Escuchar audio

Confrontación en lugar de acción, respuesta de autoridades ante inundación del Bordo Poniente

 

Declaraciones públicas de autoridades sólo posponen la solución y posibilidades de trabajar coordinados en un problema que es ya de seguridad nacional

El inadecuado manejo de residuos sólidos comienza a manifestarse en la mayoría de las ciudades del país como emergencia ambiental

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 21 de septiembre de 2009

 

Desde hace ya algunos años, soy un convencido de que en México –a diferencia de otros países latinoamericanos- no domina una cultura política en la que la máxima del bien común reduzca y diluya la confrontación entre los ciudadanos. Por el contrario, la polarización de las posiciones, la descalificación y hasta la supresión del adversario parecen ser bandera y prioridad de las administraciones públicas, sin importan incluso los impactos económicos, ambientales y sociales que resulten.

 La insensatez política nos ha llevado ya a una situación caótica en el manejo de la basura, como ha venido sucediendo en Morelos durante estos últimos tres años y, desde la semana pasada, en los límites del Estado de México y el Distrito Federal. El lunes pasado–14 de  septiembre-, todos fuimos testigo del desastre que hay en el Bordo Poniente, donde, a lo largo de tres kilómetros, cientos de toneladas de basura se mezclaron con el agua que desbordó de los canales cercanos, lixiviando y contaminando  desde ese punto los acuíferos, el suelo y el aire del Valle de México.

 Por la emergencia, tan solo en el Distrito Federal más de seis mil toneladas de residuos sólidos diariamente están yendo a parar a las calles o a tiraderos clandestinos, deteriorando con ello la calidad de vida, el entorno y el bienestar público.

Dada la magnitud del problema, que evidentemente repercutirá en la salud de la población humana y no humana del Valle, los gobernados esperaríamos una respuesta contundente por parte de nuestras autoridades para resolver la emergencia y –sobre todo- quisiéramos que nos demuestren que, en última instancia, es la búsqueda del bien común por lo que están desempeñándose como servidores públicos.

Hasta ahora, la respuesta de las autoridades del Distrito Federal, del Estado de México y del gobierno federal de frente a la contingencia, no ha sido la de trabajar coordinados y sumar recursos para construir una solución de largo alcance al problema de la basura. Por el contrario, sólo han sido visibles las acusaciones mutuas por el absurdo prolongamiento de la vida útil del Bordo Poniente (que debió cerrar hace cinco años). Estas declaraciones sólo posponen y alejan la posibilidad de atender coordinadamente un problema que literalmente está desbordado en el centro de la república mexicana.

 De acuerdo con las cifras oficiales, en todo el país uno de cada tres kilos de basura termina en los tiraderos a cielo abierto y, en consecuencia, contaminando la tierra, el agua y el aire de vastos territorios. Solamente en 20 de las 142 ciudades mexicanas con más de 100 mil habitantes, se cuenta con un relleno sanitario; y, en una tercera parte de éstos, su capacidad ya ha sido rebasada (como sucede en Cancún, Cuernavaca y en otras poblaciones de Jalisco y del Estado de México). El de la basura es ya un problema que por sus impactos en la salud y el medio ambiente, debe asumirse como de seguridad nacional.

 México cuenta con suficiente legislación ambiental y con avanzada normatividad para el manejo integral de los residuos sólidos. Institucionalmente, existen el conocimiento y la capacidad técnica para afrontar éste, que es un problema presente en todas las naciones del mundo.

 El compromiso pero, sobre todo, la voluntad política para resolver los problemas que nos son comunes –como el de la basura-, son valores que esencialmente se adquieren en la vida familiar y comunitaria. Por lo mismo, es importante que entre padres e hijos, con los amigos, en la escuela, en los centros de trabajo y con los vecinos, investiguemos, nos informemos y acordemos en un clima de respeto mejores prácticas para generar menos basura, aprovechar inteligentemente nuestros residuos sólidos y darles el manejo más apropiado y amable con el medio ambiente.

 

Fotos: René Ramón (La Jornada)

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53