Escuchar audio

Participación ciudadana fortalecería esfuerzos en materia ambiental en el centro del país

 

* La creación de la Comisión Ambiental de la Megalópolis conjuntará acciones en el DF, Edo. de México, Morelos, Tlaxcala, Hidalgo y Puebla

 

* Coordinar esfuerzos con autoridades ambientales -secretarías y procuradurías- será esencial para el logro de sus objetivos

 

Por Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, Francisco Calderón Córdova / IMER Horizonte 107.9 FM y 1220 AM / Ciudad de México / 26 de agosto de 2013

 

El viernes pasado -23 de agosto de 2013-, en la Residencia Oficial de Los Pinos, se firmó el convenio de coordinación por el que se crea la Comisión Ambiental de la Megalópolis. Este instrumento creará y armonizará distintos mecanismos encaminados al control y combate de la contaminación ambiental, mismos que aplicarán no sólo al Distrito Federal y al Estado de México, sino ahora también a los estados de Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala. Y, desde luego, involucra también a las actividades y a los órganos de competencia federal que forman parte y atienden a la compleja problemática ambiental del centro del país. 

En el acto de firma del convenio de coordinación, encabezado por el Presidente de la República, por los gobernadores de las cinco entidades y por el Jefe de Gobierno de la capital, se supo que esta Comisión Ambiental de la Megalópolis buscará –en una primera etapa- homologar los sistemas de verificación vehicular, así como estandarizar la base tecnológica para el monitoreo de la calidad del aire en la región centro del país (en la que habitamos, por cierto, alrededor de 30 millones de personas). 

En una etapa subsecuente, la Comisión Ambiental de la Megalópolis buscará trabajar en la definición de acciones coordinadas en materia de tratamiento de aguas residuales así como de protocolos conjuntos para el combate a los incendios forestales. En su oportunidad, los oradores en el acto de Los Pinos aprovecharon la ocasión para dejar planteados otros temas susceptibles de ser atendidos y desahogados por este órgano de coordinación interestatal y federal. El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Juan José Guerra Abud, sugirió ocuparse del tema de la generación de energía y del transporte, por ser éstos los dos principales responsables de más de la mitad de los gases de efecto invernadero en el país. 

Por su parte, Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno del Distrito Federal, señaló como nuevos desafíos para la Comisión Ambiental de la Megalópolis la promoción de nuevas formas de movilidad urbana, pero también la construcción de soluciones en temas como el manejo de los residuos sólidos, la disposición de las aguas pluviales y residuales, además del cuidado integral de los bosques en la región. 

A manera de evaluación de los resultados obtenidos a través de la coordinación metropolitana (específicamente, entre el Estado de México y el Distrito Federal), se destacó el hecho que a lo largo de 20 años de la aplicación de políticas públicas en materia de combate y control de la contaminación atmosférica hoy se tienen resultados muy positivos: si en 1991 sólo se registraban 24 días al año con buena calidad del aire en la Ciudad de México, hoy contamos con 248 días limpios al año. 

En general, me parece una magnífica noticia la creación de la Comisión Ambiental de la Megalópolis; cristaliza una repetida sugerencia formulada por distintos grupos y por conocedores de la problemática ambiental de esta región del país, en el sentido de concertar acciones para resolver problemas comunes. Para los actores y, particularmente, para el doctor Francisco Barnés Regueiro, presidente de la Comisión, significará un reto colosal planificar, implantar, controlar y evaluar la política ambiental en 224 municipios y 16 delegaciones.  

Ojalá que no suceda lo mismo que con la hoy extinta Comisión Ambiental Metropolitana -creada en 1996- que inició con una intensa actividad y participación de distintas instituciones federales, del Estado de México y del Distrito Federal (así como de numerosas organizaciones de la sociedad civil), pero que durante la última década sesionó en pocas ocasiones y su papel se fue limitando a sólo anunciar y decretar las contingencias ambientales.

La nueva Comisión Ambiental de la Megalópolis, para realmente alcanzar las metas que se perfilaron el viernes pasado en Los Pinos, deberá tener una vinculación muy estrecha y auxiliarse de las autoridades ambientales locales. Secretarías y procuradurías ambientales estatales (donde las haya), serán de fundamental relevancia para su trabajo. Pero, sobre todo, me parece que este nuevo órgano de coordinación interestatal e interinstitucional deberá crear y fortalecer canales de participación ciudadana que, sin lugar a dudas, pueden contribuir con gran vitalidad al logro de sus objetivos.

 

Foto: Presidencia de la República

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón