Escuchar audio

Desarticulación entre políticas públicas nacionales y  estrategias locales, dañino para el desarrollo sustentable

 

El Colegio de México y Terramérica reúnen a especialistas y periodistas ambientales, a fin de mejorar la comunicación en temas como cambio climático, biodiversidad y desarrollo sustentable

 

Elinor Ostrom, Premio Nobel de Economía 2009, y José Sarukhán, coordinador nacional de la CONABIO, señalan la necesidad de brindar seguridad jurídica e incentivos adecuados a las comunidades locales

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 19 de julio de 2010.

 

La semana pasada –los días 15 y 16 de julio-, la organización Terramérica y El Colegio de México, con el apoyo de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión, realizaron un seminario – taller sobre periodismo ambiental. El objetivo de esta reunión de los especialistas sobre diversidad biológica y cambio climático con periodistas nacionales, fue analizar la forma en que se están llevando las noticias ambientales a los titulares que cotidianamente aparecen en medios impresos y electrónicos.

Durante dos días, los asistentes a este seminario – taller tuvimos el privilegio de conocer los diagnósticos que sobre la situación ambiental mexicana están formulando –entre otros- organismos como la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo o el Banco Mundial.

Así, por ejemplo, Elinor Ostrom, Premio Nobel de Economía 2009, y José Sarukhán, coordinador nacional de la CONABIO, coincidieron en señalar la necesidad y los beneficios de brindar seguridad jurídica e incentivos adecuados a las comunidades locales, para que éstas puedan construir acuerdos y reglas que les permitan el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales. Existe evidencia de que fenómenos como la deforestación de bosques y selvas, la contaminación del agua o la erosión de los suelos –presente en todo el mundo-, han sido sensiblemente abatidos allí donde las personas, los dueños de la tierra, se apropian de su territorio.   

 

 

Supimos que, en muchas partes del mundo se reconoce la experiencia exitosa de algunas comunidades rurales mexicanas donde operan modelos de silvicultura comunitaria sustentable, que ya han inducido el mejor aprovechamiento de los recursos forestales en ciertas regiones de Chiapas, Oaxaca y Baja California. Sin embargo, persiste una ciertamente dañina desarticulación entre las políticas públicas de alcance general y este tipo de iniciativas locales.

Por su parte, el gerente regional del Programa TREE, de la organización Rainforest Alliance, Francisco Chapela, urgió a fortalecer la gobernabilidad y el desarrollo institucional en el nivel local, además de estimular las iniciativas de la sociedad civil y dar certeza jurídica a los campesinos en materia de propiedad de la tierra. Chapela dijo que si bien el ritmo de deforestación en México –de acuerdo con las cifras oficiales- se ha reducido de 350 mil a 150 mil hectáreas por año, lo cierto es que esta actividad se ha especializado y hoy perdemos intensivamente la capa forestal de mayor calidad biológica (como son los bosques de encino y coníferas, y las selvas húmedas del país).

Especialistas como Enrique Provencio, del Centro Interdisciplinario de Biodiversidad y Ambiente (Ceiba) y Jan Kappen, del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, señalaron los riesgos que implican para la humanidad los actuales patrones de consumo de la energía, del agua y de los recursos naturales en general. Ambos, urgieron a que los modelos de crecimiento económico y las políticas públicas de desarrollo en el país, incorporen a sus variables de planeación y evaluación criterios en materia de capital natural, costos de mitigación de los impactos ambientales y adaptación al cambio climático.

Periodistas ambientales de la talla del químico Luís Manuel Guerra, Miguel Bárcena o Eduardo Viadas, y muchos de los que desde los medios impresos y electrónicos buscamos despertar la reflexión del auditorio en la materia, coincidimos en que es necesario que destaquemos las verdaderas causas del deterioro ecológico (como lo son, por ejemplo, los inadecuados hábitos de consumo de la población, el uso irracional de los recursos naturales o la falta de educación ambiental); y, desde luego, que tanto comunicadores como audiencias en general, no abundemos exclusivamente en notas que escandalizan o no van más allá de hacer la crónica de las desastrosas consecuencias que estamos enfrentando ante el cambio climático o la pérdida de la biodiversidad. 

Es de felicitar la iniciativa de El Colegio de México y de Terramérica para propiciar la discusión entre los especialistas en desarrollo sustentable, biodiversidad y cambio climático, y quienes tenemos el enorme privilegio de comunicar estos temas a través de los medios.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53