Escuchar audio

El problema de la basura en el DF y su solución, es también un tema de la "megalópolis"

 

*  Presenta Mancera un Plan Integral de Manejo de Residuos Sólidos 2013-2018  para la capital del país; plantea el aprovechamiento de residuos sólidos y biogas

 

* Todo cambio o reforma que pretenda resultados tangibles, demanda inversión en infraestructura y para la formación de capacidades

 

Por Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, Francisco Calderón Córdova / IMER Horizonte 107.9 FM y 1220 AM / Ciudad de México / 9 de septiembre de 2013

 

En el mes de abril del año 2003, fue publicada la Ley de Residuos Sólidos del Distrito Federal. Con la promulgación de este ordenamiento jurídico se pretendía, además de distribuir competencias en la materia entre distintos órganos de gobierno, construir soluciones a un creciente problema de la capital mexicana: la generación, el manejo, el tratamiento y la disposición final de la basura. 

A diez años de distancia, y a pesar de que existen algunos avances ciertamente positivos, el problema de los residuos sólidos en el Distrito Federal está aún muy lejos de encontrarse resuelto; por el contrario, se ha llegado ya a situaciones límite que aunque no estén en la percepción de la población, hoy amenazan certeramente las condiciones ambientales y a la salud de los capitalinos. 

Con el cierre del Bordo Poniente, a finales del 2011 y después de años de posponerle, la disposición final de alrededor de 12 mil toneladas diarias de residuos sólidos generados en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, se complicó sistemáticamente. Hoy, nuestra basura contribuye a la contaminación de los suelos, del aire y del agua en distintos sitios de los estados de México y Morelos. 

Por otra parte, el retraso que –por diversos factores- se ha experimentado en el manejo del Bordo Poniente después de su cierre, y que suponía cuantiosas inversiones públicas y privadas para el manejo del biogás generado por las más de 70 millones de toneladas de basura ahí enterradas, está trayendo consecuencias ambientales de consideración.

Desde ya hace muchos meses a la fecha, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y miles de vecinos vienen padeciendo afectaciones por la contaminación olfativa (es decir, malos olores) que es generada por su vecino localizado a sólo 5 kilómetros de distancia: el Bordo Poniente. 

Adicionalmente, habría que saber si existe alguna evaluación de los impactos que está teniendo la actual temporada de lluvias sobre la mega celda (de 374 hectáreas de superficie por más de 20 de altura) del Bordo Poniente.  

 

 

El día de hoy por la mañana, en Atlazolpa, Iztapalapa, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, presentó un nuevo Plan Integral de Manejo de Residuos Sólidos 2013-2018 para la capital del país. Además de señalar que, en breve, se iniciarán ya los trabajos para atender la problemática del Bordo Poniente y, finalmente, realizar los proyectos de aprovechamiento del biogás para la generación de electricidad, el Jefe de Gobierno anunció que habrá un cambio radical en la forma de tratamiento, administración y destino final de los residuos sólidos, mismo que deberá concretarse para el año 2015. 

Con un nuevo esquema que habrá de utilizar tecnologías japonesas y alemanas, Mancera asegura que las 12 mil toneladas de basura que genera diariamente el Distrito Federal serán aprovechadas –en el mediano plazo- para la generación de electricidad y la fabricación de materiales para la construcción, entre otros productos. Esperemos que, en los días por venir, se vayan dando más detalles a la ciudadanía sobre esta nueva iniciativa que, en palabras del Jefe de Gobierno, posicionará a la Ciudad de México como parte de ese “pequeño grupo de las ciudades que están con acciones claras y contundentes apoyando al medio ambiente”. 

Como en todo cambio o reforma que pretenda resultados tangibles, la inversión en infraestructura y para la formación de capacidades reales es una necesidad insoslayable. El problema de los residuos sólidos es de tal magnitud, que resolverlo nunca será posible sin el involucramiento de todos los que formamos parte de él: usted y yo.

Hago votos para que, por fin, nuestra ciudad resuelva el problema de la basura y de sus consecuencias ambientales. Invito al auditorio a estar pendiente de los anuncios que en los días por venir, muy seguramente, habrá de hacer no sólo el gobierno de la ciudad sino también los gobiernos de la ahora llamada “megalópolis”. Porque es claro que sin la participación de todos los habitantes de la ciudad, pero también en ausencia de los gobiernos municipales y estatales con los que compartimos esta problemática, el Plan Integral de Manejo de Residuos Sólidos 2013-2018 estaría condenado al fracaso.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón