Insuficiente, el monitoreo de Semarnat sobre la calidad de agua en playas nacionales

Además de la concentración de estreptococos, es necesario analizar presencia de metales pesados, compuestos orgánicos persistentes (COP), pesticidas, agroquímicos, hidrocarburos y otros microorganismos

Sólo el 19% de aguas residuales es tratado en el país y menos de la mitad de los municipios costeros cuenta con plantas tratadoras

Noticiero Antena Radio / Sección Medio Ambiente, ¿Qué Puedo Hacer Yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 15 de diciembre de 2008

 

Seguramente, muchos de nuestros amigos que escuchan Antena Radio, deben estarlo haciendo ahora desde alguna de las hermosas playas de la República Mexicana. Y es que el turismo nacional en las vacaciones decembrinas prefiere –en su mayoría- el clima cálido de sitios como Acapulco, Ixtapa-Zihuatanejo, Veracruz, Puerto Vallarta, Cancún, Huatulco o Los Cabos, entre muchos otros destinos de playa.

También durante la época vacacional, es ya una costumbre que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) haga pública la información sobre los niveles de contaminación del agua en las llamadas “playas prioritarias” de México. Esto, en teoría, sirve para que los turistas tomen sus precauciones y eviten bañarse en lugares donde, muy seguramente, además del bronceado, pueden adquirir una grave infección bacteriana en la piel, en las vías urinarias, en el tracto digestivo e incluso una meningitis.

En este sentido, hace unos días escuchamos el anuncio oficial de que, en su mayoría, las 21 principales playas de México cuentan con agua de calidad “aceptable”, con excepción de una: la Playa Acuario, en la ciudad de Veracruz.  Pero, en descargo del bello puerto jarocho, debo decir que el agua de siete de las nueve playas monitoreadas por la SEMARNAT en la localidad, presentaron niveles de calidad “sustentable” (es decir, excelente) y una más fue de nivel “aceptable”.

En contraste, en el Puerto de Acapulco el monitoreo de la SEMARNAT (publicado en su portal de Internet) fue realizado en dos playas ubicadas afuera de la Bahía (en Caleta y Caletilla), y hoy se lee en la prensa nacional (La Jornada) que algunos de los colectores de aguas negras de la ciudad han colapsado y otros están a punto de hacerlo, contaminando las playas y amenazando gravemente a los bañistas. Es el caso de los colectores 5 de Mayo, en el Centro de Acapulco (que descarga 300 litros de aguas negras por segundo), así como los ubicados enfrente de las playas Condesa e Icacos. A pesar de que el Ejecutivo Federal ha destinado ya recursos para solucionar este problema, no es claro el por qué aún no se han ejercido.

Pero, bueno, en general, los destinos turísticos en los estados de Guerrero, Jalisco, Veracruz y Chiapas, son –según la SEMARNAT- altamente confiables en cuanto a la calidad del agua en sus playas.

Es oportuno señalar que el análisis que realiza la autoridad ambiental federal sobre la calidad del agua en más de una veintena de playas en diferentes estados de la república, se especializa exclusivamente en la determinación de los niveles de concentración de enterococos; es decir, el grado de contaminación del agua se determina por la presencia de estas bacterias, generada fundamentalmente por la descarga de aguas negras al mar.

Sin embargo, hay que reconocer que existe otro tipo de contaminantes del agua que –en mi opinión- deberían ser también monitoreados dada su potencial toxicidad y peligrosidad; entre ellos: metales pesados, compuestos orgánicos persistentes (COP), pesticidas, agroquímicos e hidrocarburos, además de microorganismos que producen enfermedades como diarrea, cólera, salmonelosis y hepatitis.

Desafortunadamente, en México solamente son tratadas el 19% del total de las aguas residuales, en su mayoría generadas por la agricultura (77%), en nuestros hogares (13%) o por la industria (10%). Peor aún, de los 154 municipios costeros del país, menos de la mitad (73 municipios, el 47%) cuenta con plantas tratadoras de aguas residuales y, en el 14% de los casos, éstas no están funcionando.

Sin ánimo de echarle a perder sus vacaciones a nuestros apreciables radioescuchas, quiero recomendarles que –de tener la posibilidad- acudan preferentemente a playas alejadas de los centros urbanos y de zonas agrícolas importantes. De no poderlo hacer así, hay que tener precaución –sobre todo con los niños- de no bañarse en playas ostensiblemente contaminadas y, desde luego, evitar dejar basura y otro tipo de desechos en estos lugares. ▄

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53