Escuchar audio

Sólo con la demolición de obra irregular en Fuentes del Pedregal se hará justicia a los habitantes del DF 

 

Tribunal de lo Contencioso Administrativo del DF avala recomendación pública de la PAOT por caso Miravento y deja sin efectos permisos obtenidos con maniobras ilegales

Si inmobiliaria cambia el paisaje en Fuentes del Pedregal, será muestra del poder del dinero y de los intereses privados en contra del bien público

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 17 de diciembre de 2012.

 

Resulta que, en el mes de junio del 2010, vecinos de la colonia Fuentes del Pedregal, en la Delegación Tlalpan, denunciaron ante la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT) presuntas irregularidades por la construcción de un complejo habitacional y por el derribo de más de 70 árboles. Estos hechos sucedieron en las inmediaciones del Circuito Fuentes del Pedregal y la calle Fuente de la Alegría. Esta segunda vialidad, de acuerdo con las denuncias vecinales presentadas ante la PAOT, fue cerrada e invadida por la inmobiliaria en una sección de aproximadamente 3 mil 120 metros cuadrados, despojando con ello a los habitantes del Distrito Federal de su aprovechamiento como espacio público.

Las investigaciones realizadas por la PAOT, autoridad ambiental y territorial de la Ciudad de México, revelaron que la empresa Miravento Luxory Towers Internacional, S.A: de C.V., iniciaba la construcción de cuatro torres de departamentos, de 15 pisos de altura cada una. Lo anterior, después de haber incumplido deliberadamente una serie de regulaciones y normatividad vigente en el Distrito Federal. Así sucedió, por ejemplo, al no acatar lo establecido en el Programa de Desarrollo Urbano de la Delegación Tlalpan, que sólo permite en la zona viviendas con un máximo de tres niveles de altura. La PAOT demostró que la empresa constructora obtuvo ilegalmente un Certificado de Acreditación de Uso de Suelo por Derechos Adquiridos, incluso mintiendo al asegurar que en el lugar había existido un edificio de 12 pisos.

En el mes de agosto pasado, la PAOT –el ombudsman ambiental y territorial de la población del Distrito Federal- emitió una recomendación pública a la Delegación Tlalpan, a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI) y a la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno del Distrito Federal, así como al Instituto de Verificación Administrativa (INVEA). Esto, por las irregularidades demostradas en la apropiación ilegal de la calle Fuente de la Alegría y la obtención de licencias anómalas por parte de la constructora Miravento Luxory Towers Internacional; además –desde luego- del derribo sin ninguna autorización y sin restitución de más de 70 árboles en el sitio.

La recomendación de la PAOT fue aceptada por todas las autoridades involucradas. La SEDUVI inició, además, un juicio de lesividad por la obtención ilícita del certificado de uso de suelo y, por su parte, la Delegación Tlalpan inició los procedimientos necesarios para la recuperación de la calle Fuente de la Alegría. En uso de su derecho, la empresa inmobiliaria interpuso un Recurso de Reclamación ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Distrito Federal, organismo que es una especie de árbitro entre las decisiones de la autoridad pública y los intereses de los particulares.  

Finalmente, el pasado 22 de noviembre el tribunal determinó que los hechos constatados por la PAOT fueron ciertos, y ordenó dejar sin efecto los permisos obtenidos de manera ilegal y que dieron paso al inicio de la construcción de las citadas torres, así como la devolución de la calle Fuente de la Alegría a los habitantes del Distrito Federal.

Este caso que, de manera muy sintetizada, comparto con el auditorio, no será totalmente exitoso en términos de aplicación de la justicia ambiental de no realizarse la demolición de esta construcción (plagada de irregularidades y de actos de corrupción); y, desde luego, hasta que los responsables de ello reciban las sanciones que haya a lugar. Si, por el contrario, el paisaje de Fuentes del Pedregal es modificado y se levantan estas cuatro torres de 15 pisos, estará ahí, a la vista de todos nosotros, el resultado de lo que sucede cuando el poder del dinero y de los intereses particulares, suprimen el derecho de las mayorías de gozar de un medio ambiente sano y de una ciudad ordenada.

Estaremos muy pendientes de lo que ahí suceda.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón