Millones de muertes en el mundo por insalubridad del agua

Francisco Calderón traza un cuadro sobre la problemática global y local del agua; y menciona algunas recomendaciones para su uso responsable.

Por Producción / Noticiero Informativo Ciudadano, Radio Ciudadana, IMER, 660 AM /
Ciudad de México
Jueves 20 Abril, 2006

En el futuro las guerras no serán por el petróleo, serán por el agua, nos dice en su mensaje Francisco Calderón Córdova de la Procuraduría Ambiental del Distrito Federal.

“Qué tal, soy el Lic. Francisco Calderón, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal. Uno de los principales problemas ambientales en el planeta Tierra es, hoy por hoy, el referente a la disponibilidad en cantidad y calidad suficientes de agua. Se ha llegado a asegurar que en un futuro no muy lejano, las guerras no serán ya por el petróleo, sino por el acceso al agua. Y es que del total del agua disponible en el planeta, sólo alrededor de un 2 por ciento es agua dulce; y el agua potable que es apta para el consumo humano, animal y vegetal, es una proporción aún mucho menor.

“En el mundo, más de mil millones de personas no tienen acceso al agua potable, es decir, prácticamente una quinta parte de la población mundial y más de la tercera parte de la humanidad no cuenta con servicios sanitarios. Esto es causa de que más de 2 millones de personas, principalmente en países en vías de desarrollo, mueran cada año por enfermedades asociadas con la falta de acceso al agua potable, inadecuada salubridad e higiene muy pobre.

“Más de la mitad de las camas de hospitales están ocupadas por personas que padecen enfermedades relacionadas con el agua insalubre. Seis mil niños y niñas mueren diariamente en el mundo de enfermedades causadas por la falta de agua potable; es decir, cada hora mueren 8 niños en mundo por causa de este grave problema.

“El acceso al agua indudablemente es un derecho humano y de todo ser vivo, también trae consigo problemas de marginación social. En Asia y en África, por ejemplo, las mujeres caminan en promedio hasta 6 kilómetros para poder recolectar unos cuantos litros de agua. En los países en vías de desarrollo cada persona utiliza, en promedio, 10 litros de agua al día; mientras que en los países desarrollados, el promedio es de 135 litros por persona.

“En México el problema del agua no es menor. Resulta que en el territorio donde se asienta el 80 por ciento de la población -el norte y centro del país- sólo disponemos de alrededor del 20 por ciento del total del agua. Mientras que donde está el 80 por ciento del agua disponible en México, sólo habitamos el 20 por ciento de los mexicanos. “El caso del Distrito Federal es un ejemplo claro de las complicaciones ambientales, económicas y sociales derivadas del inadecuado acceso al agua. El uso del vital líquido es tan ineficiente en el Distrito Federal y su zona conurbada que 4 de cada 10 litros que consumimos son traídos ya desde otras regiones del país; fundamentalmente de la cuenca del Río Lerma y del Río Cutzamala en el Estado de México. El resto del agua lo estamos extrayendo del subsuelo del Valle de México; sobreexplotamos nuestros mantos acuíferos y provocamos con ello contaminación y desequilibrios ambientales que ya están cobrándonos la factura. Si a esto sumamos las fugas en la red de distribución que significa más del 30 por ciento del agua disponible y el deterioro de nuestras fábricas de agua, que son los bosques y el suelo de conservación ubicado en el sur y sur-poniente de la ciudad, el panorama es poco alentador para el presente y el futuro inmediato.

“Basta con decir que, en la actualidad, más de 400 mil familias en la zona de Iztapalapa, es decir cerca de 2 millones de personas, padecen cotidianamente la escasez y mala calidad del agua para cubrir sus necesidades básicas; además del alto costo económico que les implica el acceso al agua.

“Por todo lo anterior y por muchas otras razones que no es posible por ahora enumerar en este espacio, es necesario que todos hagamos ya un gran esfuerzo por utilizar de mejor forma y más racionalmente el agua. En la agricultura que es la actividad productiva que mayor cantidad de agua utiliza, es necesario instrumentar mejores técnicas de riego y aprovechamiento del agua. En la industria debemos tratar las aguas residuales para su reutilización o reciclaje. En los servicios, mejorar y dar mantenimiento a las redes de distribución. Y lo más importante, en nuestros hogares, donde se utiliza el 68 por ciento del total del agua disponible en el DF, evitar desperdiciar el agua haciendo un mejor uso de ella.

“Revisemos nuestras tuberías e instalaciones sanitarias a fin de reparar y evitar fugas. Tomemos regaderazos de no más de 10 minutos y pongamos dispositivos ahorradores en el baño. No utilicemos más agua de la necesaria para la higiene personal, el lavado de los trastes, de la ropa o del auto. No hay que usar el excusado como bote de basura, ni la manguera en lugar de la escoba. En fin, existen muchas formas en que podemos sumar nuestras acciones individuales para solucionar una problemática de toda la humanidad. "

(...)

 

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53