Escuchar audio

Inaplicación de leyes en materia de residuos sólidos, tiene ya consecuencias en la salud pública

 

La tendencia apunta a que, dentro de diez años, generaremos 120 millones de toneladas de basura en todo el país y cada mexicano más de un kilo y medio de residuos sólidos.

 

Tres meses antes de la Conferencia Mundial sobre Cambio Climático, el relleno sanitario de la ciudad de Cancún ya no tendrá lugar para colocar más basura y cerrará

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 9 de agosto de 2010.

 

La generación y el manejo integral de la basura es uno de los más graves problemas ambientales del presente. La descomposición de la basura en rellenos sanitarios o en tiraderos al aire libre, genera importantes cantidades de gas metano. Junto con el dióxido de carbono (CO2), el metano es uno de los gases que –por su cada vez mayor acumulación en la atmósfera- está contribuyendo de manera importante al peligroso aumento de la temperatura media en el planeta.

La basura también es responsable de una significativa proporción de la contaminación del suelo y del agua en el mundo. Sustancias químicas de todo tipo son liberadas al medio ambiente en rellenos y tiraderos municipales, deteriorando cotidianamente la riqueza natural del suelo, de los ríos y de los mares. En nuestro país, se estima que diariamente se generan alrededor de 84 mil toneladas de basura (suficiente para llenar siete veces en un solo día al Estadio Azteca); y que cada mexicano generamos también diariamente, en promedio, cerca de un kilo de desechos. La tendencia apunta a que, dentro de diez años, generaremos 120 millones de toneladas y cada mexicano más de un kilo y medio de residuos sólidos.

 

 

 Sin lugar a dudas, mucha de la responsabilidad recae en nosotros –la población-, pues nuestros hábitos para consumir bienes y servicios son poco inteligentes y altamente insustentables. México es uno de los diez países que más basura producen en todo el mundo y, hasta ahora, la respuesta al problema ha sido limitada y ciertamente desarticulada. En este país contamos con espléndidas leyes y normatividad en materia de generación, manejo y disposición final de residuos sólidos, pero casi nadie las cumple ni les hace cumplir. Baste citar –en el orden local- a la Ley de Residuos Sólidos del Distrito Federal que, desde el mes de abril del 2003 y hasta la fecha, no ha merecido el apoyo suficiente ni de las autoridades ni de la población.

 Es un hecho que la contundente mayoría de los hogares, comercios e industria de esta ciudad, no están separando su basura en orgánica e inorgánica; y –también- es una realidad que las autoridades ambientales capitalinas ni aplican las sanciones señaladas en la ley, ni promueven el acceso de la población a la justicia en materia de residuos sólidos. Desde hace más de dos años, la Ciudad de México agotó la capacidad de carga del relleno sanitario del Bordo Poniente y, a la fecha, no hay acuerdo sobre la selección de un nuevo sitio dónde colocar las alrededor de 25 mil toneladas de basura que genera diariamente la zona metropolitana.

 Esto está propiciando que –como lo señaló la CONAGUA- los responsables de recolectar la basura, sean éstos servicios públicos o concesionados, tiren todo tipo de residuos sólidos en barrancas, cauces de ríos y humedales; en muchos casos –como el del Gran Canal o el del Canal de la Compañía-, colapsando los sistemas de desagüe y causando daños incuantificables para la población.  

 Hoy se anunció que, para la primera quincena del mes de septiembre próximo (tres meses antes de la Conferencia Mundial sobre Cambio Climático), el relleno sanitario de la ciudad de Cancún ya no tendrá lugar para colocar más basura y cerrará. También, en la capital del estado de Morelos, el servicio de limpia está colapsado, se han documentado graves problemas de contaminación en sus rellenos sanitarios y todos los días se dejan en las calles de Cuernavaca cerca de 400 toneladas de basura (con todas sus consecuencias sobre la salud pública).

 Consumidores de bienes y servicios, y quienes habitamos en todas las regiones de México, tenemos una enorme responsabilidad en el tema de la basura. Sin embargo, es urgente que haya mayor contundencia en las políticas públicas de todos los órdenes de gobierno, compromiso empresarial y solidaridad social para enfrentar exitosamente este problema que, lo sabemos bien, deteriora la calidad de vida y el bienestar de toda la población.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53