Escuchar audio

Ocho años siendo obligatorio separar la basura en el DF ... y todavía no pasa nada 

 

Hace cinco meses Ebrard presentó el Programa de Gestión Integral de los Residuos Sólidos para el Distrito Federal; asambleistas no le apoyan y lo tachan de "letra muerta"

 

El Secretario de Obras y Servicios anuncia que, en marzo del 2011, vecinos de todas las delegaciones contarán con la recolección diferenciada de su basura

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 21 de febrero de 2011.

 

En unas semanas más, se cumplirán ocho años desde que en la capital de la República Mexicana es obligatorio, por ley, separar nuestros desechos en orgánicos e inorgánicos; pero lo cierto es que, en los hechos, ni en la mayoría de los hogares, ni en toda la industria, ni en muchos órganos de la administración pública se está cumpliendo con las reglas que –desde abril del 2003- se adoptaron para hacer un manejo ambientalmente responsable de la basura.

 Hace ya cinco meses –el 13 de septiembre del año pasado-, el gobierno de Marcelo Ebrard dio a conocer un Programa de Gestión Integral de los Residuos Sólidos para el Distrito Federal. Se trata de un intento más de las autoridades capitalinas por buscar dar orden a un problema (el de la basura) que tiene múltiples aristas, que implica no sólo a la autoridad sino a toda la sociedad y para el que ha habido pocos, pero muy pocos esfuerzos colectivos que nos coloquen en el camino de las soluciones.

El Programa de Gestión Integral de los Residuos Sólidos para el Distrito Federal, es un documento que reitera las líneas de política ambiental del gobierno capitalino y que presenta un diagnóstico –en mi opinión, bien sustentado- de la generación y el manejo de la basura en la ciudad. Sobre todo, nos presenta una fotografía de la situación actual de la infraestructura y el funcionamiento de los servicios de limpia, acopio, transferencia, tratamiento y disposición final de los residuos sólidos. Como se hizo hace ocho años, nuevamente ahora, el gobierno capitalino subraya la necesidad de llevar a cabo campañas masivas de comunicación y de educación ambiental. Sólo así –asienta el documento- se podrá lograr que la población reduzca la generación de basura, separe los residuos en los lugares de origen, cuente con un servicio de recolección selectiva y con medidas tecnológicas para la prevención y control de la contaminación.

 

 

El Programa de Gestión Integral de los Residuos Sólidos para el Distrito Federal –publicado hace cinco meses en la Gaceta Oficial- suma ahora, a partir de su diagnóstico, algunas medidas adicionales para el manejo adecuado de los desechos. Además de que son necesarias fuertes inversiones para mejorar la planta vehicular y la infraestructura de transferencia y tratamiento de residuos, en estos momentos la capital del país requiere aprovechar y valorizar sus residuos echando mano de tecnologías alternativas; disponer de  mejores reglamentos, de mayor coordinación entre las autoridades, y de un sistema transparente de evaluación y vigilancia.

En fin, se trata de un documento impecable y hasta con metas calendarizadas. Pero –a cinco meses de su publicación-, le pregunto a nuestros radioescuchas: ¿está usted enterado de que el Gobierno del Distrito Federal ha establecido un nuevo programa para el manejo integral de los residuos sólidos?, ¿sabía usted que –según lo declaró el Secretario de Obras y Servicios local-, a partir del mes de marzo próximo, en las 16 delegaciones, los camiones recolectores le recibirán sus residuos sólidos separados en orgánicos e inorgánicos?

Hoy –como hace ocho años-, la piedra angular para encontrar soluciones colectivas al problema de la basura está ausente: el gobierno de la ciudad no invierte lo suficiente en comunicación y educación ambiental; no hay campañas masivas ni acciones contundentes para sensibilizar a la población respecto de la seriedad del problema. Ni mucho menos se ha logrado generar un amplio compromiso entre los distintos actores sociales para dar viabilidad a un programa como el que ahora nos ocupa. Y esta falta de compromiso se ejemplifica claramente cuando, en días recientes, legisladores locales se confrontan con la secretaria de Medio Ambiente, Martha Delgado, ya sea para descalificar al Programa de Gestión Integral de los Residuos Sólidos para el Distrito Federal, o para rechazar airadamente las propuestas (todas ellas de mucho prestigio entre los ambientalistas) que esta autoridad ambiental plantea para ocupar la titularidad de la Procuraduría Ambiental capitalina (PAOT).  

El órgano legislativo de esta ciudad (que -dicho sea de paso- en 2010 gastó más de mil 178 millones de pesos, una tercera parte más del presupuesto destinado a la Secretaría de Medio Ambiente local), precisa de utilizar mejor sus recursos y favorecer acciones para la comunicación y la educación ambiental. Me parece que veríamos mejores resultados en la ciudad si en lugar de que los legisladores locales estén lanzando descalificaciones públicas a propuestas (o de plano promoviendo a personas probadamente incompetentes para hacer comunicación desde las instituciones ambientales), asumieran en verdad el peso de su responsabilidad como actores de la escena ambiental de esta ciudad.     

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53