Escuchar audio

Ciudades del mundo, principal causa y sitios más afectados por el cambio climático

 

Al ritmo actual de urbanización, se espera que para el año 2030 el 60 por ciento de los seres humanos vivamos en ciudades

 

Asumir el propósito de modificar nuestros hábitos cotidianos es una estupenda forma de conmemorar el Día Mundial del Hábitat.

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM, 1220 de AM y Radio México Internacional, 3 de octubre de 2011.

 

 

Desde el año de 1985, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) acordó que el primer lunes del mes de octubre de cada año, se festejaría el Día Mundial del Hábitat. Esta conmemoración debiera invitar a todas las naciones del planeta a reflexionar sobre el estado actual de nuestras ciudades, vinculado con el derecho básico a gozar de un medio ambiente adecuado para nuestro bienestar.

 

Este año –donde, por cierto, la conmemoración tiene como sede a la ciudad de Aguascalientes, México- , la ONU ha subrayado el tema de “Las ciudades y el cambio climático”. Se trata de fortalecer la conciencia colectiva de que es justamente en las ciudades donde se desatan las principales causas del cambio climático; pero que también, es en éstas donde se verán los mayores impactos y de donde pueden y deben surgir las soluciones más viables para su mitigación.

 

La conmemoración del Día Mundial del Hábitat es especialmente significativa este año, pues será justamente en este mes de octubre cuando la población mundial alcance la cifra de 7 mil millones de seres humanos en el planeta. Más de la mitad de la humanidad vive hoy en ciudades y, de esta mitad, un 84 por ciento lo hacemos en ciudades pequeñas o medianas, y un 5 por ciento habitamos en las llamadas “mega-ciudades” (como lo es la Ciudad de México).

Fue a finales de los años cincuenta cuando la mayor parte de la población mexicana se asentó en áreas urbanas. Cinco décadas después, la zona metropolitana del Valle de México –con alrededor de 22 millones de habitantes- es hoy una de las cinco urbes más pobladas del planeta; sólo es superada por las conurbaciones Nueva York-Filadelfia (con más de 30 millones de habitantes) y Tokio-Yokohama (con cerca de 35 millones).

 

 

Foto: Paco Calderón / 2011

 

 

De acuerdo con estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), al ritmo actual de urbanización se espera que para el año 2030 el 60 por ciento de los seres humanos vivamos en ciudades. Además de que presenciaremos el agravamiento de los problemas derivados de la demanda de vivienda, acceso al agua potable y drenaje, así como de todo tipo de servicios públicos, se estima que el crecimiento de las ciudades impactará de manera importante en los factores que están generando el cambio climático. Mayor producción y demanda de energía, el uso masivo del transporte y un aumento generalizado en los índices de consumo aparejados al crecimiento urbano, son sólo algunos de los factores que contribuirán a la mayor generación de gases de efecto invernadero.

 

Pero, también, el cambio climático impactará –como, de hecho, ya lo está haciendo- a los habitantes de las ciudades y, especialmente, a quienes viven en condiciones de mayor desventaja. La ONU estima que hoy más de mil millones de seres humanos habitan en suburbios donde no están garantizados los servicios públicos mínimos y, para el año 2020, alrededor de 400 millones de personas más engrosarán esta cifra. Tan sólo en las zonas costeras, donde se esperan graves sucesos por la fuerza de las tormentas y por la elevación de los océanos, más de 60 millones de personas en todo el mundo –que viven a un metro o menos sobre el nivel medio del mar- están en grave riesgo de perderlo todo por causa del cambio climático. Se habla de grandes ciudades costeras como El Cairo, Nueva York, o Tokio, entre otras; o de regiones enteras que pudieran ser cubiertas por el mar, como la planicie tabasqueña.

 

Es por todo esto que urge que pongamos manos a la obra, para que en México y el mundo podamos construir ciudades más habitables y alcanzar una mejor calidad de vida. En distintas latitudes del país, hay ya iniciativas y acciones concretas para enfrentar los retos que implican el crecimiento poblacional y el de las ciudades mismas; sin embargo, éstas no serán viables sin la existencia de espacios y mecanismos que estimulen una vigorosa participación ciudadana.

Las obligaciones para las autoridades públicas en materia de cambio climático son muy claras: deben enfocarse a mejorar la movilidad urbana, fomentar el transporte público, resolver el manejo integral de la basura, así como regular las relaciones de la población con el medio ambiente.  Y nosotros –los habitantes de las ciudades-, podemos comenzar por utilizar mucho menos el automóvil, separar nuestra basura y hacer un uso más racional de la energía. Asumir el propósito de modificar nuestros hábitos cotidianos –estimado radioescucha-, es una estupenda forma de conmemorar el Día Mundial del Hábitat. ▄

 

Foto: Paco Calderón / 2011


Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53