Escuchar audio

En 2011, mayor número de capitalinos reclama su derecho a gozar de un medio ambiente sano: PAOT

 

Cambios de suelo presuntamente ilegales, afectaciones a áreas verdes y contaminación auditiva, las principales causas de denuncias

 

Medios de comunicación identifican problemas ambientales con hechos coyunturales, no sustanciales. Felicitan al IMER por aportación a correcta percepción social del problema

 

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 26 de diciembre de 2011.

 

Toda la semana pasada e incluso el día de hoy, las calles y muchos espacios públicos de la Ciudad de México han resultado –como todos los años- inusualmente tranquilos y enormemente disfrutables para quienes nos quedamos aquí. El período vacacional de fin de año y, con éste, el éxodo de decenas de miles de personas que visitan los centros vacacionales en el interior de la república, generalmente nos regala la posibilidad de vivir un rostro más amable de la capital del país. 

Tan sólo durante la semana de Navidad, la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal calculó que –en promedio- cada minuto abandonaban la ciudad 140 automóviles a través de las distintas casetas de cuota. Todavía el día de hoy, para quienes utilizamos el transporte público o el automóvil para desplazarnos a nuestras ocupaciones de rutina, la movilidad resultó en general fluida, más rápida y hasta cómoda.  Algunos problemas de contaminación ambiental –como lo es el ruido- disminuyeron notablemente durante estos días en algunos puntos del Distrito Federal; esto no fue así en materia de calidad del aire pues, como aquí lo hemos informado, a lo largo de estas dos semanas se han registrado altos índices de contaminación atmosférica.  

 

 

En fin, muchos capitalinos –e incluso personas que nos visitaron en la Ciudad de México este fin de año- tuvieron la percepción de que los problemas ambientales que padece esta urbe desaparecieron por algunos días. Desafortunadamente, sólo se trató de eso, de una percepción; y hay que decirlo, de una percepción distorsionada por la apariencia descongestionada que en estos días presentó nuestra ciudad. 

Para los especialistas en la materia, los problemas ambientales de la Ciudad de México que requieren mayor atención tienen que ver con el acceso, la disponibilidad, la calidad y la cultura del agua; pero también, con la acelerada pérdida de los bosques y del suelo de conservación que se encuentran al sur y sur-poniente del Distrito Federal. Para la gran mayoría de los medios de comunicación (cuya influencia es determinante en la formación de una percepción social de la problemática ambiental), los temas ambientales de la ciudad son, en su generalidad, aquellos que va señalando la coyuntura. Por ejemplo: los conflictos viales causados por la construcción de ciertas obras públicas; la acumulación de basura por fallas u omisiones de las autoridades; las inundaciones en temporada de lluvias o las medidas emergentes por causa de las contingencias ambientales, entre otros. 

Sin embargo, analizando el tipo de denuncias que los habitantes del Distrito Federal –los “ciudadanos de a pie”- presentaron ante la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) en el año 2011, es posible inferir que la percepción de la gente común respecto a las afectaciones al medio ambiente (y, por ende, a su calidad de vida) es radicalmente distinta a la de los especialistas o a la de los medios de comunicación en su conjunto. Así, durante el año que acaba de concluir, la PAOT recibió alrededor de 2 mil 400 denuncias ciudadanas (e inició el mismo número de investigaciones), de las cuales más de una tercera parte tuvo que ver con cambios de uso de suelo presuntamente ilegales. De acuerdo con esto, la transformación de predios habitacionales a usos comerciales o la construcción de nuevas edificaciones incumpliendo con lo autorizado, afectaron sensiblemente la convivencia y la tranquilidad de las personas avecinadas en el Distrito Federal. 

También, los daños a las áreas verdes y al arbolado de la ciudad fue un importante motivo de queja ciudadana; seguido por la contaminación auditiva generada por algunos establecimientos mercantiles (como talleres, comercios o los llamados “antros”).  En menor medida, la población capitalina se quejó –durante el 2011- de los problemas derivados del mal manejo de los residuos sólidos; de las afectaciones al suelo de conservación; del maltrato a los animales; y de la contaminación visual y del aire, entre otras causas. 

Es alentador ver que la población del Distrito Federal, cada año en mayor número, reclama su derecho a gozar de un medio ambiente sano (y apela a la obligación de los demás a procurarlo). Esto nos habla de una mayor conciencia ciudadana en la materia y del conocimiento de que, mediante la participación ciudadana, es posible transformar para bien las condiciones de nuestro entorno. Quiero enviar una felicitación al Instituto Mexicano de la Radio y al equipo de Revista Antena Radio, por aportar su parte para que esto esté sucediendo.

 

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53