Escuchar audio

Águila Real, símbolo patrio mexicano, al borde de la extinción 

 

Ha disminuido drásticamente su población por amenazas como la electrocución en líneas de alta tensión, la cacería ilegal, la deforestación y destrucción de sus hábitats, así como consecuencia del tráfico ilegal de especies silvestres, el robo de nidos y la contaminación con plaguicidas

Gobierno y sociedad no estamos teniendo la capacidad de actuar colectivamente para enfrentar los problemas que nos afectan no sólo a los mexicanos humanos, sino también a los no humanos (como son los animales y las plantas que habitan el territorio

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 7 de junio de 2010.

 

Este sábado 5 de junio se conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente, en un contexto mundial francamente inédito por el avanzado deterioro ecológico. En estos días, nada menos que enfrente de nuestras costas, se está suscitando uno de los desastres ambientales más graves de la historia como consecuencia del hundimiento de una plataforma petrolera estadounidense. El calentamiento global y el cambio climático avanzan de la mano del imparable consumo energético y de la deforestación de bosques y selvas, y más de un tercio de todas las especies vivas en el planeta se encuentran seriamente amenazadas o en peligro de extinción.

Una semana después de que los restos mortales de Hidalgo, Aldama, Jiménez, Matamoros, Morelos, Mina, Guerrero, Vicario, Victoria, Quintana Roo y Bravo, fueron trasladados desde la Columna de la Independencia hasta el Bosque de Chapultepec, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) informó que otro símbolo patrio –pero éste aún vivo-, el Águila Real, está en grave peligro de desaparecer en México.

 

 

Esta imponente ave que aparece en el escudo nacional, en nuestra bandera y en incontables y gloriosas referencias a nuestra historia, ha disminuido drásticamente su población por amenazas como la electrocución en líneas de alta tensión, la cacería ilegal, la deforestación y destrucción de sus hábitats, así como consecuencia del tráfico ilegal de especies silvestres, el robo de nidos y la contaminación con plaguicidas.

Hace dos años –en 2008-, la CONABIO registró tan solo 50 nidos de águila real (principalmente en los estados del norte) y ha estimado que existen menos de 140 ejemplares vivos en estado silvestre en todo el país. Cifras más o cifras menos, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales reconoce hoy (no precisamente con partidas presupuestales) la crítica situación del águila real mexicana. Junto con el lobo mexicano y la vaquita marina, el águila real, símbolo patrio viviente, pudiera desaparecer por completo en unos cuantos años.

Los actos oficiales del pasado fin de semana con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente no estuvieron marcados por el anuncio de grandes acciones públicas o de la canalización de recursos suficientes para frenar el deterioro ecológico en todo el territorio nacional. Los medios de comunicación destacaron la arenga presidencial convocando a la unidad nacional y, apegándose más al motivo del festejo, hicieron la cobertura del inicio de acciones como la recuperación y restauración del Bosque de la Primavera, en Jalisco, o hablaron de la recuperación de algunas hectáreas del suelo de conservación de manos de invasores en el Distrito Federal.

Por su parte, algunas organizaciones ambientalistas no gubernamentales realizaron, como todos los años, jornadas ciudadanas, foros, talleres y festivales para conmemorar la fecha. Gobiernos municipales y delegacionales realizaron lo propio. Sin embargo, como en muchos otros temas, tengo la percepción de que gobierno y sociedad no estamos teniendo la capacidad de actuar colectivamente para enfrentar los problemas que nos afectan no sólo a los mexicanos humanos, sino también a los no humanos (como son los animales y las plantas que habitan este territorio). 

Para poder sentir orgullo por los restos de los héroes de la Independencia (que convertidos en símbolos patrios fueron trasladados de sus nichos en la Columna de la Independencia al Castillo de Chapultepec), es necesario conocer nuestra historia y valorar las aportaciones que estas personas hicieron para transformarnos en una nación libre.

De igual forma, para respetar y proteger al águila real –motivo de nuestro escudo patrio-, comencemos por conocer las virtudes que los mexicanos de todos los tiempos observaron en esta ave, y así entender lo mucho que nos engrandece honrarle. 

El lema del Día Mundial del Medio Ambiente de este año es “Muchas especies. Un planeta. Un futuro”. Es un claro llamado a que, con acciones conjuntas, protejamos a la diversidad biológica en cada nación, pues ésta es la fuente de todo bienestar en el planeta.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53