Incontables afectaciones a la salud humana por el calentamiento global del planeta

Enfermedades de la piel, como el cáncer, entre las más recurrentes en la actualidad

 

 

El Show de la Belleza / Telefórmula / Canal 702 de Cablevisión / 2008
Ciudad de México
Programa transmitido el sábado 24 de mayo de 2008.

 

Este sábado, en el programa "El Show de la Belleza", conducido por Fernando Correa y transmitido a todo México, la Unión Americana y Canadá, estuvo como invitado el especialista en temas ambientales Francisco Calderón Córdova, para hablar de los efectos de calentamiento global y el cambio climático sobre la salud  de las personas.

Al inicio de su intervención, Francisco Calderón explicó que el calentamiento global del planeta es un fenómeno que se ha venido incrementando debido a la actividad del ser humano, sobre todo por el uso desmedido de la energía generada por la quema de carbono y combustibles fósiles, como el petróleo, y que es utilizada en el transporte, en la industria, en la producción de electricidad o en los hogares. Explicó que el dióxido de carbono, el metano y el vapor de agua -entre otros gases existentes en la atmósfera- son los responsables de conservar el calor en la superficie del planeta de manera natural y sostener una temperatura promedio de 15º C, lo que hace posible la vida (de no existir estos gases, la temperatura en el planeta sería de -18º C). Sin embargo, esta excesiva producción de gases de "efecto invernadero" ha incrementado la retención de la radiación solar al interior de nuestra atmósfera, trayendo como consecuencia que el calor aumente y que los patrones normales del clima en todas las regiones del orbe cambien radicalmente.

 

 

Calderón Córdova dijo que, en el presente, en la mayoría de las ciudades y regiones del mundo estamos presenciando importantes modificaciones en el comportamiento del clima: huracanes más fuertes, mayores precipitaciones y cantidad de agua en las lluvias, desertificación de tierras tradicionalmente productivas y fértiles, modificaciones en los patrones de las plagas y las enfermedades que atacan a plantas y animales (incluido el ser humano), entre otros efectos de gravedad. Explicó que, desde que existen registros de la existencia de la vida sobre el planeta (650 000 años), nunca se habían rebasado las 300 partes por millón de dióxido de carbono en la composición de la atmósfera; en la actualidad, estamos ya por arriba de las 380 partes por millón de dióxido de carbono y, por tanto, no existe forma de saber qué es lo que sucederá ni la magnitud de las consecuencias sobre la vida y la civilización tal y como la conocemos.

Si bien los gobiernos o la industria tienen una enorme responsabilidad en este hecho, también es cierto que gran parte del problema, de sus causas y de su solución, está en manos de la población en general, desde sus casas, escuelas u oficinas. Así, subrayó Francisco Calderón, debemos ser responsables con el uso de la energía eléctrica en nuestros hogares, donde existe un considerable desperdicio y lo que trae consigo, consecuentemente, el aumento de la contaminación atmosférica por la quema de combustibles para la generación de electricidad. El especialista indicó que, de acuerdo a datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), alrededor del 30% de la cuota que pagamos en nuestros recibos de luz es debido al consumo de los aparatos eléctricos que están en hibernación, con un "piloto" o un reloj encendido, esperando a que usemos el control remoto para encenderles. Por ello, aconsejo a los televidentes desconectar los electrodomésticos (televisores, videograbadoras, cargadores de teléfonos, etc.) cuando no se estén usando.

En México hemos venido presenciando el cambio en los patrones del clima generado por la elevación de las temperaturas en el planeta; por ejemplo, en el Bajío, en estados como San Luís Potosí, Zacatecas o Guanajuato, ha habido una sequía muy prolongada y una paulatina erosión y desertificación de sus tierras agrícolas. En contraste, en el Sureste, en Chiapas y Tabasco, las inundaciones causadas por las abundantes lluvias también han afectado enormemente a las tierras productivas y las formas de vida de la población. En sitios más distantes, como en los polos, el derretimiento de los glaciares está destruyendo el hábitat de especies como el oso polar, provocando que estos espectaculares mamíferos mueran ahogados al no encontrar lugares sólidos donde poder descansar, alimentarse o reproducirse.

Francisco Calderón llamó la atención sobre el tema de la crisis en los precios de los alimentos que se vive en la actualidad en todo el planeta y que, entre otros factores atribuibles al mercado, se explica también por la pérdida de productividad de la tierra (por la erosión, la desertificación y la escasez de agua) y por la consecuente disminución en la disponibilidad de cosechas. En otro orden de ideas, el especialista en temas ambientales dijo al auditorio que es muy recomendable el uso del transporte público, de vehículos como la bicicleta o caminar, a fin no sólo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, sino también para obtener beneficios sustanciales en la salud por la práctica de ejercicio físico. El calentamiento global del planeta, aseveró, está trayendo consigo incontables afectaciones a la salud humana por la modificación de los ecosistemas, la contaminación del agua y el aumento de los vectores de transmisión de patologías (insectos como los mosquitos transmisores del dengue, la proliferación de algas marinas o el virus del Nilo). Por otra parte, la pérdida de la capa de ozono en la atmósfera por causa de ciertos gases (clorofluorocarbonos, fungicidas, etc.) ha destruido poco a poco el filtro natural de los rayos ultravioleta que recibimos del sol, lo que ha reportado un incremento notable de los casos de cáncer de piel (fundamentalmente en el hemisferio sur del planeta), pero también otras enfermedades como la soriasis, la retinitis, las cataratas y diversos tipos de dermatitis.

 

 

En lo referente al cuidado del agua, Calderón Córdova dijo que todos tenemos que hacer un enorme esfuerzo por hacer un uso más racional de este valioso recurso. Así, por ejemplo, indicó que un uso aceptable está en el orden de los 135 o 140 litros diarios por persona, que es el promedio de consumo de agua que tienen los países europeos. Desafortunadamente, en ciudades como el Distrito Federal tenemos un consumo promedio de 350 litros de agua por persona al día y, en casos extremos, la cifra sube hasta los 600 e incluso los 900 litros. Este alto consumo se da principalmente en las regaderas, donde deberíamos tomar duchas de no más de cinco minutos; en los escusados estamos también desperdiciando entre ocho y 16 litros de agua, muchas veces para deshacernos de colillas o pedacitos de algodón; el lavado de los automóviles con la manguera o el regado excesivo o diurno de los jardines es también una práctica inadecuada.

En cuanto al consumo que hacemos de productos disponibles en el mercado y que se venden como "biodegradables", Francisco Calderón dijo que es necesario que seamos muy responsables y busquemos obtener la mayor cantidad de información sobre los mismos, a fin de estar conscientes de los impactos que éstos tendrán en el ambiente. Dijo que hay que evitar verter en el drenaje productos como aceites, lubricantes, ácidos o corrosivos que utilizamos en la limpieza del hogar o en los motores de nuestros autos, ya que estos tienen un enorme potencial  contaminante del agua. En el caso de las pilas que son utilizadas en algunos aparatos o en los relojes, comentó el especialista, también se debe tener mucha responsabilidad en su manejo una vez que nos han dejado de ser útiles. Una sola pila de botón como las que usan los relojes, dijo, puede llegar a contaminar hasta 600 mil litros de agua.

Finalmente, Francisco Calderón indicó que la mejor manera de combatir el calentamiento global, además de todas las recomendaciones ya dichas, es la información y la educación ambiental, ya que a través de esto no sólo se logrará una sensibilización de la población respecto del problema, sino una apropiación real del mismo.

   

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53