Escuchar audio

Inicia el V Foro Mundial del Agua en Estambul, Turquía

 

Tres años después de la realización del IV Foro Mundial del Agua en México, el país ha duplicado los recursos presupuestales en materia hídrica

Sin una percepción social de la magnitud del problema, difícilmente se transformarán los actuales patrones de consumo que favorecen el dispendio y el desperdicio

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 16 de marzo de 2009.

 

A partir de hoy y hasta el próximo domingo 22 de marzo, se lleva a cabo –en la ciudad de Estambul, en Turquía- el Quinto Foro Mundial del Agua. Bajo el lema “Conciliar las divisiones por el agua”, alrededor de 23 mil personas de 192 países del planeta, buscarán dar respuesta a la escasez de este recurso por el crecimiento de la población, el derroche, el consumo inadecuado y el aumento en la demanda de energía.

La reunión –que convoca a representantes de gobiernos,  organizaciones de la sociedad civil, científicos, empresarios y activistas de todo el mundo- busca incrementar la importancia del agua en la agenda política, así como respaldar los debates que lleven a solucionar problemas relacionados con el agua en el siglo XXI. En Estambul se formularán propuestas concretas que se darán a conocer a nivel mundial, lo que finalmente, debiera obtener el compromiso político de todas las naciones.

Hace tres años, en la Ciudad de México, se llevó a cabo el IV Foro Mundial del Agua, y algunas de las conclusiones alcanzadas aquí fueron contundentes y perfilaban la gravedad del que hoy es –en mi opinión- el problema ambiental más urgente que enfrenta la humanidad. Se reconoció que la falta de acceso al agua y al saneamiento es causa de pobreza y enfermedad, y que no reconocerle como un derecho humano obstaculiza las oportunidades económicas y la estabilidad política; también, se advirtió que la afectación de los ecosistemas y el cambio climático están agudizando los problemas en torno al agua en prácticamente todo el mundo. Tres años después, México ha duplicado los recursos presupuestales en materia hídrica.

Y es que en el tema del agua las cifras son más que elocuentes: de cada diez habitantes del planeta Tierra (6, 500 millones), dos (1, 600 millones) no tienen hoy acceso ni al agua de calidad ni a los servicios de abastecimiento adecuados. Peor aún: para el año 2017, dice la ONU, cerca de 70% de la población global tendrá problemas para acceder a agua dulce. Y para 2025, aproximadamente 40% de la población vivirá en regiones donde escaseará el líquido.

Y todo esto, a pesar de los Objetivos del Milenio de la ONU, que establecían que para el año 2015 debía reducirse, cuando menos a la mitad, la cantidad de población con insuficiente e inadecuado acceso al agua. Por el contrario, las peores tendencias se están agudizando.

Si bien casi dos terceras partes de nuestro planeta están conformadas por agua, sólo un 2.5 por ciento es agua dulce y únicamente el 0.3 por ciento es accesible al consumo humano y animal. Hablando del dispendio, las actividades agrícolas consumen, en promedio, más del 70 por ciento del agua de la que disponemos, fundamentalmente por inadecuados y poco tecnificados métodos de riego; le siguen en importancia el suministro de agua a centros urbanos, los usos industriales y la generación de energía.

Muy seguramente las conclusiones que se alcancen en el V Foro Mundial del Agua –que inició hoy en Estambul-, serán tema noticioso, materia de reflexión pública y, en el mejor de los casos, motivo para diseñar políticas, estrategias y campañas de sensibilización. Ojalá así sea. Creo que sólo hasta que exista una percepción social de la verdadera magnitud del problema del acceso y la disponibilidad del agua, estaremos en posibilidades de comenzar a transformar hábitos de consumo.

Y aunque a veces no lo parezca, cada uno de nosotros puede contribuir enormemente a la solución del problema: detectemos, reportemos y reparemos fugas en las tuberías de nuestra casa,  sitio de trabajo o en la calle; usemos inteligentemente y con moderación el agua en el baño, en la limpieza personal, en el aseo de la casa, de la ropa o en el riego de plantas y jardines; conservemos saludables nuestros bosques y selvas, pues éstos son verdaderas fábricas de agua; y –como siempre lo subrayo- mantengámonos informados y adoptemos prácticas amables para el aprovechamiento de nuestros recursos naturales y del medio ambiente.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53