Amonestaciones y multas por no separar residuos sólidos en el DF

Hacer que el problema de la basura opere en favor de la sociedad y el medio ambiente, y no lo contrario, objetivo fundamental

 

Antena Radio / Edición vespertina / Sección Medio Ambiente, ¿Qué puedo hacer yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 12 de enero de 2009.

Para quienes estamos medianamente informados, es de nuestro conocimiento que –a partir del mes de enero de 2009- en el Distrito Federal es obligatorio ya hacer la separación de la basura en residuos sólidos orgánicos y residuos sólidos inorgánicos (entre otras obligaciones establecidas en el Reglamento de la Ley de Residuos Sólidos del DF). De no hacerlo así, de continuar entregando la basura revuelta, los responsables del servicio de limpia de la ciudad capital podrán negarse a recibir nuestros desperdicios o, incluso, las autoridades nos aplicarán amonestaciones y más adelante multas por no cumplir con esta disposición legal.

En mi percepción, una gran mayoría de quienes habitan en esta ciudad (incluidos algunos trabajadores del servicio de limpia) desconocen aún los procedimientos establecidos por la normatividad vigente en materia de residuos sólidos; y, peor aún, no parece existir un compromiso serio por parte de todos los sectores de la sociedad capitalina para enfrentar este severo problema ambiental y de salud pública.

Desde abril del 2003, se ha venido posponiendo la aplicación de la ley, una y otra vez, ya sea por la carencia de infraestructura o por la falta de inversiones, tanto públicas como privadas, para el manejo integral de los residuos. Hoy el problema es mayúsculo, si consideramos que ya no hay dónde poner las alrededor de 13 mil toneladas diarias de basura que generamos en la capital.

Sin desconocer los valiosos esfuerzos de muchas organizaciones, en el Distrito Federal seguimos sin ver una campaña de difusión seria, masiva y permanente, en la que se explique a la población sobre los impactos que causan nuestros hábitos de consumo (y la basura) en el medio ambiente y en la salud. Para amplios segmentos de la población capitalina, hoy no son claros ni la forma ni los beneficios de separar la basura, o cuáles son las autoridades responsables de  recibir denuncias, vigilar y aplicar sanciones en contra de aquellos que incumplan.

Quiero pensar que –en el 2009- se impondrá la sensatez y haremos del problema de la basura en esta ciudad, una gran oportunidad de éxito en favor de la comunidad y del medio ambiente. En México hay experiencias positivas en el tema del manejo de residuos sólidos. Recordemos el ejemplo de la primera planta de generación de electricidad a partir del biogás que es producido por la basura, en el relleno sanitario municipal de Salinas Victoria, Nuevo León (Proyecto Monterrey). Esta planta recibe apoyo financiero del Banco Mundial y tiene la capacidad de generación de 8 MW, con proyección de crecer a niveles de 25 MW en el futuro.

Además de evitar la emisión a la atmósfera del gas metano que produce la basura, la planta está reduciendo también emisiones de otro gas de efecto invernadero –el dióxido de carbono- al sustituir la quema de cuantiosos barriles de petróleo. Para allá vamos; y tengo optimismo de que, superando obstáculos técnicos, políticos o económicos, en el país podremos transformar el problema de la basura en una oportunidad que funcione a nuestro favor.

Mientras tanto, en lo individual, en lo familiar y al interior de nuestras comunidades, debemos ir trabajando ya en conformar y arraigar mejores hábitos en el manejo de la basura.

·        Separemos la basura en residuos orgánicos e inorgánicos. Aún cuando aparentemente los camiones de limpia le vuelvan a revolver, separar la basura permite un mejor reaprovechamiento tanto de los residuos orgánicos como de los inorgánicos.

·        Tratemos de reducir la cantidad de cosas que acaban en la basura, reaprovechándoles en usos diferentes (por ejemplo, el reuso de los envases, del papel o con la elaboración de composta).

·         No tiremos basura en la vía pública y evitemos el consumo de productos chatarra, los que tienen muchas envolturas o que realmente sean innecesarios.

·        Pero sobre todo, seamos responsables con el medio ambiente, informándonos sobre las muchas formas de consumir responsablemente.

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53