Escuchar audio

Formar una generación verde, consigna del Día de la Tierra 2009

 

En México, es necesario garantizar el acceso de todos a la justicia ambiental a través de la participación ciudadana en la confección de las leyes y en la toma de decisiones de las autoridades ambientales, muchas de ellas que hoy viven en la simulación

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 21 de abril de 2009.

 

El próximo miércoles 22 de abril se festeja el Día de la Tierra, una fecha que, gracias al compromiso e intenso trabajo de organizaciones de la sociedad civil en todo el planeta, ha venido adquiriendo mayor presencia en una considerable cantidad de países en todo el mundo.

Instituida por el senador norteamericano Gaylord Nelson –en el año de 1970-, esta conmemoración buscaba llamar la atención de todos sobre la importancia de llevar a cabo acciones a favor de la protección de los recursos naturales, para combatir la contaminación ambiental y para conservar la biodiversidad en todo el planeta. Gracias a esta iniciativa (que fue apoyada en su momento por más de dos mil universidades, diez mil escuelas primarias y secundarias, así como por centenares de comunidades), en el mes de diciembre de ese mismo año, durante la presidencia de Nixon, nació la Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency), EPA, por sus siglas en inglés, con la misión de proteger al medio ambiente y la salud pública.

La Organización de las Naciones Unidas celebra el Día de la Tierra el día del equinoccio de verano en el hemisferio Norte –durante el mes de marzo-, pero la fecha del 22 de abril se ha convertido en muchos países en una fecha que pertenece a la sociedad civil y que no está regulada por gobiernos u organismos oficiales. Desde luego, el Día de la Tierra tampoco se relaciona con consignas o reivindicaciones políticas, nacionales, religiosas, ideológicas ni raciales. Nació como –y  es- una conmemoración enteramente de la gente.

La forma de festejar esta fecha es muy variada: desde actividades de educación ambiental y jornadas ciudadanas bien específicas para sensibilizar a la gente sobre el avanzado deterioro y la urgencia de proteger los recursos naturales, hasta esfuerzos de comunicación y campañas mediáticas dirigidas al grueso de la población para fomentar el consumo responsable.

Afortunadamente, cada día hay una mayor convocatoria para festejar el Día de la Tierra y no sólo por parte de organizaciones civiles, sino también de autoridades públicas y organizaciones privadas, que despliegan en esta fecha esfuerzos de concientización sobre los principales problemas ambientales del planeta.

El Día de la Tierra 2009 se ha planteado como el inicio de la Generación Verde. Es decir, la conformación de una generación de seres humanos que trabaje por una economía sustentable y que frene el deterioro ambiental, fundamentalmente con la creación de empleos verdes que saquen de la pobreza a millones de personas en todo el mundo. Tomando como base las negociaciones para un nuevo acuerdo global para combatir el calentamiento global, el Día de la Tierra 2009 deberá ser un día de acción y de participación cívica para defender los principios de una generación comprometida con el consumo responsable y sustentable, con la educación ambiental y con un futuro libre de dióxido de carbono que termine con nuestra dependencia de los combustibles fósiles.

Independientemente de que participemos o no en alguno de los eventos que se realizarán con motivo del Día de la Tierra (o que ya se han realizado en varias sedes en México por el “Día Mundial de Nuestra Madre Tierra”), creo que es importante sumarse a la iniciativa lanzada por la Red Mundial del Día de la Tierra, en el sentido de conformar una nueva generación que trabaje a favor de la conservación y la protección de los recursos naturales, así como del desarrollo sustentable.

En México, una tarea indispensable para la consolidación de esta nueva generación, será la de garantizar el acceso de toda la población a la justicia ambiental; para lo cual es necesario fortalecer la participación ciudadana en la confección de las leyes y, sobre todo, en la toma de decisiones de las autoridades ambientales (algunas de ellas sumidas en la simulación).

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53