Escuchar audio

En 2010, SEMARNAT sólo ejerció 15% de los recursos asignados a la lucha contra el cambio climático: ASF 

 

 

Auditoría Superior de la Federación señala como causa la falta de coordinación intersectorial en materia de cambio climático

 

Necesario que el tema del cambio climático implique compromisos concretos y medibles en todos los sectores de la administración pública y abra espacios de participación social

 

 

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 20 de febrero de 2012.

 

 

Nuestro país y, particularmente, el actual gobierno federal ha  señalado repetidamente al tema de la adaptación y la mitigación del cambio climático como un reto que debe ser enfrentado con toda seriedad y, desde luego, haciendo uso de los recursos financieros y tecnológicos de los que se pueda disponer. En el año 2007, el gobierno mexicano presentó una Estrategia Nacional de Cambio Climático que, de manera muy general, planteaba la reconfiguración de la infraestructura productiva en distintos sectores de la actividad económica, de comunicaciones y de generación de energía, así como la conservación de los ecosistemas naturales, de su biodiversidad y sus servicios ambientales, entre otros objetivos.

 

En el 2009, y de frente a la realización de la COP 16 en Cancún, el gobierno del presidente Felipe Calderón publicó el Programa Especial de Cambio Climático (PECC), retomando y especificando líneas de acción para los objetivos planteados en la Estrategia del 2007 y proyectándoles al año 2012. En el PECC se destaca el hecho de que el cambio climático es el principal desafío ambiental para México y una de las mayores amenazas para el desarrollo y bienestar de la población. Y esto es así, porque se registran ya desplazamientos de regiones climáticas, intensificación de la sequía, inundaciones recurrentes, huracanes más devastadores, aumento en el nivel del mar, deterioro de los recursos hídricos, pérdida de la biodiversidad y afectaciones graves a los servicios ambientales que nos brindan los distintos ecosistemas.

 

 

 

En términos generales, el PECC consideró cuatro componentes básicos para la instrumentación de una política integral en materia de combate al cambio climático: 1.- adopción de una visión de largo plazo; 2.- llevar a cabo acciones de mitigación; 3.- implementar acciones de adaptación, y; 4.- incorporar elementos de política transversal o intersectorial. La visión de largo plazo reconoce que se trata de un problema cuya solución no sólo tomará tiempo, sino que demandará la participación de todas las naciones del mundo para converger en objetivos y prácticas comunes. México ha asumido el compromiso de reducir en un 50% sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para el año 2050. Recordemos que –en el 2005- nuestro país ocupó el onceavo lugar de 186 países emisores de GEI a la atmósfera, con el 1.6% del total mundial.

 

En materia de mitigación, se plantea la “descarbonización” de la economía mexicana a través del fomento de la modernización de la planta productiva. Y en el tema de adaptación al cambio climático, se plantea reducir los riesgos o la vulnerabilidad de la población ante fenómenos climáticos a través de una gestión más ordenada del territorio y de los usos de suelo. Finalmente, en materia de coordinación intersectorial e interinstitucional no sólo se deberían priorizar, al más alto nivel, las políticas públicas de mitigación y adaptación en todos los órdenes de gobierno, sino –sobre todo- impulsar las llamadas “iniciativas verdes”, la educación, capacitación e investigación, así como esfuerzos de información y de comunicación. Sin lugar a dudas, la movilización de los gobiernos y de la sociedad civil en los estados y municipios del país –marcadamente del sector empresarial-, impulsarían y ampliarían los alcances del PECC.

 

Desafortunadamente, el día de ayer nos despertamos con la noticia de que la Auditoría Superior de la Federación, organismo coadyuvante de la Cámara de Diputados para la revisión de la Cuenta Pública, detectó que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) sólo ejerció el 15%  de los 82 mil millones de pesos que le fueron otorgados en el año 2010 para el PECC. Según lo explica la misma Auditoría Superior de la Federación, la causa fundamental de que esto haya sido así fue la falta de coordinación interinstitucional; algo a todas luces inadmisible dada la urgencia del tema.

 

Es necesario que el tema del cambio climático implique compromisos concretos y medibles en todos los sectores de la administración pública, en cada orden de gobierno y –desde luego- que produzca información suficiente y abra espacios de participación social. Sólo en esa medida estaremos en posibilidad de generar los cambios de conductas y las transformaciones estructurales que este desafío nos plantea no sólo a los mexicanos, sino a la humanidad en su conjunto.

 

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón