Escuchar audio

Deficiente percepción pública de los principales problemas ambientales en México

 

 

 

El deficiente acceso, la mala calidad e insuficiente disponibilidad del agua en el Valle de México, no se percibe todavía como el principal problema ambiental

 

Necesario que medios de comunicación, líderes de opinión, servidores públicos o políticos aspirantes, se informen más sobre desafíos ambientales

 

 

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 16 de abril de 2012.

 

 

Todos sabemos que para darle solución a cualquier problema en nuestra vida cotidiana, primero tenemos que reconocerle y saber cuáles son los componentes de éste. Los temas de la preservación del medio ambiente y de la protección ecológica no son la excepción. Así, por ejemplo, para frenar la contaminación del aire hay que reconocer cuáles son las fuentes de la polución, identificar sus impactos negativos en el bienestar colectivo y resolver la manera en que todos juntos deberemos atacar el problema.

Desde hace ya más de 20 años, habitantes y autoridades de la Zona Metropolitana del Valle de México reconocimos que el aire que estábamos respirando era muy malo y que, en consecuencia, estaba trayendo serias afectaciones a nuestra salud. Entonces, identificamos que las emisiones generadas por los vehículos automotores eran las principales responsables del problema, y en consecuencia se diseñó el programa “Un Día Sin Auto” (primero como una iniciativa ciudadana) y, después, el programa gubernamental “Hoy No Circula”.

 

 

 A lo largo de todo este tiempo, gobierno, automovilistas, empresas y población en general, hemos actuado coordinadamente para buscar resolver un problema que, de una u otra manera, todos reconocemos y sabemos la parte de responsabilidad que nos corresponde. Cuando en esta ciudad hablamos de la contaminación del aire, prácticamente todos tenemos una percepción, digamos “acertada”, de lo que esto significa y de lo que se espera de cada uno de nosotros en la construcción de una solución. Para que así sea, hay información disponible y existen mecanismos de participación.

Pero, desafortunadamente, en otras vertientes de la problemática ambiental de la ciudad las cosas son radicalmente distintas y, por tanto, no sólo no existe un reconocimiento público de algunos procesos de deterioro de nuestro entorno, sino que tampoco estamos identificando la manera de solucionarles. Quizás el ejemplo más claro de esta afirmación sea el caso del cada vez más deficiente acceso, la mala calidad e insuficiente disponibilidad del agua en el Valle de México. A pesar de que éste es considerado por los especialistas como el principal problema ambiental de la ciudad, del país y del mundo incluso, el desperdicio y la poca valoración de este vital recurso son cotidianos.

La Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT) ha estudiado durante diez años, casi de manera ininterrumpida, la presencia que tiene en los medios de comunicación –entre muchos otros- el tema del agua. Resulta que, a pesar de que es urgente transformar nuestros hábitos y el uso inadecuado que hacemos de este recurso, la mayoría de los medios de comunicación no está colocando el problema del agua como un tema de primer orden para el desarrollo de la ciudad ni del país.     

 Muchas notas y reportajes de corte ambiental que ocupan la atención de los medios impresos y electrónicos, priorizan la narración de los impactos de obras viales, las transformaciones del transporte, los procesos de cambio en el uso del suelo o, de manera más coyuntural, el manejo de la basura y hasta la contaminación auditiva. Sin embargo, y de acuerdo con los estudios de la PAOT, el tema del agua es escasamente tratado (apenas un 4% de las notas en promedio) y, cuando se aborda, es por motivos coyunturales y sin la profundidad requerida. De igual forma, temas como la importancia y la trascendencia del suelo de conservación, del patrimonio urbanístico y arquitectónico del Distrito Federal, prácticamente son inexistentes en periódicos y noticiarios electrónicos.

 Por todo esto, me parece que es necesario que medios de comunicación, líderes de opinión, servidores públicos o políticos aspirantes, se informen más y conozcan mejor cuáles son los desafíos ambientales más urgentes del país. Creo que señalar la defensa de los arrecifes coralinos como prioridad ambiental, sin abordar la grave problemática de la contaminación de ríos y lagos, o la del escaso tratamiento de las aguas residuales en todo el país, sólo puede contribuir a la formación de una percepción dislocada de nuestra realidad. Yo festejo que el Instituto Mexicano de la Radio cuente con el apoyo de especialistas en distintos espacios editoriales, programas, campañas y series radiofónicas dedicadas a la divulgación de temas ambientales. La información está ahí y de manera extensa. Quiero reiterar la permanente invitación a nuestro auditorio para acercarse a estas producciones y, así, acrecentar su conocimiento sobre la importancia de cuidar el medio ambiente y de participar de manera activa en las soluciones que está demandando México y el planeta en su conjunto.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón