Invitan a actividades eco-turísticas en el suelo de conservación del Distrito Federal

Noticiero Antena Radio / 107.9 de FM y 1220 de AM, 5 de junio de 2008

 

Este lunes, en su columna radiofónica "Medio Ambiente; qué puedo hacer yo", Francisco Calderón Córdova dijo que una estupenda opción para la recreación y el descanso para quienes permanecerán en el Distrito Federal en la temporada vacacional, es acercarse a los diferentes sitios y las actividades que nos ofrece el suelo de conservación (ubicado en su mayoría al sur y sur poniente del Distrito Federal, distribuido en nueve delegaciones políticas: Tlalpan, Milpa Alta, Xochimilco, Cuajimalpa, Tláhuac, Magdalena Contreras, Álvaro Obregón, Gustavo A. Madero e Iztapalapa).

Ahí -indico Calderón Córdova- podemos encontrar desde bosques y amplias zonas verdes (como las Sierras del Chichinautzin, la de las Cruces o la del Ajusco), hasta planicies lacustres (como en Tláhuac, Xochimilco y Chalco) en donde –además- hay la posibilidad de realizar diversas actividades ecoturísticas y recreativas, ideales para compartir con la familia o los amigos en días de descanso. Destaco que el suelo de conservación constituye una amplia zona –de alrededor de 88, 400 has., es decir, el 59% (más de la mitad) del total del territorio del Distrito Federal- en la que se han establecido fuertes restricciones normativas para el uso del suelo.

Así mismo, informó al auditorio de Antena Radio que existen 36 poblados tradicionales que ancestralmente se han ubicado en esta parte del territorio, donde sí es permitido el uso habitacional y urbano (el 11.5% del territorio), pero en general, en el suelo de conservación del Distrito Federal sólo está permitido realizar actividades forestales, agrícolas, siembra de pastizales y actividades recreativas ecoturísticas.

Superficie total del Distrito Federal:

149, 524 ha.
Suelo urbano: 61, 082 ha.
Suelo de conservación: 88, 442 ha.

Esto, debido a las características naturales que posee esta superficie y que se traducen en ecosistemas muy importantes para la subsistencia no sólo de la Ciudad de México, sino de toda la Zona Metropolitana del Valle de México y en general para la cuenca (donde se sabe habita o existe el 2% del total de la biodiversidad del planeta Tierra y el 11% del país).

El número total de especies conocidas en México es de 64, 878 aproximadamente. Junto con Brasil, Colombia e lndonesia, México se encuentra entre los primeros lugares de las listas de riqueza de especies. Al respecto, se han descrito 26 mil especies de plantas, 282 especies de anfibios, 707 de reptiles y 439 de mamíferos. Estas cifras, comparadas con otros países en el plano mundial, colocan a México como un país megadiverso, ya que presento al menos 10% de la diversidad terrestre del planeta (Mittermeier y Goettsch, 1992).

En el suelo de conservación se desarrollan procesos naturales a través de los cuales se proporcionan diversos bienes y servicios estratégicos ambientales para el DF y para la Zona Metropolitana del Valle de México, y que son imprescindibles para la sobrevivencia y el nivel de la calidad de vida de sus habitantes. Podemos mencionar, entre otros:

  • La regulación del clima (a través de la captura de dióxido de carbono)

  • La captación, infiltración y suministro del agua de lluvia (más del 57% del agua que se consume en la ciudad, proviene de esta enorme esponja que son los bosques del sur y sur poniente del DF.)

  • La disminución de la contaminación atmosférica (a través de la retención de partículas suspendidas en las copas de los árboles y de la masa vegetal)

  • La conservación de la diversidad biológica (plantas y animales originarios o emigrantes)

  • Regulación de los vientos y el ruido

  • Posibilidad de recreación y valor escénico en los ecosistemas forestales y lacustres.

Hablando de éstas últimas –las actividades ecoturísticas-, existen diversos parques en los que se puede convivir con la naturaleza y disfrutar de espacios abiertos, entre los que podemos citar: Parque Ecoturístico Ejido de San Nicolás Totolapan; Corredor ecoturístico “Los Dinamos”, en la comunidad de la Magdalena Atlitic; Parque Ecoturístico, en la Comunida de San Bernabé Ocotepec, situado en la prolongación de la avenida Ojo de Agua, en la delegación Magdalena Contreras; Ejido de San Nicolás Tetelco, en Tláhuac; Parque Ecológico Xochimilco y Parque Nacional del Desierto de los Leones, en la delegación Cuajimalpa; Parque Cumbres del Ajusco, en Tlalpan; y, diez áreas naturales protegidas (9.3% del territorio)

Qué puedo hacer yo

  1. No dejar basura en los bosques y diferentes espacios del suelo de conservación. Antes de retirarse del día de campo, recoge tu basura en una bolsa y llévala a un depósito especial o a tu casa.
  1. No dejes fogatas encendidas ni tampoco tires colillas de cigarro en los bosques, ya que el 99% de los incendios en México tienen como causa los descuidos humanos. Reporta los incendios forestales a las autoridades.
  1.  Respeta a los animales y a las plantas, ya que de éstos depende el frágil equilibrio de los bosques que nos dan agua y aire.
  1. Denuncia a quienes hagan mal uso, deforestan o invadan nuestros bosques, ya que así se facilita la actuación de las autoridades contra quienes deterioran este patrimonio.

Asentamientos irregulares

890 asentamientos irregulares (8,240 has.) en el suelo de conservación

60 mil familias asentadas (principalmente en Xochimilco, Tlalpan y Cuajimalpa)

Se han regularizado –a través de programas parciales de desarrollo- asentamientos irregulares en Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Tlalpan, Xochimilco, Magdalena Contreras, Milpa Alta, Cuajimalpa y Tlalpan)

Hay invasores de clases altas (como en Cuajimalpa), media y baja.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53