Escuchar audio

México festeja el Día Mundial del Medio Ambiente con sociedad y autoridades confrontadas

 

Académicos, empresarios, autoridades públicas, amas de casa, niños y jóvenes, debemos sumar esfuerzos individuales y colectivos, y trabajar juntos en la construcción de un mejor entorno ambiental y social; coinciden Miguel ángel Cancino, titular de la PAOT, y Salvador Vega y León, rector de la UAM-Xochimilco

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 6 de junio de 2011.

 

Ayer –domingo 5 de junio- se conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente, una fecha en la que en todo el mundo se hace un “corte de caja”, por decirlo así, para evaluar las acciones que durante todo el año han realizado los gobiernos, organizaciones ciudadanas y la población de todo el planeta, para proteger y preservar el entorno en el que es posible la existencia de la vida. Desde hace 39 años, en 1972 y bajo la iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas, inició el festejo de un día mundial del medio ambiente. La finalidad era –y es- hacer conciencia sobre los graves problemas medioambientales que existen en el ámbito global, regional y, sobre todo, en el local, para llamar la atención y exhortar a la acción política en búsqueda de la construcción de soluciones duraderas.

 Se trata de que todos y cada uno de nosotros hagamos conciencia de la problemática pero, también, que nos transformemos en verdaderos agentes de cambio a fin de lograr revertir las tendencias del deterioro ambiental y garantizar un entorno más limpio y un desarrollo más justo y sustentable para las generaciones presentes y para las futuras. En el 2011 –Año Internacional de los Bosques-, el Día Mundial del Medio Ambiente ha querido llamar la atención de la enorme importancia que tienen en el bienestar y salud humana los servicios que nos prestan las áreas forestales (que significan una tercera parte de la superficie total del planeta). Sin embargo, esto no ha sido motivo para que otros importantes temas ambientales pierdan su sentido de urgencia ni su protagonismo durante los actos conmemorativos del pasado fin de semana.

Ha llamado mi atención poderosamente lo sucedido en las playas de Cabo Pulmo, en Baja California Sur, donde –ayer, Día Mundial del Medio Ambiente- pobladores del lugar, organizaciones civiles y ambientalistas lanzaron al mar un salvavidas gigante (de 15 metros de diámetro y dos toneladas de peso) con la leyenda “Salvemos Cabo Pulmo”. Como se sabe, el gobierno federal mexicano está a punto de autorizar la construcción de un mega-proyecto turístico (Cabo Cortés) que tendrá un tamaño similar al de Cancún (con más de 27 mil habitaciones), en una zona aledaña al área natural protegida de Cabo Pulmo. Esto no sólo pondrá en riesgo a uno de los tres arrecifes de coral de su tipo en las costas del Pacífico, sino a numerosas especies marinas que, gracias a políticas públicas pretéritas, lograron recuperarse de la sobreexplotación pesquera durante la última década; y –desde luego- de llevarse a cabo este proyecto turístico insustentable, afectará profundamente las formas de vida de las comunidades que tradicionalmente habitan esta parte del territorio mexicano.

 

 

Gracias a las estrategias mediáticas de organizaciones como Greenpeace y al apoyo de numerosos activistas ambientalistas, Cabo Pulmo está logrando pasar por la prueba del escrutinio público y muy posiblemente pudiera ser cancelado (como sucedió en tiempos de Ernesto Zedillo con la salinera de la Laguna de San Ignacio, también en Baja California Sur).

Desafortunadamente, hay muchos otros hechos que cotidianamente amenazan y están afectando a vastos territorios, a la población y al medio ambiente de nuestro país, a pesar de no contar con la visibilidad mediática que ha alcanzado Cabo Pulmo. Ayer domingo –y en compañía del procurador ambiental y del ordenamiento territorial del Distrito Federal, Miguel Ángel Cancino- acudí a los festejos del Día Mundial del Medio Ambiente en la delegación Xochimilco. La conmemoración convocó a muchas personas preocupadas y ocupadas en dar solución a los problemas ambientales de la demarcación, pero también fue el escenario de confrontaciones entre ciudadanos que ven afectada su calidad de vida por fenómenos como la contaminación del agua, los cambios de uso de suelo y el crecimiento de la mancha urbana, y las autoridades delegacionales de Xochimilco, Tláhuac y Tlalpan que poco están pudiendo hacer para contener fenómenos de esta magnitud.

Es de festejar el sentido de los mensajes que ayer, en Xochimilco, compartieron Miguel Ángel Cancino, titular de la PAOT, y Salvador Vega y León, rector de la Universidad Autónoma Metropolitana. Ambos llamaron a que todos los sectores de la sociedad, académicos, empresarios, autoridades públicas, amas de casa, niños y jóvenes, sumemos nuestros esfuerzos individuales y colectivos, y participemos así en la construcción de un mejor entorno ambiental y social. Sólo mientras todos rememos hacia el mismo puerto y con la voluntad de alcanzar los mismos objetivos, podremos alcanzar soluciones que nos beneficien recíprocamente. Ese es un buen motivo para festejar.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53