Escuchar audio

Animal Celebration, exposición callejera que busca hacer conciencia sobre especies en extinción

 

Especies endémicas mexicanas y de otras partes del planeta que están en peligro de extinción, son representadas de forma divertida por artistas plásticos

Vacaciones de verano, una oportunidad para acercarse a museos y exposiciones que sensibilizan sobre la realidad ambiental regional y mundial

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 13 de julio de 2009.

 

 

En prácticamente todas las escuelas de educación básica, secundaria y preparatoria del país ha concluido el ciclo escolar e iniciaron ya las vacaciones de verano. Durante alrededor de cuarenta días, cientos de miles de jóvenes dedicarán su tiempo a actividades extra académicas y recreativas, y creo que es una buena oportunidad también para acercarse a la educación ambiental y a las diferentes opciones que hay para aprender un poco más de nuestra relación con el medio ambiente y las formas de cuidar a la naturaleza.

Para los más pequeños existe una gran variedad de cursos de verano en los que podrán aprender desde cómo cuidar y aprovechar mejor el agua, hasta la reutilización y el reciclaje de materiales de desperdicio con los que se pueden fabricar juguetes o todo tipo de enseres domésticos. Adicionalmente, se da la oportunidad a los chicos de ejercitarse físicamente y de socializar con otros niños, al participar en divertidos juegos y actividades varias al aire libre.

Los jóvenes de secundaria o de preparatoria pueden aprovechar también estos días para conocer más a fondo la riqueza natural y la diversidad ecológica de México –o de otras partes del mundo. En casi todas las ciudades de la república existen museos en los que se explican las características geográficas y naturales del lugar, así como de su flora, fauna y dinámica poblacional. Visitar un museo de manera individual, en compañía de la familia o con los amigos, es siempre una actividad divertida y enriquecedora.

 Para quienes pudieran considerar poco atractivo ir a “encerrarse” en un museo o inscribirse en un curso de verano, existen otras opciones y propuestas novedosas para apropiarse del espacio público, usar el tiempo libre y despertar el interés por la ecología. Ese es el caso de una vistosa exposición -“Animal Celebration” (o celebración animal)- que inauguraron la semana pasada, en un tramo del majestuoso Paseo de la Reforma, autoridades federales, organizaciones no gubernamentales, empresas privadas y el gobierno de la Ciudad de México.

 

 

Se trata de 80 figuras de fibra de vidrio que representan a ocho animales en peligro de extinción, de tamaño natural y decorados por un grupo de artistas plásticos patrocinado por algunas empresas privadas. Seis de los animales representados ahí habitan en tierras y mares mexicanos (la ballena azul, el quetzal, el jaguar, el águila real, la tortuga golfina y la vaquita marina), y otros como el rinoceronte y el oso panda que viven en África y en China respectivamente.

Junto a cada una de estas figuras, el paseante encontrará una ficha con información muy breve sobre la obra plástica, pero también de las características físicas y reproductivas del animal representado, así como de su hábitat y las amenazas que le están llevando a la extinción. Si bien la información no es exhaustiva o para nada suficiente para entender la problemática ambiental que hoy encaran estas especies –en México y el mundo-, me parece que sí despierta en el espectador la inquietud por tratar de conocer más sobre estos animales e investigar su situación real.

 

 

La exposición “Animal Celebration” está montada en el tramo del Paseo de la Reforma que corre desde las rejas de Chapultepec y hasta la Columna de la Independencia, y permanecerá ahí hasta el 1º de noviembre próximo.

Según se me explicó, pronto serán completadas las 80 figuras que le conforman; y me gustaría pensar que también se colocará una ficha inicial de la exposición, en la que se dé al espectador un contexto más general sobre la problemática de la extinción de estas especies. Llamó mi atención no ver a lado de los osos panda referencias a China o, junto a la vaquita marina, al Mar de Cortés.

Estas vacaciones de verano son un buen pretexto para activarnos físicamente, salir de casa y recuperar los espacios públicos y la ciudad; pero también, para aprender más sobre la diversidad de la vida y las amenazas que enfrenta en nuestro país y más allá de sus fronteras.▄

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53