Escuchar audio

Urgente, fomentar acciones sostenibles en la Preservación de los Bosques Tropicales

 

Ayer se conmemoró el Día Internacional de la Preservación de los Bosques Tropicales, establecido desde 1999 por la ONU, WWF y Unesco. Tabasco exige una profunda reflexión sobre el rumbo que históricamente hemos tomado en el país en materia de bosques tropicales

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 27 de junio de 2011.

 

Durante las últimas dos semanas he estado frecuentemente en contacto con mis parientes de Tabasco. Mi familia materna está asentada principalmente en Teapa, un poblado conocido también como “la Sultana de la Sierra”, porque es el lugar más alto del estado de Tabasco –está entre los 40 y los 72 metros sobre el nivel del mar- y donde la exuberante selva tropical propicia un clima relativamente fresco con una temperatura media anual de 28 grados.

 

El mes de junio es el más caluroso del año en Teapa, alcanzando en ocasiones hasta los 45 grados centígrados. Sin embargo, esto es compensado por la riqueza hidrológica de este hermoso pueblo (ahí pasan dos ríos, el Teapa y el Puyacatengo), y se dice que –después del poblado de Cherrapunji, en la India- Teapa es el segundo lugar donde más llueve durante todo el año en el mundo. Al igual que en Cherrapunji, cuya geografía le permite captar el agua de las lluvias monzónicas entre mayo y septiembre, en Teapa el cerro Coconá, la serranía del Azufre y el Cerro Gordo atrapan la humedad transportada por los vientos alisios, que todo el año atraviesan desde el Golfo de México la extensa planicie tabasqueña. Usualmente –y desde que tengo memoria de mis estancias en Teapa-, un día extremadamente caluroso concluía siempre con una copiosa y prolongada lluvia, regalando a sus habitantes noches llenas de frescura, iluminadas por incontables luciérnagas y arrulladas con el canto exaltado de cigarras y de todo tipo de insectos selváticos.

 

 

Pero resulta que el cambio climático llegó a Teapa. Según me han dicho mis familiares y amigos de este bello pueblo tabasqueño, las tradicionales lluvias de verano brillan por su ausencia; durante todo el mes de junio, ocasionalmente se ha nublado el cielo y ha habido tormentas eléctricas, pero no han tenido precipitaciones y las temperaturas permanecen por arriba de los 40 grados durante el día y las noches son extremadamente calurosas. Esta sequía meteorológica contrasta con lo acontecido hace cuatro años, en el 2007, cuando prácticamente dos terceras partes del estado de Tabasco quedó cubierto por el agua. En aquella ocasión, la Comisión Económica para América Latina y El Caribe de las Naciones Unidas (CEPAL) y el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), señalaron que las consecuencias físicas de las inundaciones ocurridas en Tabasco no tenían precedentes.

 

De continuar el actual estado de falta de lluvias, muy seguramente el estado de Tabasco volverá a romper precedentes. Y esto no es algo inesperado; al contrario, muchos especialistas coinciden en señalar que Tabasco es quizás la región del país que mayores impactos experimentará a consecuencia del cambio climático. Esto es así porque la degradación ambiental de sus bosques tropicales –o selvas- durante las últimas cuatro décadas, ha sido dramática. Durante los años cuarenta, la mitad del territorio tabasqueño eran selvas tropicales; pero para finales de la década de los setenta –y gracias a una errónea política de transformación del suelo tabasqueño a usos agrícolas y ganaderos que desmontó y arrasó con miles y miles de hectáreas de selva- la superficie de bosques tropicales se redujo a tan solo el 8%. En la actualidad, Tabasco sólo conserva una muestra representativa de sus ecosistemas originales en el 4% de su territorio, principalmente en los municipios serranos de Huimanguillo, Macuspana, Teapa, Tacotalpa y Tenosique.

 

A todo lo anterior, debemos sumar las modificaciones realizadas sobre los trazos de ríos y humedales tabasqueños, la degradación de los suelos por la agricultura y la ganadería intensivas, la pérdida de recursos biológicos, la urbanización y la contaminación provocada por la actividad petrolera en ese estado antes calificado como “un edén”.

 

Ayer se conmemoró el Día Internacional de la Preservación de los Bosques Tropicales, establecido desde 1999 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el Fondo Mundial para la Naturaleza y la Unesco, y que busca fomentar acciones sostenibles y armónicas con el ambiente a través del manejo adecuado de los bosques tropicales. Sería muy positivo que en el diseño de las políticas públicas que contemplan acciones de reforestación o de conservación de los recursos naturales del país, Tabasco fuera objeto de una profunda reflexión sobre el rumbo que históricamente hemos tomado en el país en materia de bosques tropicales.

 

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53