Escuchar audio

En sólo cuatro décadas se perdió una tercera parte de la salud de los ecosistemas del planeta: WWF

 

La WWF presentó el Informe Planeta Vivo, con un adverso diagnóstico sobre la biodiversidad en zonas tropicales y templadas del mundo

 

Entre el año 1960 y el 2007, las poblaciones de vertebrados terrestres y marinos en todo el planeta disminuyeron más del 30%

 

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 18 de octubre de 2010.

 

La semana pasada, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés –y al que todos reconocemos por su logotipo con la imagen de un oso panda-), dio a conocer en México la Octava Edición del Informe Planeta Vivo. Se trata de un documento que da cuenta del estado y de las tendencias actuales de la diversidad biológica, así como de la salud de los ecosistemas y los niveles en los que la humanidad está consumiendo los recursos naturales del planeta.

Este informe aparece en un momento especialmente relevante, pues además de ser el Año Internacional de la Biodiversidad y de encontrarnos en plena revisión de los “Objetivos de Desarrollo del Milenio” de las Naciones Unidas, sabemos que del 29 de noviembre al 10 de diciembre –en la ciudad de Cancún- se realizará la Decimosexta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP16) y la Sexta Conferencia de las Partes del Protocolo de Kyoto (CMP6).

En términos muy generales, el Informe Planeta Vivo es una recopilación de los datos obtenidos en más de 150 países –entre los años de 1970 y 2007-, y que constituye un estudio actualizado de las condiciones naturales y de las tendencias presentes en miles de poblaciones (7,953) y de especies (2,544) de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces. Por su acentuado deterioro, hay un especial énfasis en el análisis de las regiones tropicales y templadas del planeta, tanto en ecosistemas marinos y terrestres, como en ríos, lagos y demás cuerpos de agua dulce continentales.

Todos estos datos (obtenidos a lo largo de 37 años y aglutinados en el llamado “Índice Planeta Vivo”) son relacionados, entre otros, con dos importantes indicadores: la huella ecológica, que refleja el nivel en que los seres humanos estamos consumiendo los recursos naturales disponibles en el planeta, y; la huella hídrica, que mide la cantidad de agua dulce que estamos utilizando en distintos países. El informe de la WWF compara todos estos indicadores con la capacidad natural del planeta para regenerarse a sí mismo (la llamada “biocapacidad”). Y es aquí donde surge una voz de alarma, al encontrar que –por ejemplo-, entre 1970 y 2007, las poblaciones de vertebrados disminuyeron alrededor del 30 por ciento como consecuencia del aumento –a partir de los años 60- de más del doble de la demanda humana sobre los recursos naturales terrestres y marinos.

 

Un joven mono verde / foto: Paco Calderón, 2010.

 

Como resultado, el Índice Planeta Vivo arroja que la salud de la Tierra ha disminuido en un 30 por ciento; se afirma que nuestro planeta necesitaría alrededor de un año y medio, para poder regenerar los recursos utilizados en 2007 (año final del estudio) y para absorber los gases de efecto invernadero emitidos entonces. De tal modo, es un hecho irrefutable que, durante las últimas tres décadas y con nuestra forma de consumir energía y recursos naturales, hemos rebasado la capacidad y el ritmo que tiene nuestro planeta para regenerar la vida.

A este paso –indica el informe-, para el año 2030 la humanidad utilizará los recursos de dos planetas y de tres para el año 2050. México ocupa uno de los primeros lugares en cuanto a huella ecológica y huella hídrica. Se dice que si cada ciudadano del mundo viviera como un mexicano, necesitaríamos más de uno y medio planeta; también, que si cada ciudadano del mundo viviera como un estadounidense, necesitaríamos cuatro planetas y medio; y –en contraste- que si cada ciudadano del mundo viviera como un cubano, no necesitaríamos un planeta extra.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) está pidiendo a los gobiernos, a la industria y a cada uno de nosotros, emprender seis acciones concretas: 1. buscar nuevas formas de desarrollo y cambiar la forma de medir la prosperidad, más allá del PIB; 2. Mejorar la inversión en el capital natural; 3. Centrar los esfuerzos futuros en energía limpia y seguridad alimentaria; 4. Asignar la tierra disponible para producir alimentos y planificar su uso; 5. Repartir los recursos limitados y distribuir equitativamente la energía, el agua y los alimentos entre las naciones y las personas, y; 6. Conservar la biodiversidad y alcanzar un desarrollo sostenible a través de las instituciones y gobiernos.

Para revertir el deterioro ambiental y la peligrosa tendencia hacia la pérdida de capacidad del planeta para regenerarse, es importante que tomemos conciencia y que transformemos radicalmente conductas y hábitos de consumo. Una buena forma de comenzar a hacerlo, es conocer cuál es la situación actual de la vida en el planeta; y, para ello, el Informe Planeta Vivo es una herramienta accesible y confiable, a disposición de cualquier persona en el sitio http://www.wwf.org.mx/wwfmex/planeta-vivo-2010.php     

 

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53