Escuchar audio

Afirmaciones de Evo Morales sobre efectos de transgénicos opacan resultados de cumbre ambiental 

 

Ninguna nota referente al cambio climático tuvo la difusión tan amplia que sí tuvieron las aventuradas declaraciones del presidente de Bolivia, Evo Morales, en el sentido de que la ingesta de pollo con hormonas causa en la población masculina “desviaciones en su ser como hombres” o la calvicie europea

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 26 de abril de 2010.

 

El jueves 22 de abril pasado, en la ciudad de Cochabamba, Bolivia, concluyó la primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra. De acuerdo con la información disponible, asistieron a esta importante reunión más de 35 mil personas y estuvieron representadas 142 naciones. En mi opinión y considerando la nutrida convocatoria, éste –junto con la reunión de diciembre pasado en Copenhague- ha sido uno de los foros más importantes para discutir la emergencia ambiental que vive hoy nuestro planeta.

Con pena, debo decir que la riqueza de las propuestas ahí planteadas, de la discusión multilateral de los problemas climáticos y de los acuerdos alcanzados por los asistentes, quedó diluida por la irresponsabilidad de ciertas agencias noticiosas que encontraron más rentable el escándalo, exhibir a la ignorancia y al prejuicio, que su obligación de informar imparcialmente. Ninguna nota referente al cambio climático tuvo la difusión tan amplia que sí tuvieron las aventuradas declaraciones del presidente de Bolivia, Evo Morales, en el sentido de que la ingesta de pollo con hormonas causa en la población masculina “desviaciones en su ser como hombres” o la calvicie europea.     

 

Foto: (www.mapuexpress.net)

 

Sea lo que sea que Evo Morales haya querido decir o no decir, para el gran público –al menos en nuestro país- no sólo pasó inadvertida esta cumbre de naciones hermanas; lamentablemente, poco o nada hemos podido conocer de las experiencias que nos son comunes y nos asemejan como pueblos que, como México, somos altamente vulnerables a los efectos del cambio climático.

La primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, en su Declaración Final,  hace una reflexión sobre los patrones vigentes de producción y de consumo en el mundo, señalando los impactos negativos que la inequidad y la voracidad del actual sistema capitalista han tenido en el medio ambiente y en el clima. “De ninguna manera –dice la declaratoria final- se puede continuar por este camino de desarrollo en el cual los países más ricos tienen una huella ecológica cinco veces más grande de lo que el planeta es capaz de soportar. En la actualidad ya se ha excedido en más de un 30% la capacidad del planeta para regenerarse”.

De esta reunión surge también la iniciativa de la Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra, en la que se insta a las naciones a respetar al planeta, sus ciclos y procesos vitales; a cuidar el agua, el aire limpio; a no contaminar y garantizar la salud integral de los ecosistemas; entre otros muchos postulados. Coincidiendo con lo establecido  en el Artículo 2 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la reunión de Bolivia concluyó que es imprescindible para la salud del planeta estabilizar las concentraciones de dióxido de carbono en 300 partes por millón, así como limitar el incremento de la temperatura media global a un nivel máximo de 1°C (y no los 2°C acordados en Copenhague en diciembre pasado).

También, hubo la exigencia a los países desarrollados de apoyar la transferencia de tecnologías limpias hacia los países en vías de desarrollo,  bajo esquemas más justos; crear un Fondo de Adaptación como mecanismo financiero para enfrentar –con sentido de equidad y responsabilidades diferenciadas- los efectos del cambio climático en los países pobres. Pero, sobre todo, fue un llamado a aprovechar el conocimiento tradicional de todos los pueblos para lograr una relación armónica con el planeta Tierra.

Si Evo Morales es o no homofóbico, si se exhibió más cercano a los postulados de Ratzinger que a los de la izquierda vanguardista, esa es sólo la superficie; como noticia –por absurda- es rápidamente desechable. Como audiencias responsables, mejor será que privilegiemos y exijamos total seriedad informativa para eventos como seguramente lo fue la primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra.  

Frente a la urgencia de que actuemos ya para salvar al planeta, nada mal nos caería un periodismo ambiental serio, objetivo y comprometido con nuestro bienestar.

 

Foto: Paco Calderón, 2010

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53