Calidad del aire en el Distrito Federal, aún fuera de lo establecido en la norma

El programa Hoy No Circula sabatino, respuesta necesaria por el incremento de la contaminación los fines de semana

Noticiero Antena Radio / 107.9 de FM y 1220 de AM, 30 de junio de 2008

 

La mala calida del aire en muchas de las principales ciudades de la república mexicana (como Guadalajara, Monterrey, Ciudad Juárez, Tijuana, Puebla, Toluca y –desde luego- el Distrito Federal) ha sido uno de los principales problemas ambientales con el que nos hemos venido enfrentando durante los últimos treinta o cuarenta años. Hace 10 años todavía, en las mayores concentraciones urbanas del país diariamente se rebasaba en mucho la norma de calidad del aire en contaminantes como: el plomo, bióxido de nitrógeno, bióxido de azufre, monóxido de carbono, el ozono y las partículas suspendidas. Esto venía impactando de forma negativa a la salud de muchos mexicanos. Así lo aseguró Francisco Calderón Córdova, en la sección Medio Ambiente; qué puedo hacer yo, del noticiero Antena Radio, del Instituto Mexicano de la Radio (IMER).

El ambientalista aseguró que, afortunadamente y a diferencia de otros temas relacionados con la protección del medio ambiente, las políticas públicas en materia de mejoramiento de la calidad del aire han obligado a quienes vivimos en el Distrito Federal a realizar importantes acciones a lo largo de ya 20 años. Gobierno y sociedad, actuando juntos durante todo este tiempo, nos hemos dado a la tarea de abatir los altos índices en la concentración de contaminantes atmosféricos. Los resultados de esta acción conjunta y colectiva han sido muy positivos, aunque –debemos reconocerlo- todavía no son los óptimos.

¿Cuáles fueron estas medidas?, preguntó Calderón Córdova: desde el año de 1987, se instala la Red Automática de Monitoreo Atmosférico (RAMA), cuya función es determinar cuál es el Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (es decir, saber en qué cantidad se concentran los principales contaminantes en el aire de la ciudad y, así, estar en posibilidad de definir cuándo se declara una situación de contingencia ambiental y desplegar, en consecuencia, acciones para revertirla); también, se introdujeron normas vehiculares más estrictas (como la verificación vehicular obligatoria, desde 1993); así mismo, se ha venido haciendo una mejora sustancial en la composición de las gasolinas; se fortaleció la participación de la población para dejar de utilizar el auto un día a la semana (el programa Hoy no Circula que, por cierto, nació como una propuesta de organizaciones ciudadanas); y también, la industria se adhirió a planes de contingencia y reducción de emisiones.

Siendo objetivos, subrayó Francisco Calderón, las políticas públicas en materia de protección de la calidad del aire han tenido relativa continuidad a lo largo de ya 20 años, sin importar la extracción partidista de los gobiernos en turno, y han reportado avances positivos, fácilmente comprobables, en beneficio del medio ambiente y de la salud de la población asentada en las principales ciudades del país. Dijo que, recientemente, las autoridades del Distrito Federal y del Estado de México acordaron endurecer la norma con base a la que se declaran las pre-contingencias y las contingencias ambientales, reduciendo la cifra de concentración de ozono y de partículas suspendidas en alrededor de 50 puntos; esto, con miras a alcanzar mejores niveles en la calidad del aire del territorio que compartimos, ajustándose cada día más a lo recomendado por la norma internacional.

En este mismo tenor -comentó- el próximo 5 de julio entrará en vigor en el Distrito Federal y los municipios conurbados del Estado de México, el programa Hoy No Circula los días sábados. Esto, como una medida necesaria para abatir los altos índices de contaminación del aire que se han venido presentando e incrementando justamente durante esos días del fin de semana. Si bien la medida ha causado polémica y hasta rechazo por una parte de la población -reconoció el comentarista-, creo que es imprescindible que todos entendamos y nos ajustemos al programa vehicular sabatino, pues finalmente se traducirá en mejoras para nuestro medio ambiente y, consecuentemente, para nuestra salud.

Pero también, finalmente, es necesario que exijamos a nuestras autoridades el despliegue de otras acciones que, de manera integral, procuren un aire limpio para nuestras ciudades: la protección de nuestros bosques, de las áreas arboladas y las zonas verdes urbanas que ayudan a limpiar el aire; la inversión de recursos públicos en transporte no contaminante (metro, trolebús, metrobús, etc.); así como campañas intensivas y permanentes de información para que sepamos cómo cuidar el medio ambiente de manera más efectiva. ▄

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53