El agua es un bien común de la humanidad

* Es imprescindible crear una nueva cultura del uso del agua * El ámbito doméstico es importante para el ahorro de agua

Programa “Zona Libre” en Reactor 105 (105.7 FM). Coproducción Imer-Conapo./ México, D.F., 18 de marzo de 2006. Texto: Andrés Ortiz.

Como parte de la celebración del IV Foro Mundial del Agua, el 18 de marzo de 2006 se transmitió un programa dedicado al tema “La cultura del agua”, conducido por Gabriela Tapia, y en el que participaron Aníbal Zea Alfaro y Luis Ricardo Tamariz de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), así como el licenciado Francisco Calderón Córdova, coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la PAOT.

Francisco Calderón subrayó la importancia del agua para la vida en el planeta Tierra, pues se trata de un elemento fundamental para la biodiversidad, las especies, la humanidad, las culturas. El agua se usa en muchas actividades humanas y resulta que en la actualidad, la actividad que ocupa la mayor parte del agua disponible es la agricultura. Lo malo de esto es que hay mucho desperdicio del líquido por formas ineficientes de riego agrícola que gastan demasiada agua y, además, se dan procesos de contaminación graves porque el agua que escurre de los cultivos arrastra sustancias que se utilizan en fertilizantes, pesticidas y otros químicos agrícolas; esta agua residual no sólo contamina a otros cuerpos de agua, sino que también deteriora el suelo y el aire. Como el agua se relacionado con todos los seres vivos y con la materia inorgánica, su contaminación puede afectar a todos las especies que integran un hábitat.

En México, no hay equilibrio en la distribución de la población y las fuentes de agua. Por ejemplo, en la zona sur-sureste, donde se da el 80 por ciento de la precipitación pluvial en el país, habita apenas un poco más del 10 por ciento de la población. En cambio, en el centro-norte, donde la precipitación es menor habita cerca de dos terceras partes de la población total del país.

Así, a pesar de que se habla mucho de escasez de agua, lo que se halla en el fondo del asunto es una mala distribución del líquido y una ineficaz cultura sobre su uso. En la Ciudad de México, podríamos vivir muy bien con el agua que extraemos de nuestros mantos acuíferos (que representa una proporción de 6 o 7 de cada diez litros que se usan en el DF), si no la desperdiciáramos tanto.

Si nuestro uso del agua fuera más racional y cuidadoso, nos bastaría el agua de los mantos del Valle de México y no habría necesidad de importar agua de otras regiones como se hace actualmente; se evitarían, entre otras cosas, problemas como los que recientemente se han difundido en la prensa respecto a la protesta de los mazahuas del Estado de México a quienes se les quita agua de la cuenca del Cutzamala para traerla a la ciudad.

Francisco Calderón explicó que la PAOT es una institución dedicada a garantizar que se cumplan los derechos ambientales de los habitantes del DF, por lo que atiende las denuncias ciudadanas acerca de esta materia, incluyendo problemas con el agua. Además, Calderón presentó el folleto que publica la Semarnat llamado Cien consejos para cuidar el medio ambiente desde tu casa, que precisamente contiene consejos sobre el ahorro de energía, para hacer más eficiente el uso de los recursos naturales con que contamos, para evitar contaminación, para manejar los residuos y otros temas ambientales más. El contenido de esta publicación ayuda a la gente a tener una perspectiva más acertada sobre el papel del individuo y de las estrechas interrelaciones del ámbito domestico con la problemática ambiental.

Calderón Córdova aconsejó a los radioescuchas ahorrar agua de diferentes formas, entre ellas el chequeo periódico de las instalaciones hídricas con la finalidad de evitar fugas y para hacer más eficiente el uso del agua. Otra es no gastar en el aseo y la limpieza personal más agua de la necesaria. Sobre todo, es importante que la gente se informe sobre el problema y de esa manera pueda pensar en formas alternativas para el cuidado del agua. Lo importante es crear una nueva cultura del uso del agua, en la que este líquido sea visto como un bien común, no como una mercancía; en la que se sepa que los pagos que uno hace al gobierno son por los servicios locales de agua, lo cual no implica la propiedad del particular sobre este recurso.

De esta manera quedará claro que hay que cuidar el agua. Si dejamos avanzar los problemas de escasez, deterioro, contaminación y demás, podemos enfrentar en el futuro un panorama desastroso del que algunos ya hablan como la época de las “guerras del agua”; por eso es necesario enmarcar el uso del agua en una serie de hábitos y formas de consumo que tiendan al fomento de la utilización sustentable del líquido, cultura que tendría que extenderse a otros recursos naturales.

Para finalizar, Francisco Calderón invitó a los radioescuchas a acercarse y participar en los diferentes eventos realizados en estos días con motivo del agua, como el festival Tlalocan de la Ciudad de México, la feria Espejo de Agua -en el Bosque de Chapultepec- o el mismo IV Foro Mundial del Agua. Consideró como positivo el hecho de que los diversos actores sociales estén abaordando, de manera seria y pública, uno de los principales problemas de la humanidad en los inicios del milenio: el agua.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53