Escuchar audio

Por la irresponsabilidad de sus dueños, amenazan con envenenar a perros en el Parque México   

 

 

La Secretaría de Medio Ambiente, la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal y las 16 delegaciones políticas, han eludido el tema sistemáticamente

 

En 2003 y 2004, la Organización de Educación Ambiental Roma-Condesa, A.C., logró el apoyo de la empresa Pedigree, de la delegación Cuauhtémoc y de los vecinos para hacer un manejo adecuado de las heces caninas en los parques México y España

 

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 30 de agosto de 2010.

 

Para Luís Adolfo Méndez

Hace algunas  semanas, diversos medios informativos dieron la noticia de que, a través del Internet, los vecinos de la colonia Condesa –en el Distrito Federal- estaban siendo amenazados con sufrir el envenenamiento de sus perros si los dejaban pasear sin correa en el Parque México. Molestos por la acumulación de heces caninas en ese jardín público, una red de supuestos vecinos amenazó con dar de comer a los perros albóndigas envenenadas, para terminar en los hechos con la costumbre de dejarles sueltos.

La noticia provocó diversas reacciones: desde la organización espontánea de un grupo de jóvenes de la colonia Condesa, autonombrado “Escuadrón Levanta KK´s” (que además de recolectar las heces caninas de la vía pública, quiere concientizar a los propietarios de perros sobre la importancia de cumplir con la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal). Hasta las declaraciones del Secretario de Salud local, pidiendo acatar esa misma ley; o las de la presidenta de la Comisión de Salud de la Asamblea Legislativa, promoviendo la asignación de recursos presupuestales para campañas de esterilización y la construcción de albergues.   

El problema de las heces caninas en espacios públicos –y especialmente en los parques de la colonia Condesa- no es nuevo; lo que sí es novedoso y preocupante, es la formación de agrupaciones de carácter radical en las redes sociales (como Facebook) que proponen y estimulan conductas de franco irrespeto a los animales y a la vida misma. En mi opinión, alguien no está haciendo bien las cosas y, por lo mismo, ha crecido el problema de la acumulación de heces caninas en los espacios públicos de la capital. También, me alarma la extendida inconsciencia de los dueños de perros y –desde luego- la aparición de respuestas radicales por parte de vecinos que han llegado a su ciertamente cuestionable límite de tolerancia.

Parque México, delegación Cuauhtémoc, DF

 

En el año 2003 y, con mayor fuerza, en el 2004, vecinos agrupados en la Organización de Educación Ambiental Roma-Condesa, A.C. (y con la vigorosa iniciativa de Luz María Pizá), lograron el apoyo no sólo de la gente, sino el de una empresa de productos para perros –Pedigree- y el de las autoridades de la delegación Cuauhtémoc, para combatir el depósito y acumulación de heces caninas en los parques México y España, así como en los camellones de la colonia Condesa.

La empresa colocó contenedores especiales y fabricó bolsas recolectoras, folletos informativos y vistosa señalización diseñada para educar a los dueños de perros a hacer un manejo adecuado de las heces caninas. Por su parte, la Organización de Educación Ambiental Roma-Condesa impartió pláticas y talleres entre los vecinos; y la delegación Cuauhtémoc se ocupó del acopio de los residuos y de su canalización para la fabricación de composta. El programa funcionó exitosamente por casi cuatro años e incluso fue retomado por la delegación Miguel Hidalgo con muy buenos resultados; sin embargo, los cambios en la administración delegacional e incluso al interior de la Organización de Educación Ambiental Roma-Condesa, le fueron diluyendo y restando continuidad. El número de visitantes con perros a los parques México y España se ha incrementado, y hoy no es visible un esfuerzo serio para educar a los dueños de las mascotas a manejarles y a disponer correctamente de sus deposiciones.

De acuerdo con el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, Pedro Cano Celada, en el país por cada seis mexicanos hay un perro y, en el Distrito Federal, la cifra se incrementa en un 20 por ciento. Se calcula que en esta ciudad existe una población superior a los tres millones de perros. Desafortunadamente, no todos los cánidos de esta ciudad reciben los cuidados que merecen y por eso es común verles encerrados en balcones o azoteas, caminando sin correa o de plano abandonados en las calles.

Las autoridades ambientales de la ciudad (léase la Secretaría de Medio Ambiente, la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal y las 16 delegaciones políticas), han eludido el tema sistemáticamente y le han dejado en manos de los jueces cívicos que infraccionan las violaciones a la Ley de Cultura Cívica. A pesar de que todas estas autoridades tienen establecidas claras responsabilidades en la Ley de Residuos Sólidos y en la Ley de Protección a los Animales del Distrito Federal, nada hacen por reglamentar, cumplir o hacer cumplir la ley.

Si usted es dueño de un perro o de cualquier otro animal doméstico, procure informarse, darle el tiempo suficiente y atender con la mayor dignidad a su mascota. Y si, en cambio, es de los que no toleran el descuido de los espacios públicos por parte de los propietarios de estas maravillosas criaturas, en lugar de pensar en el asesinato mejor opte por reclamar a las autoridades ambientales de esta ciudad que contribuyan en algo a la solución del problema.   

 

Exposición canina con dueños responsables en el Parque México (marzo de 2004)

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53