Escuchar audio

En el DF, partidos políticos y aspirantes invaden ya el espacio público con basura electoral

 

Para el 2012, se esperan recolectar más de 200 toneladas de residuos de propaganda electoral de las calles de la Ciudad de México

 

El Instituto Electoral del Distrito Federal exhortó a funcionarios, legisladores y partidos políticos a frenar y responsabilizarse del “exceso” de propaganda en la ciudad

 

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 10 de octubre de 2011.

 

 

Este fin de semana tuve la oportunidad de estar en el Zócalo capitalino y también de participar  en La Flor de Lis más Grande del Mundo. Se trata de un evento organizado por la Asociación de Scouts de México desde el año 2000, que reúne a miles de jóvenes de toda la república para hacer acopio de cientos de miles de latas de refresco usadas para promover la conciencia sobre la importancia ambiental de su reciclaje.

 

La mayor parte del dinero que se obtiene por la venta de todo este aluminio es donado por los Scouts de México, año con año, a instituciones de asistencia privada que apoyan a grupos vulnerables. Este 2011, las beneficiarias han sido dos organizaciones sociales que apoyan a mujeres víctimas de la violencia y de la marginación laboral. En verdad, fue muy enriquecedor convivir con niños y jóvenes que participaron en los talleres de divulgación de derechos y obligaciones ambientales; pero sobre todo, me entusiasmó mucho poder constatar que hay tantas personas preocupadas y ocupadas en resolver el grave problema de la generación y el manejo integral de los residuos sólidos.

 

 

Foto: Paco Calderón, 2011

 

 

Sin embargo, cuando salí del Zócalo capitalino y recorrí vialidades como las avenidas Bucareli, Cuauhtémoc, Viaducto Miguel Alemán, Patriotismo, Revolución y otras, sentí una enorme tristeza y frustración al darme cuenta de que una significativa parte de la clase política de esta ciudad –de todos los colores y partidos, por cierto- está muy lejos de tener conciencia suficiente y buenas prácticas en materia de generación, manejo y reciclaje de la basura. Es tiempo que aún no comienzan las campañas políticas para promover a candidatos a puestos de elección popular, y ya vemos colgados de postes de luz, puentes peatonales e incluso en el arbolado urbano, pendones, lonas vinílicas y gallardetes plásticos en los que se publicitan los hoy aspirantes a puestos de elección popular.

 

Hay los que aún son servidores públicos y pretextan la presentación de su “informe de actividades” (y que, curiosamente, no dicen cuándo ni en dónde rendirán cuentas); otros que se muestran apoyados por supuestas organizaciones ciudadanas y que enarbolan causas tan sensibles como la lucha contra la violencia o la educación; y otros que, siendo personajes de conocida trayectoria pública, están haciendo ya manifiesta su intención de participar en la próxima contienda electoral. Lamentablemente, lo que queda en evidencia con esta grosera ocupación del espacio público, de este ensuciar nuestras calles y parques con propaganda visiblemente electoral, es la falta de respeto y el nulo acatamiento de la ley por parte de quienes están aspirando a ser nuestros representantes.

 

 

Propaganda pre-electoral colocada en el arbolado y mobiliario urbanos

 

Y no sólo hablo del irrespeto al Código Electoral del Distrito Federal en materia de los tiempos establecidos para las pre-campañas y campañas políticas; sobre todo, me parece dispendioso y ofensivo para la sociedad capitalina el que se esté ocupando el mobiliario urbano con publicidad impresa en materiales difícilmente reciclables y que terminará, como sucede en todos los procesos electorales, ensuciando nuestras calles o en los ya de por sí saturados tiraderos de basura. En el año 2006, el Gobierno del Distrito Federal retiró tan sólo de las vías primarias de la ciudad alrededor de 100 toneladas de basura electoral, a un costo aproximado de 11 millones de pesos. Tres años después –en el 2009 y de acuerdo con cifras de la Cámara de Diputados-, fueron aproximadamente 160 toneladas de basura electoral las que se recogieron en la capital del país. Para el año 2012, se espera alcanzar las 200 toneladas de estos residuos sólidos.

 

Si hoy presenciamos ya abiertas y vistosas campañas electorales mucho antes de su inicio formal o legal, es de esperarse que el volumen de la publicidad impresa tendrá un sensible incremento que me parece aún difícil de calcular, como también lo será su impacto sobre el medio ambiente. A pesar de que el Instituto Electoral del Distrito Federal se ha percatado de esto y de que ha exhortado a funcionarios, legisladores y partidos políticos a frenar y responsabilizarse del “exceso” de propaganda que hay en la ciudad, nada ha sucedido. Sólo hace falta que recorramos vialidades como Cuauhtémoc o Viaducto, para comprobar que ahí, día con día, aparece más publicidad electoral.

 

¿Qué nos espera para cuando las campañas políticas comiencen de manera oficial?, ¿nos ahogaremos entonces entre sus promesas de plástico y papel? Ojalá que, cuando tengamos la oportunidad de ejercer nuestro derecho al voto, pensemos en aquellos políticos que han sido consecuentes con el compromiso de cuidar el medio ambiente y en quienes hayan tenido campañas limpias en todos los sentidos.

 

   

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53