Escuchar audio

Hay desconocimiento de flujos y mal uso del agua subterránea en México: especialistas   

 

 

* PAOT y UNAM organizan el Primer Coloquio Nacional sobre Agua Subterránea en Jiutepec, Morelos 

 

*  El 70% del líquido destinado al consumo humano proviene de fuentes subterráneas; históricamente, ha habido mala administración de acuíferos 

 

 

 

Por Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, Francisco Calderón Córdova / IMER Horizonte 107.9 FM y 1220 AM / Ciudad de México /  18 de noviembre de 2013

 

 

 

 

Parece estarse volviendo una costumbre que, en estos días de vacaciones (o “puentes”), una gran parte de las colonias de la Ciudad de México nos quedemos sin el suministro regular de agua. Es también común escuchar que la gente y, desde luego, las autoridades, atribuyan a esta suspensión del servicio las obras de mantenimiento del Sistema Lerma-Cutzamala. Esta justificación parece ser desproporcionada cuando reparamos en la cantidad de agua que la cuenca hidrológica del Estado de México aporta a la capital del país (alrededor del 30 por ciento del total), comparada con el volumen del líquido que diariamente extraemos del subsuelo (ceca del 70 por ciento).  

Es decir: 7 de cada 10 litros que consumimos los habitantes del Distrito Federal provienen de los acuíferos subterráneos, y sólo 3 son suministrados por el Sistema Lerma-Cutzamala. Y resulta que si volteamos a ver a todo el país, la tendencia es exactamente la misma –de ahí la importancia del agua subterránea para nuestra vida cotidiana. De acuerdo con datos del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), el 70 por ciento del agua que se suministra a la población proviene de los acuíferos subterráneos, pero también un 33 por ciento de la que utiliza la agricultura y hasta el 62 por ciento de la que ocupa la industria. 

En comparación con el agua superficial que encontramos en lagos y en ríos, el agua subterránea tiene enormes ventajas. Se estima que más del 95 por ciento del agua dulce que se puede aprovechar, está almacenada o –mejor dicho- fluye por debajo de la superficie de nuestro territorio. Por ese mismo hecho, el agua no se pierde por evaporación, está menos expuesta a la contaminación o a variaciones climáticas, y su potabilidad y calidad es superior a la que fluye o está almacenada en cuerpos superficiales. 

Desafortunadamente, durante las últimas cuatro o cinco décadas los acuíferos subterráneos del país se han venido explotando de manera intensa, acelerada, y sin los conocimientos o los criterios de sustentabilidad suficientes. Tan sólo en la Ciudad de México, se calcula que por cada 50 litros de agua que se logran infiltrar y se almacenan en los mantos subterráneos, estamos extrayendo 150. 

Del 7 al 9 de noviembre pasados, en Jiutepec, Morelos, en las espléndidas instalaciones del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), especialistas nacionales e internacionales en la materia fueron convocados para discutir el tema por la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT) y por el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México. Las conclusiones de este Primer Coloquio Nacional sobre Agua Subterránea en México, además de reveladoras de las deficiencias en el manejo de este importantísimo capital natural, trazan la ruta que debiéramos seguir en el país para poder alcanzar un aprovechamiento ambiental, económico y socialmente sustentable del agua subterránea.

El Coloquio de Jiutepec concluyó que este tema no puede seguir siendo visto exclusivamente desde la perspectiva técnica (que, de por sí, tiene sus serias deficiencias epistemológicas y conceptuales) y que es necesario incorporar al análisis de la problemática a otras dimensiones del conocimiento como las ciencias sociales, la ecología o la economía política. También, el Coloquio reconoció que en México existe un enorme desconocimiento de las características físicas y del comportamiento de los flujos del agua subterránea, lo que ha llevado no sólo a su inadecuado manejo sino, también, a un marco jurídico que está perpetuando malas prácticas e inequidades sociales. 

Seguramente, a lo largo de la semana que comienza, serán publicadas las conclusiones del Primer Coloquio Nacional sobre Agua Subterránea en México. Esto sucederá en el portal de Internet de la PAOT (www.paot.mx) y, desde luego, a través del Instituto de Geografía de la UNAM. Pero, para quienes no somos especialistas en el tema, es importante que reflexionemos que, al ritmo en el que estamos utilizando y desperdiciando el agua, es un hecho que estamos consumiendo el líquido que probablemente garantizaría una vida digna para nuestros hijos y para las generaciones por venir.

 

Especialistas en agua subterránea reunidos en Jiutepec, Morelos, en el Primer Coloquio Nacional sobre Agua Subterránea convocado por la PAOT y la UNAM (foto: PAOT, 2013)

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón