Escuchar audio

Revertir el deterioro ambiental, un propósito realizable y con beneficios tangibles  

 

Invertir en mejoras tecnológicas para las casas -como calentadores solares o mejores instalaciones hidráulicas y eléctricas-, es una buena manera de favorecer a la economía familiar y proteger al medio ambiente

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 7 de diciembre de 2009

 

Se acerca el año nuevo. Formularse una serie de propósitos para hacer bien las cosas en el transcurso de los doce meses por venir, es un hábito muy positivo en la medida en la que también identifiquemos cuáles serán –uno a uno- los pasos que deberemos dar para lograrlos. Sin establecer un plan, hacer propósitos sólo significa agregarle tensiones a nuestra agenda cotidiana, de por sí llena de compromisos que frecuentemente no logramos cumplir.

 

Cuidar el medio ambiente y contribuir a revertir el calentamiento global, aunque parezca una tarea difícil o reservada para los especialistas y los científicos, es una acción individual muy positiva que podemos realizar durante todo el año. Es, en definitiva, un propósito realizable y con beneficios tangibles.

 

Cada día, entendemos más que una de las principales causas del cambio climático en todo el planeta –entre otras-, es la excesiva quema de petróleo necesario para producir energía eléctrica, mover al transporte, hacer funcionar a la industria y a los servicios, así como para procurar que nuestros hogares sean lugares confortables.

 

Gracias a los estilos de vida y a los hábitos de consumo vigentes en la gran mayoría de los países, millones de toneladas de gases contaminantes van a parar diariamente a la atmósfera. Su acumulación ha generado –y continúa generando- cambios sustanciales en el comportamiento del clima y transformaciones preocupantes en las cadenas de la vida. De manera puntual, esto es lo que en estos momentos se está discutiendo en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, en Copenhague.

 

Mientras tanto –y en lo que logramos ponernos de acuerdo como sociedad para instrumentar soluciones definitivas a los problemas ambientales que hoy amenazan a la vida-, todos y cada uno de nosotros en lo individual, usted y yo, podemos hacer mucho para comenzar a frenar y revertir los daños que aquejan hoy a la Tierra.

 

Fijémonos como propósito para los meses por venir hacer cosas que puedan modificar sustancialmente nuestros hábitos de consumo y, consecuentemente, reducir la huella que estamos dejando sobre el planeta. Por ejemplo, si usted recibió su aguinaldo y está pensando en comprar regalos para todos los miembros de su familia, podría optar por invertir ese mismo dinero en un calentador solar de agua para la casa. Además de propiciar importantes ahorros de dinero para todo el año, estaría contribuyendo a disminuir la quema de gas y a mejorar su entorno.

 

O, posiblemente, han pasado muchos años sin que usted haya revisado, reparado o modernizado las instalaciones eléctricas o las tuberías hidráulicas de su casa. Hoy existe en el mercado tecnología muy accesible, capaz de reducir notablemente el consumo de electricidad y de agua en la casa o en la oficina.   

 

Proponerse caminar más o utilizar la bicicleta como medio de transporte opcional es una determinación que beneficiará al medio ambiente, pero sobre todo a la salud personal y de la población. Consumir informada y responsablemente, reducir la generación de basura o el cuidado de las áreas verdes, entre muchas otras, son acciones a través de las que, de manera individual o en grupo, podemos contribuir para frenar el calentamiento global.

 

Hay gran expectación por las conclusiones que pueda presentar –el próximo viernes- la Conferencia de Cambio Climático en Dinamarca. Independientemente de los resultados que ahí alcancen los 192 países reunidos, nos tiene que quedar claro que el propósito de construir un mejor mundo pasa, necesariamente, por un cambio radical de la manera en que estamos haciendo las cosas en nuestra relación con el medio ambiente. Me parece que una buena forma de festejar estas fechas es evitando el inmediatismo al que nos invita la publicidad voraz e irresponsable y, desde luego, reflexionando sobre la mejor manera de garantizar que los beneficios de nuestro trabajo sean duraderos en lo individual y para la comunidad.▄

 

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53