Escuchar audio

Sólo un 30 por ciento de perros y gatos en México tienen un hogar; el resto vive en las calles

 

 

El Día Mundial del Gato Callejero promueve la sensibilización sobre estos animalitos sin hogar, animándonos a atenderlos, a alimentarlos y a cuidarlos

 

Hay en el país más población de perros y gatos que de niños de 9 y menos años de edad: INEGI

 

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM, 1220 de AM y Radio México Internacional, 15 de agosto de 2011.

 

 

 

Debo comenzar diciendo que es todo un reto el tratar de determinar la población total de perros y gatos en México. De acuerdo con algunos periódicos de circulación nacional, en el mes de enero de este año el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) estimó que “en México viven alrededor de 23 millones de perros y gatos, cifra que –por cierto- supera la cantidad de niños menores de nueve años” (La Jornada, 18 de enero de 2011). 

De acuerdo con el INEGI, de un total de 18 millones de perros que viven en el país, sólo el 30 por ciento de ellos tiene un hogar; el resto son callejeros. Y de los aproximadamente cinco millones y medio de gatos que existen en México, probablemente la proporción de los que viven en hogares y la de los callejeros (o “asilvestrados”) sea parecida a la de los perros. Aunque esto suena poco probable, dados los patrones reproductivos específicos en los felinos.

Una de las metas de la Primera Semana Nacional de Vacunación Antirrábica Canina y Felina, realizada en el mes de marzo pasado por la Secretaría de Salud federal, fue –además de buscar erradicar enfermedades como la rabia- la de realizar un censo que nos dé luz sobre el número de gatos y perros que habitan en los 24.4 millones de hogares que hay en el país. Ojalá esto haya sido posible y esperemos que, muy pronto, la información obtenida se haga pública. Sobre todo sería importante armonizar criterios, pues en el caso del Distrito Federal –por ejemplo- las autoridades de Medio Ambiente y de Salud, el Partido Verde y diputados de la Asamblea Legislativa, varían sus estimaciones sobre la población canina en la capital entre los tres millones, los dos millones 400 mil y el millón 200 mil perros. Y de cifras de la población felina de plano nadie habla.

 En verdad, es necesario tener una base estimativa cercana a la realidad, a fin de poder construir una política y estrategias públicas suficientes para atender los problemas no sólo de salud pública y ambientales que está trayendo consigo el descontrol de las poblaciones caninas y felinas en determinados lugares del país, sino también para garantizar el trato digno y el derecho de los animales a una vida sin sufrimiento. 

Hace un par de meses –en junio pasado-, locatarios del Mercado Juárez, ubicado en la avenida Chapultepec, acusaban tener problemas por la gran cantidad de gatos callejeros al interior del inmueble (El Universal, 16 de junio de 2011). Argumentaban –con razón- que las heces y los orines de los felinos podrían provocar enfermedades a las personas, por lo que pedían a la autoridad hacer algo para resolver este problema. Desconozco si a la fecha se ha resuelto esta situación que, efectivamente, representa una amenaza a la salud pública de los capitalinos. 

El hecho es que, efectivamente, los gatos callejeros son muy vulnerables a enfermedades infecto-contagiosas, a las alteraciones ambientales y a los traumatismos violentos. A diferencia de los gatos que habitan en una casa o departamento –que llegan a vivir 15 y hasta 20 años-, los que no tienen un hogar no rebasan los ocho o, cuando mucho, diez años de vida. Los gatos son exploradores y cazadores por naturaleza. Cuando un gato casero llega a interactuar con uno callejero, no sólo se expone él mismo a patologías como el virus de la inmunodeficiencia o a la leucemia felina, sino también expone a sus dueños a enfermedades zoonóticas (es decir, transmisibles al humano) como la rabia, la toxoplasmosis, diversas clases de micosis y de parásitos.

 En fin, es muy loable la iniciativa surgida en las redes sociales para declarar el día de hoy -15 de agosto- el Día Mundial del Gato Callejero. Se trata de una jornada en la que se promueve la sensibilización sobre estos animalitos sin hogar, animándonos a atenderlos, a alimentarlos y a cuidarlos; pero sobre todo, a procurar esterilizarles y, si nos es posible, a tratar de adoptarles.  Para dar una respuesta racional y digna al problema de la sobrepoblación de gatos –o de perros- en el país, es necesario que los legisladores, autoridades y ciudadanía trabajemos juntos para ordenar el mercado de compra-venta de estos animales, desincentivándole y privilegiando la adopción como la mejor forma para adquirir y responsabilizarse de una mascota (como ya está sucediendo en California, EEUU).

De lo contrario, pudiéramos continuar presenciando acciones del nivel de irresponsabilidad y violencia como las encabezadas por el alcalde de San Luís Río Colorado, Manuel de Jesús Baldenebro Arredondo, quien –como lo denunció la Asociación Mexicana por los Derechos de los Animales A.C.- ha asesinado ya a más de 17 mil perros ofreciendo 200 pesos de descuento en el impuesto predial y en el recibo de agua, para quien entregue, vivo o muerto, a un perro o a un gato callejero al antirrábico. Creo que los mexicanos estamos en momentos en los que hay que fortalecer el valor y el respeto a la vida, y no todo lo contrario. ▄  

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53