Escuchar audio

Derrumbe en la colonia Nápoles, resultado de la actuación poco transparente de las autoridades

 

Diana Ponce, titular de la PAOT, dice que lleva un año y medio buscando las autorizaciones de la obra y que no los encuentra

Medio centenar de vecinos fueron desalojados de sus propiedades, ante la amenaza de que el hundimiento crezca

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 18 de mayo de 2009.

 

La noche del miércoles de la semana pasada, después de una fuerte lluvia en las inmediaciones de la colonia Nápoles de la Ciudad de México, el reblandecimiento de las paredes de cimentación de una obra causó un deslave y un hundimiento de 25 metros de profundidad por 10 de ancho. Afortunadamente, no hubo víctimas humanas, pero en cambio sí tuvieron que ser desalojados de sus casas y negocios medio centenar de vecinos, en prevención de que el hundimiento aumente su dimensión.

Hoy se sabe que las autoridades capitalinas de protección civil y la empresa que construye un desarrollo comercial y habitacional en este terreno de casi tres hectáreas –ubicado a espaldas del World Trade Center de la Ciudad de México-, actúan ya para proteger la seguridad de los vecinos y para reforzar el muro de contención de la obra. Muy seguramente, en pocas semanas o quizás días el asunto dejará de ser noticia.

Sin embargo, para los vecinos de la colonia Nápoles (entre los que me cuento), este derrumbe ha sido la consecuencia de más de cuatro años de actuaciones poco transparentes por parte de las autoridades delegacional, de desarrollo urbano y vivienda, así como de la autoridad ambiental.

Ya desde mayo de 2005 varios residentes de la colonia Nápoles, en la delegación Benito Juárez, manifestaron su rechazo a la construcción del desarrollo inmobiliario denominado “Residencial World Trade Center”, aledaño a la avenida Del Parque, donde la tarde del miércoles se produjo el hundimiento. En un principio, el proyecto contemplaba la construcción de 862 viviendas y un centro comercial, lo que –a decir de los vecinos- impactaría severamente la densidad poblacional y los servicios públicos de la colonia Nápoles. Así mismo, los inconformes preveían una descomposición de la convivencia vecinal con la llegada de tres mil nuevos habitantes a la zona.

La sugerencia fue entonces disminuir a 260 el número de viviendas nuevas; finalmente, las autoridades dieron permiso a la empresa inmobiliaria para construir 600 viviendas.

Para el mes de marzo de 2006, más de 40 denuncias en contra de esta obra habían sido interpuestas por vecinos de la colonia Nápoles ante la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT); acusaban violaciones al programa parcial de desarrollo urbano y la ausencia de estudios de impacto urbano, entre otras presuntas irregularidades. Esta autoridad ambiental abrió una investigación identificada como “Dakota 95”, que cubrió también a las obras realizadas en el polígono comprendido por las calles de Chicago, Arizona y Del Parque.

A pesar de que la PAOT reunió información suficiente que dejaba ver incluso irregularidades jurídicas y normativas en la realización de esta obra, en el año 2007 su nueva titular, la señora Diana Ponce, aparentemente dio por concluida la investigación con la realización de una visita conjunta con la autoridad delegacional a las instalaciones del World Trade Center. La inspección se limitó a contar el número de cajones de estacionamiento y corroborar si éstos correspondían al número de metros cuadrados de construcción.

El día de hoy la prensa nacional publicó declaraciones de la procuradora ambiental capitalina, en las que asegura que después de un año y medio de estar buscando “no encuentra la documentación que avale la legalidad de la construcción” de este desarrollo inmobiliario en la colonia Nápoles. Por ello, dijo, contempla la posibilidad de emitir una recomendación a la SEDUVI y a la delegación Benito Juárez.

No olvidemos que, como habitantes de esta ciudad y como ciudadanos, tenemos también la obligación de exigir a las autoridades que nos protejan de los riesgos ambientales (como el hundimiento en la Nápoles) y que si no pueden, mejor se vayan.

 

World Trade Center Ciudad de México / foto: Paco Calderón

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53