En tres días, cierre inminente del Bordo Poniente y el Distrito Federal no tiene dónde confinar la basura

En el tema de residuos sólidos, el Gobierno del Distrito Federal ha postergado decisiones importantes, como sucedió con la aplicación de la Ley en 2006 y 2007

Noticiero Antena Radio / 107.9 de FM y 1220 de AM, 28 de julio de 2008

 

Esta tarde, Francisco Calderón Córdova dijo que en tres días más concluirá la vida útil –y ya prolongada- de la IV Etapa del Bordo Poniente, sitio de disposición final de más de  12 mil toneladas de basura que se generan diariamente en el Distrito Federal y en 11 municipios conurbados del Estado de México. Informó que las primeras tres etapas de este relleno sanitario funcionaron desde el año de 1985 y hasta 1993, ocupando una superficie de 249 hectáreas del antiguo Lago de Texcoco; la cuarta etapa, iniciada a principios de 1994 y al día de hoy aún operando, cuenta con una superficie de 472 hectáreas de terreno federal cubiertas ya con una capa de 12 metros de basura (de los 8 metros autorizados en sus inicios).

El titular de la sección de medio ambiente del noticiero Antena Radio dijo que se trata de un relleno sanitario donde –indudablemente- se da un manejo adecuado a la basura, utilizando tecnologías que minimizan los impactos ambientales que ésta puede generar. Explicó que en la base del relleno sanitario se coloca una geomembrana de polietileno de alta densidad que impermeabiliza el suelo y evita la filtración a los mantos freáticos de los lixiviados (esos jugos contaminantes que produce la basura acumulada) y, por tanto, reduce el riesgo de contaminar los acuíferos subterráneos. Calderón Córdova aseguró que el Bordo Poniente es un ejemplo exitoso de cómo deben ser manejados, adecuadamente para el medio ambiente, los sitios de disposición final de residuos sólidos; pero -dijo con preocupación- hoy su vida útil ha concluido. De hecho, concluyó en el año 2005 y, después de estudios y peritajes técnicos, se prolongó su funcionamiento hasta el mes de julio de 2008.

El especialista lamentó que, al día de hoy, los habitantes del Valle de México no conozcamos ya cuál será el nuevo destino final de nuestros desperdicios y , peor aún, que sepamos de la falta de coordinación entre las autoridades y entidades involucradas, de solicitudes de prorrogas que ponen en riesgo las capacidades físicas del relleno sanitario Bordo Poniente o de complicaciones políticas para tomar decisiones y determinar ya la ubicación del nuevo relleno sanitario. Francisco Calderón dijo que ojala no lleguemos a los excesos vividos en la ciudad de Nápoles, en Italia, donde la falta de sitios de disposición final de la basura se tradujo en incontables tiraderos en las calles de la ciudad y en la peligrosa incineración de desperdicios –muchos de ellos de alta toxicidad- que realizó la población de aquella ciudad.

Esperemos que ante la emergencia que se avecina, las autoridades responsables –en los tres órdenes de gobierno- estén a la altura de las expectativas de la población, apuntó Calderón Córdova. Desafortunadamente, en la capital del país y en el tema de los residuos sólidos, ya hemos tenido experiencias que parecen acusar un preocupante desinterés y que lleva siempre a postergar las decisiones que, invariablemente, nos lleva a enfrentarnos con la emergencia. Recordemos que, por ejemplo, en el Distrito Federal, la separación de los residuos sólidos –por ley- debió ser obligatoria para comienzos del año 2006, medida que inexplicablemente se pospuso diez meses y –aún a la fecha- no ha sido acompañada con una verdadera campaña de educación o de sanciones estrictas para quienes incumplen.

Hay propuestas interesantes por parte de las autoridades ambientales para el futuro manejo de los residuos sólidos en el Distrito Federal (algunas de ellas ya implementadas en ciudades como Monterrey), como la generación de energía eléctrica o el reciclaje de materiales de construcción. Sabemos del enorme potencial económico de la basura y de las actividades involucradas en el manejo integral de los residuos sólidos en general. Pero lo que quisiéramos escuchar hoy, a tres días del final de la vida útil del relleno sanitario del Bordo Poniente, es la existencia de un plan de trabajo consistente, concertado y viable ambientalmente, concluyó Francisco Calderón.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53