Escuchar audio

Cada 13 años se suman mil millones de seres humanos más a la población mundial  

 

En 2011, la población mundial alcanzará los 7 mil millones de seres humanos y las presiones sobre los recursos naturales y el medio ambiente traen ya serios impactos

 

Ban Ki-moon convoca a aprovechar el gran potencial humano que existe en el mundo y a cuidar el planeta, para poner fin a la pobreza y a la desigualdad

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 12 de julio de 2011.

 

Hoy -11 de julio- es el Día Mundial de la Población. Desde el año de 1989, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) recomendó conmemorar esta fecha a fin de centrar la atención de los gobiernos y pueblos de todo el mundo en la urgencia y la importancia de desarrollar programas y planes generales para encontrar soluciones a los problemas derivados de la –por muchos llamada- “explosión demográfica”. 

Y es que el crecimiento poblacional –especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XX- ha experimentado una aceleración alarmante, que está ejerciendo una enorme presión y efectos adversos sobre la disposición y la regeneración de los recursos naturales en todo el planeta. Recordemos que, al iniciar el siglo XIX, la población mundial alcanzaba los mil millones de seres humanos; 130 años después –en 1930-, esta cifra se duplicó alcanzando los dos mil millones de personas. Para el año de 1974 (es decir, en tan solo 44 años), y gracias a los niveles de bienestar logrados en distintos países del orbe, la población humana volvió a duplicarse y llegó a los 4 mil millones de individuos. A partir de entonces, aproximadamente cada 13 años se suman mil millones de nuevos seres humanos a la población mundial. En este año -2011- alcanzaremos la cifra de 7 mil millones de personas en todo el mundo. 

 

 

Este descomunal crecimiento poblacional ha desequilibrado los balances esenciales de la naturaleza y de los ecosistemas en todo el planeta. Cada segundo nacen cinco nuevas personas en el mundo –y sólo mueren dos-,  mismas que demandarán un lugar donde vivir, alimentación y servicios de todo tipo (como educación, transporte, acceso a la salud, etc.). Pero también, ejercerán un mayor impacto sobre los componentes de la naturaleza y del medio ambiente, debido a que nuestra permanencia en el planeta es cada día más prolongada. Si en los años 60, cuando los jóvenes escuchaban a los Beatles o cuando el hombre llegó a la Luna, la expectativa de vida de cualquier persona era de 53 años de edad en promedio, hoy –en el año 2011- nuestra estadía en el escenario de la vida es de alrededor de 70 años. Como es lógico, este hecho ha aumentado la demanda y la presión relativa sobre los recursos naturales del planeta. 

Si además consideramos que, desde el año 2008, la mayor parte de la población mundial vive en ciudades (donde los niveles de consumo son por definición insustentables), entenderemos la razón por la cual las condiciones del medio ambiente en todo el planeta están empeorando. En el año de 1975 sólo había en el mundo tres “mega-ciudades” (es decir, urbes con más de 10 millones de habitantes), que eran la Ciudad de México, Tokio y Nueva York. Actualmente, suman 21 las concentraciones urbanas mega-pobladas, en su mayoría localizadas en los países en desarrollo. 

Los procesos de deterioro ambiental están a la vista de todos: más de 12 millones de personas mueren cada año por causa del agua contaminada y debido a la ausencia de sistemas de saneamiento; tres millones más mueren como consecuencia de la mala calidad del aire; además, un área de tierras cultivables equivalente al territorio de los Estados Unidos y Canadá, se ha degradado en todo el mundo por causa de las presiones que ejerce la población con la demanda de alimentos, de productos agropecuarios y por el crecimiento urbano. Se prevé que, en menos de 15 años y con una población estimada en los 8 mil millones de seres humanos, la escasez de agua afectará a 48 países con un total de 3 mil millones de personas. Existen hechos y pronósticos igualmente preocupantes en materia de aprovechamiento y subsistencia de los bosques, de los recursos pesqueros y marítimos, del acceso a la salud y, en general, en todos los componentes del índice de calidad de vida. 

Ante este panorama ciertamente desalentador, creo que es importante el mensaje que con motivo de del Día Mundial de la Población ha compartido con los países miembros el Secretario General de la ONU. Ban Ki-moon nos convoca a aprovechar el gran potencial humano que existe en el mundo y a cuidar a nuestro planeta, para poner fin a la pobreza y a la desigualdad.  

No tengo dudas de que, gobiernos, empresas, organizaciones civiles y medios de comunicación, tenemos enormes responsabilidades en el fomento de mejores hábitos de consumo entre la población o en el desaliento de conductas dañinas al medio ambiente. Pero –sobre todo- es importante tener presente que cada uno de nosotros, querido radioescucha, tiene el enorme compromiso de ordenar sus prioridades y sus acciones para procurar una mejor ciudad, un mejor país y una mejor calidad de vida para todos.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53