Escuchar audio

Incremento de incendios forestales, síntoma de la baja competitividad del campo mexicano

 

Impostergable la modernización tecnológica y las inversiones productivas en el agro

Desde 2007, se ha registrado un incremento sostenido del número de hectáreas siniestradas por incendios forestales; algo está sucediendo

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 15 de abril de 2013.

 

 

 

En estos días estamos en plena temporada de incendios forestales en México. Las condiciones climáticas en el país son hoy las propicias para ello, además de que el inicio de las actividades del ciclo agrícola Primavera–Verano coincide y, sin lugar a dudas, detona este problema que, año con año, significa enormes pérdidas económicas y ambientales. 

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Forestal  (Conafor), en México cada año se registra un promedio de 8 mil incendios forestales. Estas conflagraciones traen consigo graves daños a los ecosistemas, afectando directamente a las poblaciones humanas y no humanas del país. Las mermas experimentadas en nuestro capital natural no sólo impactan a la disponibilidad de recursos y a la economía nacional, sino –sobre todo- arrojan consecuencias de distinta gravedad en la salud y la calidad de vida de cientos de personas en muchas localidades.

En el pasado reciente, 1998 es –por mucho- el año que ostenta el record del número de incendios forestales en el país, con un total de 14, 445. Pero, también, ese fue el segundo año con la mayor superficie siniestrada de nuestro territorio (más de 849 mil hectáreas). Lamentablemente, en el 2011 se registraron casi un millón de hectáreas (956, 405) incendiadas en el país, poniendo a ese año como el más grave en materia de superficie afectada; y el año pasado, el 2012, ocupó el tercer lugar histórico en este rubro. Ésta es una tendencia que en verdad alarma y sobre la que, sin lugar a dudas, las autoridades, los trabajadores del campo y las poblaciones en general deberemos ocuparnos con mayor ahínco.

Si bien en el período 1998-2011 un incendio forestal afectaba en promedio a una superficie de 35 hectáreas, a partir del año 2007 la cifra se ha incrementado de manera sostenida hasta alcanzar hoy las 48 hectáreas afectadas en cada evento. Algo está pasando tal vez de manera intencional (como los cambios de uso de suelo) o seguramente no se está haciendo lo suficiente para reducir los daños producidos por los incendios sobre nuestro territorio. Sobre todo, es alarmante cuando sabemos que en prácticamente su totalidad (98%), los incendios forestales son causados por actividades humanas y muy, pero muy pocos de éstos tienen un origen natural. 

FUENTE: CONAFOR, 2012

 

En 2012, el 36% de los incendios forestales fueron causados por actividades forestales; un 15% por el descuido de paseantes; el 10% por la irresponsabilidad de los fumadores; la quema de basureros significó el 3% y el resto por distintos motivos.

Nuestro país cuenta con hombres y mujeres excepcionales que integran las brigadas que combaten los incendios forestales en todo el país. Nada menos esta mañana, a través de las redes sociales, vi cómo se está trabajando para extinguir el fuego en las zonas forestales de Tepoztlán, Tlayacapan y Totolapan, en el estado de Morelos. Sin embargo, es también patente que lo hacen con equipo y herramientas insuficientes, propiciando con ello mayores pérdidas en sus ecosistemas inmediatos y –desde luego- poniendo en riesgo su propia vida. 

Este año -2013-, se prevé que en el norte, occidente y centro del país, tendremos condiciones propicias para la aparición de incendios forestales. Una menor presencia de precipitaciones, la sequía, altas temperaturas y heladas en regiones altas, son la combinación perfecta para la aparición de combustibles finos en bosques y zonas de pastizales. 

Para revertir esta tendencia a la alta de los incendios forestales y de la superficie nacional afectada, es necesaria una mayor participación ciudadana en los distintos ámbitos de su prevención. Pero, sobre todo, no es posible postergar más la modernización del campo y la canalización de inversiones históricas para su transformación y logro de mayor y mejor competitividad.

Mientras esto sucede, invito al auditorio de todo el país a reportar los incendios forestales al 01 800 INCENDIO.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón