasado- un sustento jurídico que así lo formalizara.

Así que ya lo sabe usted, querido radioescucha: si es testigo de actos de maltrato o crueldad animal por parte de algún vecino, o si conoce de hechos que atenten contra la salud, integridad o bienestar de algún animal, denúncielo ante la autoridad y exija que su actuación se apegue a este nuevo protocolo vigente en la Ciudad de México. El teléfono de la Brigada de Vigilancia Animal es el 52-08-98-98, y también se puede acercar a la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) al 52 65 07 80.

 

"La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la forma en que son tratados sus animales."

Gandhi


[1]

Crueldad, acto de brutalidad, sádico, zoofílico contra cualquier animal por acción directa;

Maltrato, todo hecho, acto u omisión del ser humano, que puede ocasionar dolor o sufrimiento afectando el bienestar animal, poner en peligro la vida del animal o afectar su salud, así como la sobreexplotación de su trabajo.

 

(Protocolo de Actuación Policial de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal para la Protección, Rescate, Concientización, Respeto y Bienestar Animal, Gaceta Oficial del GDF; 3 de marzo de 2014).

 

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón