Necesario incorporar el tema ambiental en la contienda electoral y las campañas partidistas

En 2009, el financiamiento a los partidos políticos es 24 veces superior a lo que se destina a la conservación de las áreas naturales protegidas

Es necesario vincular el deterioro de la calidad de vida en México, con la pérdida de los recursos naturales y de la diversidad biológica

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 2 de febrero de 2009.

Si usted –estimado radioescucha- no es aficionado a ver los partidos de fútbol a través de la televisión durante el fin de semana, seguramente no se habrá enterado de que la contienda electoral del año 2009 ya dio inició en México. Con una bolsa de más de 3 mil 633 millones de pesos para gastar durante este año, los partidos políticos se volcarán sobre quienes tenemos una credencial de elector para persuadirnos de que, una vez que sus candidatos estén colocados en las cámaras locales y en el Congreso de la Unión, veremos cristalizadas sus propuestas para mejorar nuestra calidad de vida.

Y si bien 3 mil 633 millones de pesos es una cantidad significativa de recursos públicos destinados a cuidar nuestro voto, hay que decir que el fortalecimiento de nuestra democracia pasa por garantizar –sin escatimar recursos- la equidad en la contienda que protagonizan las fuerzas políticas representadas en los partidos.

Pero también es necesario subrayar que, por tratarse de recursos públicos, esperaríamos que su ejercicio fuera responsable y transparente; y, sobre todo, que las campañas políticas sean verdaderas jornadas de información y sensibilización de la población sobre los problemas reales que vive el país (como, por ejemplo, el deterioro del medio ambiente y de los recursos naturales) y, desde luego, un tiempo para la formulación de propuestas de solución viables y concertadas.

Los partidos políticos ejercerán este año una cantidad cercana al ochenta por ciento del presupuesto 2009 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, o -si se prefiere la comparación-  más del diez por ciento del de la Comisión Nacional del Agua (que es la autoridad encargada de administrar y preservar las aguas nacionales). Los partidos políticos gastarán más del triple de los recursos que se asignaron para este año a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y veinticuatro veces más del dinero que se destina a la conservación de las áreas naturales protegidas del país.

 

PRESUPUESTO 2009 SECTOR MEDIO AMBIENTE Y RECURSOS NATURALES
DEPENDENCIA (En millones de pesos) Porcentaje
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales 4, 647 10 %
Comisión Nacional del Agua 32, 559 72 %
Instituto Nacional de Ecología 226 1 %
Procuraduría Federal de Protección al Ambiente 1, 044 2 %
Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas 878 2 %
Comisión Nacional Forestal 5, 486 12 %
Instituto Mexicano de Tecnología del Agua 217 1 %
T O T A L 45, 057 100 %

Fuente: Semarnat, 2009.

 

En compensación a este orden de prioridades, como ciudadano y como contribuyente, este año me gustaría ver un mayor compromiso de todos los partidos políticos hacia temas como el cambio climático, la prevención de la contaminación, la preservación de los recursos naturales o el impulso de fuentes alternativas de energía. En lugar de las campañas mediáticas en las que reina la descalificación, la polarización y hasta la supresión del adversario, quisiera ahora ver reconocida –con toda crudeza- la realidad del deterioro de nuestra calidad de vida por la pérdida de los bosques y las selvas, por la contaminación del aire, de los ríos y los mares; pero, sobre todo, esperaría propuestas de solución sustentadas en el conocimiento, el consenso y el interés común.

Apenas hace un par de semanas, en los EEUU, vimos el triunfo de una campaña electoral que se basó no sólo en el reconocimiento de los problemas que enfrenta aquel país (entre ellos, el cambio climático, el uso de la energía y el deterioro ambiental); sino, sobre todo, el nuevo presidente de nuestro vecino del norte construyó el consenso alrededor de propuestas de solución ampliamente difundidas y debatidas por la sociedad estadounidense.

Quienes contamos en México con una credencial  de elector, podemos hacer mucho en favor del medio ambiente, de la preservación de la naturaleza y la conservación de la diversidad biológica en el país. Primero, cumpliendo con nuestra obligación de informarnos y conocer ampliamente las propuestas que hagan –o no- sobre el tema los partidos políticos y los aspirantes a puestos de elección popular; y, después, ejerciendo nuestro derecho a votar y a elegir la mejor opción.

Creo que en la medida en que estemos mejor informados, mayor será nuestra cultura democrática y, por ende, serán más los recursos públicos que podrán destinarse –por ejemplo- a la educación ambiental, a combatir la deforestación o la contaminación del agua, entre otros problemas ambientales que hoy están deteriorando nuestra calidad de vida.

 

Propaganda electoral en ahuejotes de Xochimilco

 

   

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53