Escuchar audio

Sin claridad, la agenda ambiental que se perfilaría en los nuevos congresos federal y estatales

 

 

Medios de comunicación, redes sociales y foros de análisis, todos se han centrado en los candidatos presidenciales; olvidan al Congreso que definirá la agenda política

 

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 14 de mayo de 2012.

 

 

El día de hoy -14 de mayo- arrancan en la Ciudad de México las campañas electorales de los aspirantes a las 16 jefaturas delegacionales, así como la de los ciudadanos que buscan ocupar las 66 curules de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. En consecuencia, es de esperarse que comencemos a ver incrementada la propaganda electoral que se coloca en nuestras calles, parques y espacios públicos en general. Desde el inicio de los procesos internos de los partidos políticos y las llamadas pre-campañas a puestos de elección popular, para quienes habitamos en la capital del país ha quedado en evidencia el desconocimiento e irrespeto a la normatividad ambiental por parte de la mayoría de los aspirantes y de sus equipos.  

Como lo ha venido documentando la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT) –y lo seguirá haciendo a lo largo de todo el proceso electoral-, más del 90 por ciento de la propaganda de los candidatos a puestos de elección popular ha sido colocada en sitios no permitidos por la ley (como el  mobiliario urbano o sobre los árboles). Además de ello, la mayoría de la propaganda electoral no ha cumplido con la obligación legal de ser elaborada con materiales reciclables y biodegradables, lo que se traduce en un incremento en los volúmenes de la basura que, dicho sea de paso, la ciudad ya no tiene en dónde depositar. 

 

 

La semana pasada, en este mismo espacio, compartí con el auditorio de este noticiario mi preocupación por el pobre y, en la mayoría de los casos, hasta nulo interés por los temas ambientales que mostraron los candidatos presidenciales durante el primer debate organizado por el IFE. Con el avance de las campañas, mi inquietud se incrementa, y no sólo por lo que los candidatos no están diciendo; también, por un electorado que no está exigiendo el cabal cumplimiento de sus derechos ambientales. 

Fieles a nuestra tradición presidencialista, medios de comunicación, redes sociales y foros de análisis, todos se han centrado en los candidatos presidenciales y en sus campañas. Lamentablemente, no siempre en sus propuestas –cuando las hay-, sino en sus ataques y contraataques, o en sus fortunios e infortunios frente a distintos auditorios. Pero en los candidatos para los demás cargos de elección popular, fundamentalmente las candidaturas para el Congreso de la Unión y las legislaturas locales, poca o ninguna atención hay por parte de los medios de comunicación ni del electorado. Esto resulta grave, ya que es ahí justamente donde se definirá la agenda de las políticas públicas (entre éstas la ambiental y del desarrollo sustentable) para cada una de las regiones y para el país en su conjunto. 

Yo le pregunto, estimado radioescucha: de conocer a los candidatos que le representarán en el Congreso federal y en el local, ¿ha escuchado de ellos el diagnóstico y alguna propuesta para mejorar el acceso al agua en el sitio donde vive o para reaprovechar las aguas residuales?; ¿ha participado usted en la elaboración de un plan para hacer un manejo más adecuado de la basura o para mejorar las áreas verdes de su colonia?, ¿sabe cuál es la posición de los futuros legisladores respecto al megaproyecto turístico en Cabo Pulmo o sobre los proyectos mineros en Baja California Sur, en Guerrero o en los sitios sagrados de los huicholes en San Luís Potosí (Wirikuta)? 

 

 

En fin, el hecho es que el día de hoy, en el Distrito Federal, arrancaron ya las campañas políticas para jefes delegacionales y diputados locales. Si sucediera que –como se ha visto- los candidatos no sepan que su propaganda no puede ser colocada en azoteas, muros, puentes vehiculares o peatonales, mobiliario urbano, edificios patrimoniales, monumentos históricos, arbolado, semáforos y señalamientos viales; entonces, ojalá que la ciudadanía asuma su papel y exija a quienes aspiran a representarle que respeten su derecho a un medio ambiente adecuado para su bienestar y desarrollo.

Sólo en la medida en que nuestros derechos sean plenamente exigibles y ejercidos, estaremos en la capacidad de avanzar hacia una verdadera democracia y al Estado de derecho. De lo contrario, continuaremos ahogándonos en la demagogia y en la simulación que ha deteriorado a la diversidad cultural, biológica y social en nuestro país.

 

"Me preocupa e impacienta que los grandes temas de la actualidad estén fuera del debate de los candidatos a la presidencia de México, dedicados a encontrarse defectos unos a otros y dejar de lado la agenda del porvenir."

Carlos Fuentes

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón