Escuchar audio

Podría postergarse en el DF la sustitución de bolsas plásticas por biodegradables   

 

En abril de 2003 se decretó la obligación de separar nuestros desechos en residuos “orgánicos” e “inorgánicos”, y hoy no es aún una práctica generalizada sino un hábito extraordinario entre la población

La Secretaría de Medio ambiente capitalina ha declarado que la Ley de Residuos Sólidos del DF está “plagada de errores”; de no ser corregidos en breve por los legisladores locales, habrá severas complicaciones para cumplir con la ley 

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 17 de mayo de 2010.

 

La intensa lluvia que se presentó anoche en la Ciudad de México me hizo recordar que, hace ocho meses –en septiembre del 2009-,  se inundó el Bordo de Xochiaca y, con esto, colapsó por unos días el flujo normal de las más de 13 mil toneladas de basura que generamos diariamente los capitalinos. Entonces se habló de construir soluciones coordinadas entre los gobiernos locales y el federal para resolver, de una vez y por todas, el problema de cómo manejar sustentablemente y dónde colocar de forma segura la basura de la Zona Metropolitana del Valle de México.

 

Foto: Paco Calderón ®

 

 No es nuevo que las decisiones en materia de residuos sólidos en la capital del país se posterguen indefinidamente o no se acaten. En abril de 2003 se decretó la obligación de separar nuestros desechos en residuos “orgánicos” e “inorgánicos”, pero no fue sino hasta octubre del 2004 cuando se establecieron las sanciones por no cumplir con la Ley de Residuos Sólidos del Distrito Federal. Hoy, siete años después de establecerse la obligación de entregar nuestra basura  separada al servicio de limpia, no es aún una práctica generalizada sino un hábito extraordinario entre muy contados sectores de la población.

Por aquellos días de la inundación en el Bordo de Xochiaca, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal anunciaba reformas a la Ley de Residuos Sólidos que prohibirían a tiendas y centros comerciales regalar a sus clientes bolsas de plástico no biodegradables. Las principales cadenas de supermercados (Wallmart de México, Comercial Mexicana, Organización Soriana y otras) anunciaron programas y acciones de corto plazo encaminadas a la sustitución de bolsas en sus locales.

 De acuerdo con la ley vigente, la fecha límite para que todos los establecimientos mercantiles de la ciudad dejen de utilizar bolsas de plástico es en tres meses (agosto de 2010). Pero –todo parece indicarlo así-, ésta es nuevamente la ocasión en que la aplicación de la Ley de Residuos Sólidos del Distrito Federal habrá de postergarse. Hace unos días, la Secretaría de Medio ambiente capitalina ha declarado que este instrumento jurídico está “plagado de errores” y que, de no ser corregidos en breve por los legisladores locales, habrá severas complicaciones para que se cumpla con la sustitución de bolsas.  

También existe una creciente percepción de que, en algunas colonias del Distrito Federal, aparecen incontrolables nuevos tiraderos clandestinos de basura y sobre la vía pública de la ciudad. Nada menos este mediodía, caminando por las inmediaciones de dos vialidades emblemáticas para la administración capitalina –el Distribuidor Vial de San Antonio y el Circuito Bicentenario en avenida Revolución-, las banquetas lucían llenas de basura, con envolturas y envases tirados enfrente de los hoteles, las tiendas de conveniencia y expendios de comida rápida que hay en el sitio. Una situación que, por cierto, se está haciendo cotidiano ver por distintos rumbos de la zona metropolitana. Se calcula que alrededor de dos mil toneladas de basura se depositan diariamente en las calles de la ciudad.

El gobierno de la ciudad, el estatal y los municipales en el Valle de México, hasta ahora, no han demostrado voluntad para consensuar e instrumentar una solución de largo alcance para el problema metropolitano de la basura. Es fecha que no se ha anunciado la selección de un nuevo sitio que sustituya al relleno sanitario del Bordo Poniente, y mucho menos se han realizado campañas de gran escala para inducir la separación de los residuos sólidos entre la población.

Como consumidores, es imprescindible que asumamos nuestra responsabilidad ambiental y actuemos colectivamente en consecuencia. Fomentemos el hábito de no revolver nuestros residuos sólidos en la casa, en la escuela o en el trabajo, y procuremos entregar al camión de la basura nuestros desechos separados (en “orgánicos” e “inorgánicos” o en más grupos). Reduzcamos la cantidad de envolturas, empaques y bolsas que llevamos a casa desde los centros comerciales; reutilicemos y reciclemos todo lo que nos sea posible, y; consumamos inteligente y responsablemente. Y, bueno, en lo político, exijamos a nuestros representantes preparación y compromiso para elevar la calidad de nuestra legislación ambiental.

 

Foto: Paco Calderón ®

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53