Escuchar audio

Necesario fortalecer a las autoridades ambientales locales en el Distrito Federal

 

Gobierno capitalino publica el decreto de la Ley de Mitigación y Adaptación al Cambio Climático y Desarrollo Sustentable; promueve otra para proteger a las barrancas

 

Cumple seis años el Metrobús y logra reducir en 200 mil toneladas la emisión anual de gases de efecto invernadero

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 20 de junio de 2011.

 

Para quienes vivimos en la ciudad capital de la República Mexicana, comienzan a ser muy claros –y ya no un mito- los efectos del cambio climático en nuestra vida cotidiana. En plena temporada de lluvias no hay lluvias (y ya acumulamos un retraso de más de dos semanas en su llegada); temperaturas superiores a los 30 grados centígrados durante el día y mayores a los 20 grados después de la medianoche; altos niveles de radiación solar; vientos atípicos en el mes de mayo; floración adelantada de ciertas especies vegetales y, en fin, un desorden climático más que evidente.  

Hace un par de semanas se dio a conocer el estudio “Pobreza urbana y cambio climático para la Ciudad de México”, financiado por el Banco Mundial y el Fondo Ambiental Público, en el que se asegura que en los próximos 30 años cerca de 5 millones de capitalinos nos veremos perjudicados por los efectos del cambio climático. De acuerdo con investigadores del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, la población que habita en zonas de riesgo (como lo son barrancas, cauces de ríos o en asentamientos con pendientes inadecuadas), sufrirán los efectos de las lluvias torrenciales y las inundaciones; y quienes viven en las delegaciones centrales o del primer contorno urbano, padecerán los efectos de las llamadas “islas de calor” que, por la constante pérdida de áreas verdes urbanas, se verán incrementadas.

Desafortunadamente –y así lo documenta el citado estudio-, las personas que estarán en mayor riesgo de padecer las peores externalidades del cambio climático en la Ciudad de México serán aquellas que cuentan con el menor poder adquisitivo y que padecen condiciones de alta marginalidad.Según lo señaló recientemente el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, durante 2 º Congreso Mundial sobre las Ciudades y su Adaptación al Cambio Climático, existen predicciones muy confiables que indican que los asentamientos de bajos ingresos de la zona poniente de la ciudad serán afectados por inundaciones y deslaves; y que las islas de calor impactarán al corredor Ecatepec, Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza, Iztacalco, Cuauhtémoc y Ciudad Neza.

La buena noticia es que la Ciudad de México está trabajando para enfrentar y adaptarse al cambio climático; quizás no con la celeridad que se requiere, pero se están previendo y llevando a cabo medidas importantes. Justamente el día de hoy se cumplen seis años del inicio de la construcción de la red de transporte público Metrobús que, a la fecha, ha triplicado su cobertura y continúa su crecimiento en aras de mejorar y hacer más sustentable la movilidad motorizada en la ciudad. Hay que reconocer que esta modalidad de transporte público ha reducido prácticamente a la mitad el tiempo de traslado de más de 660 mil pasajeros diarios, y la operación de sus tres líneas ha logrado reducir en hasta 200 mil toneladas al año la emisión de gases de efecto invernadero. También es una buena noticia saber que los legisladores locales están promoviendo la aprobación de una ley que proteja a las barrancas del poniente y sur del Distrito Federal, que son importantes ecosistemas que ayudan a la captación de gases de efecto invernadero de la atmósfera y son sitios fundamentales para regular el ciclo del agua del Valle de México.

 

Marcelo Ebrard, Jefe de Gobierno del DF (foto: Paco Calderón, junio de 2011)

 

 Sumado a esto, el jueves de la semana pasada el gobierno capitalino publicó el decreto por el que se expide la Ley de Mitigación y Adaptación al Cambio Climático y Desarrollo Sustentable para el Distrito Federal. El ordenamiento busca establecer políticas públicas que propicien la reducción de los gases de efecto invernadero, a través de conformar un registro de emisiones contaminantes, de la elaboración de un atlas de riesgo, el fomento de la investigación científica, la preservación y aumento de las áreas verdes (o sumideros de carbono), la construcción de obras públicas y edificaciones sustentables, así como con la instrumentación de un mercado de bonos de carbón, entre otras medidas próximas a entrar en vigor.

La efectividad de estas políticas públicas encaminadas a enfrentar y a adaptarnos al cambio climático, pasará necesariamente por el fortalecimiento de las autoridades ambientales capitalinas. Las delegaciones políticas, la Secretaría del Medio Ambiente y, desde luego, la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal, deberán ser dotadas de mayores atribuciones para lograr la transversalidad que requieren en todos los campos de la acción gubernamental.Pero, sobre todo, es necesario que nosotros, la población de ésta y de otras importantes ciudades mexicanas, adquiramos una verdadera cultura de la prevención para enfrentar con éxito lo que todos los pronósticos y la misma realidad del cambio climático nos tienen reservado.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53