Contundentes, conclusiones del Congreso Mundial de la Naturaleza de Barcelona

Sin embargo, cabe el optimismo ante la afluencia de tantas propuestas de solución en temas álgidos

Noticiero Antena Radio / Sección Medio Ambiente, ¿Qué Puedo Hacer Yo?, con el Lic. Francisco Calderón Córdova / 107.9 de FM y 1220 de AM, 20 de octubre de 2008

 

Como lo adelantamos hace ocho días en este mismo espacio, las conclusiones alcanzadas por científicos y especialistas después del Congreso Mundial de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) –realizado en la ciudad de Barcelona y cubierto por el Sistema Nacional de Noticiarios-, han sido contundentes y reflejan una situación que demanda nuestra atención respecto de las actuales condiciones ambientales en el planeta. Si bien el diagnóstico es preocupante, también es posible ser optimista ante la creatividad y el compromiso de miles de personas alrededor del mundo que plantean soluciones y alternativas viables para lograr un desarrollo sustentable.

En términos económicos (tan comentados en estas últimas semanas), los costos por la pérdida de la biodiversidad –o del llamado “capital natural”- no sólo están siendo más cuantiosos en incontables regiones del planeta y hasta cuadruplican cada año a los costos de la actual crisis financiera, sino que, en muchos casos, lamentablemente tenemos que hablar ya de pérdidas irreparables. El mensaje que envía el Congreso Mundial de la Naturaleza es que: trabajar en favor de la conservación y de la protección de la biodiversidad en cualquier parte del mundo, apuntalará siempre el bienestar de las sociedades y de su economía. Pero, por otra parte, se advierte la necesidad de atacar decididamente a las causas estructurales de la pérdida de la biodiversidad (como la pobreza extrema y la desigualdad social), al mismo tiempo que se está luchando por reducir sus impactos.

 El tema del uso de los biocombustibles ocupó gran parte de las discusiones y la atención de los asistentes al Congreso de la UICN. Ahí, se hizo un llamado a los gobiernos para que regulen y administren este tipo de energéticos a fin de limitar sus potenciales impactos sobre las personas y la naturaleza. Se urgió a desarrollar líneas de acción y estándares generales para la elaboración de proyectos que involucren a los biocombustibles, así como –en general- buscar integrar de mejor forma los asuntos relativos a la biodiversidad en las políticas y prácticas sobre cambio climático, energía, desarrollo, seguridad, derechos humanos, mercados y comercio.

 Quizás uno de los temas más preocupantes que fueron discutidos por los especialistas es el de la sobreexplotación de los recursos marinos y las pesquerías, sobre todo aquellas que transcurren en aguas internacionales y que, por encontrarse fuera de la jurisdicción de las naciones, son aprovechadas por todos pero no son administradas por nadie. Algunas resoluciones para el manejo apropiado del atún y del tiburón fueron alcanzadas en el Congreso de Barcelona, pero el tema requerirá –sin duda- de acuerdos y compromisos asumidos en el marco de las Naciones Unidas.

En materia de cambio climático, la UICN ha demandado al mundo metas más específicas y prontas en materia de reducción de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Se llamó a las naciones industrializadas a reducir la producción de este gas –para el año 2050- entre un 50 y un 85 por ciento, no permitiendo así la elevación de las temperaturas globales más allá de los 2º C, además de realizar acciones encaminadas a frenar la deforestación, restaurar, proteger y conservar la biodiversidad, los servicios ambientales y los ecosistemas en todo el mundo.

 La actual crisis financiera ha puesto en duda la voluntad y el compromiso de algunos países (especialmente los de Europa del Este, Estados Unidos y Japón) para alcanzar los objetivos asumidos para el año 2020, de reducir en un 20 por ciento las emisiones de CO² y elevar también en un 20 por ciento la generación de energía renovable a partir de fuentes limpias. Yo creo que los pueblos y los gobiernos que opten hoy por invertir en alternativas energéticas y de desarrollo que ayuden a conservar sus recursos naturales y la integridad de sus ecosistemas, están llamados a ser naciones que podrán generar mayor bienestar y equidad para sus ciudadanos. 

   

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53