Escuchar audio

La salud de los ecosistemas depende en enorme medida de la existencia de los murciélagos

 

En México existen 141 especies de murciélagos -el 11% mundial-, tres de ellas recién descubiertas en las Islas Marías 

 

Mitos y leyendas sobre murciélagos sólo han contribuido a su irracional combate y a ponerles en un elevadísimo peligro de extinción

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 4 de abril de 2011.

 

Del mes de septiembre del 2010 a septiembre del 2011, el mundo conmemora el Año del Murciélago. Se trata del reconocimiento que hace el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) a la importancia de éste –el único mamífero que vuela-, en la salud de los ecosistemas de todo el planeta. Durante estos 12 meses, se pretende que en todas las naciones del mundo se emprendan acciones para investigar más e invertir en la protección y conservación de los murciélagos. Y es que, de toda la población de mamíferos que habitamos en la Tierra, los murciélagos son la cuarta parte. En el mundo, existen alrededor de 1,250 especies de murciélagos,  y más de la mitad de éstas hoy está en grave peligro de extinción.

Siendo una criatura de hábitos nocturnos –como lo es el murciélago-, ha sido motivo para mitos y leyendas que no revelan su verdadera naturaleza y, lo peor, que han provocado un rechazo a la presencia de estos quirópteros entre nosotros. Por nuestra enorme incomprensión de su papel en el equilibrio de la vida, destruimos torpemente los sitios donde viven y transformamos sus ecosistemas sin siquiera tomarles en cuenta. Además, con el uso de pesticidas y de otros agroquímicos, los estamos envenenando masivamente. Los incendios forestales y la urbanización de su entorno, han sido también factores detonantes de epidemias entre los murciélagos (como el Síndrome de la Nariz Blanca que, desde el 2006, ha matado a más de medio millón de ellos en los Estados Unidos).

 

 

Los murciélagos son esenciales para la salud y la conservación de los ecosistemas. Baste señalar que se estima que unas 134 especies de plantas que son utilizadas en todo el mundo para la producción de alimentos, dependen en parte o por completo de la dispersión de semillas o de la polinización hecha por este mamífero volador. Además de esto, se reconoce que los murciélagos evitan el uso de plaguicidas y ahorran cientos de millones de dólares a los agricultores cada año, por su enorme capacidad para controlar a las poblaciones de insectos. Una colonia promedio de murciélagos, es capaz de comer en una sola noche más de 14 toneladas de insectos; mismos que, de lo contrario, acabarían con sembradíos y cultivos destinados a la alimentación.

En nuestro país, hemos identificado tantas como 138 especies distintas de murciélagos (o sea, el 11 por ciento de todas las que hay en el mundo). Esto se explica, desde luego, por la enorme diversidad  biológica de nuestro territorio. A esta lista se han sumado –hace algunas semanas y gracias al trabajo de investigación de la UNAM- tres nuevas especies de murciélagos halladas en las Islas Marías, en el Pacífico Mexicano. Rodrigo Medellín, investigador de la UNAM, explica que es tal la variedad y importancia de estos pequeños mamíferos para la conservación de nuestra biodiversidad, que –por ejemplo- no podríamos entender la existencia de un producto tan nuestro como lo es el tequila sin la enorme colaboración de este animal. Y es que, durante millones de años, los murciélagos han polinizado el agave tequilero en el campo mexicano. El potencial de los murciélagos para la ciencia médica, es también sumamente prometedor. Como lo sabemos, existen investigaciones para aprovechar las propiedades anticoagulantes de su saliva o para utilizar la capacidad que tienen sus paredes arteriales de no deteriorarse con el paso del tiempo.     

En fin, son muchos los beneficios que obtendríamos de entender mejor la función y de respetar más el entorno de este singular animalito. La gran mayoría de ellos se alimentan con frutas e insectos, y los poquísimos que lo hacen con sangre muy rara vez lo harían de un humano. Los murciélagos no son nuestros enemigos; la ignorancia de su importante papel en la naturaleza, sí lo es. Para los antiguos mexicanos, el murciélago era un referente fundamental para entender a la naturaleza. En la cultura maya, por ejemplo, el murciélago –entre otras representaciones- fue el tercero de sus signos zodiacales, lo que habla de la enorme consideración al protagonismo de este ser en el funcionamiento de la naturaleza.

Invito al auditorio a que se sume al festejo del Año del Murciélago, convocado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, y que lo haga buscando información, investigando la verdadera naturaleza de los murciélagos y, sobre todo, ayudando a terminar con mitos y creencias que sólo han contribuido a su irracional combate y a ponerles en un elevadísimo peligro de extinción. ▄

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53