Compleja problemática ambiental en el suelo de conservación del DF

Zona Verde. Radio Red, 1110 AM. Grupo Radio Centro
Ciudad de México

México, D.F., 5 de agosto de 2006. Texto: Érika Larios.

En la emisión de este sábado del programa “Zona Verde”, que es conducido por el Químico Luis Manuel Guerra, estuvo como invitado el Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal, quien platicó, entre otras cosas, de los beneficios ambientales que brinda el suelo de conservación y de las afectaciones que sufre.

Primeramente se refirió a la contaminación que se registra en el Cañón del Sumidero. Al respecto comentó que pese a que se realizó un gran esfuerzo para limpiarlo, en estos momentos nuevamente está lleno de basura. Por lo que, dijo, es necesario saber lo que pasa con el manejo de los residuos de las poblaciones que se encuentran alrededor de esta cuenca, ya que estos son arrastrados por el agua y depositados en este hermoso sitio.

Asimismo, Calderón Córdova señaló que parte de la contaminación que presenta el Cañon se debe por residuos de madera que son arrojados a sus aguas; lo que demuestra que no se está ponderando que también existen procesos de deforestación graves alrededor, que están afectando a este ecosistema tan importante no sólo para el sureste del país, sino también para el resto de México.

Agregó que desgraciadamente este panorama se repite en muchas partes del país, “en donde por no conocer la totalidad de nuestros ecosistemas, estamos causando daños de los que desconocemos los costos o ya los estamos pagando, pero aún así no sabemos cuál es el origen”.

El funcionario mencionó que más de la mitad de la superficie del Distrito Federal es suelo de conservación -es decir, áreas forestales, de uso agrícola y parajes con gran riqueza natural y paisajística-, del que depende la vida urbana de la ciudad, ya que se tiene gran dependencia sobre todo en materia de agua, de aire y de clima. Añadió que por este desconocimiento estamos causando daños y ejerciendo una presión muy fuerte a través de la urbanización, la deforestación, la tala clandestina, el depósito de residuos en el suelo de conservación que se ve reflejado en que estemos padeciendo escasez de agua, contaminación del aire y cambios climáticos como los de hace unos días.

Citó que lo que padeció la semana pasada el Distrito Federal es parte de un desequilibrio que nosotros mismo estamos provocando al infringir sobre nuestro ecosistema. Retomando el tema de Chiapas, señaló que lo que sucedió el año pasado en el Soconusco y que también ahora se presenta, se debe a que en las partes altas ya no existen árboles que son los encargados de captar el agua pluvial y regular el ciclo hidrológico de estas grandes regiones. Por lo que si no hay nada que detenga el agua, entonces baja con una fuerza impresionante, arrastrando comunidades enteras. Sin embargo, dijo, “sólo tenemos una visión parcial, no nos estamos yendo al fondo del problema para ver que esto está sucediendo gracias a la actividad de deforestación que realizamos de nuestros recursos naturales, sobre todo de las partes altas”.


Tras comentar que ha sido precisamente en los lugares donde más ha habido crecimiento demográfico, donde la naturaleza ha sufrido más y se han visto este tipo de casos, el conductor se refirió a la importancia de que exista en la ciudad una instancia como la PAOT, quien se encarga, entre otras cosas, del ordenamiento territorial. Consideró que ésta es una herramienta fundamental para el desarrollo sustentable y para lo que queremos hacer de este país en el futuro.

Calderón Córdova señaló que “una de las visiones innovadoras de una institución como la PAOT es el empatar el ordenamiento territorial con lo ambiental”. En este sentido, dijo, la Procuraduría enfoca parte de sus esfuerzos a cuestiones como el uso de suelo para vigilar el cumplimiento de la Ley de Desarrollo Urbano y la Ley Ambiental, desde una visión integral, ya que las actividades o usos de suelo que se realizan tienen que ver, en gran medida, con el deterioro ambiental y, por consiguiente, de nuestra calidad de vida.

Ha sido de preocupación especial para la PAOT, continuó, el suelo de conservación y recordó que el año pasado se emitieron varias recomendaciones en este aspecto, dirigidas a violaciones y a incumplimiento de la legislación. Sin embargo, dijo que pese a lo prioritario de este rubro, la población desafortunadamente “no está denunciando estas afectaciones en suelo de conservación, ya que la mayoría de estas recomendaciones se iniciaron de oficio”. En la ciudad se denuncian más los problemas que nos afectan en nuestra convivencia cotidiana, como el ruido, ya que no se tiene la percepción de las consecuencias que conlleva la afectación al suelo de conservación.

El Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión señaló que aunque existe el Bando 2 que “de alguna manera ha tratado de quitar presión sobre el suelo de conservación y buscar que se dé una redensificación en las delegaciones centrales donde existe, o se supone existe, la infraestructura adecuada”, la mancha urbana continúa creciendo. Lo importante, concluyó, es que nos informemos de los servicios ambientales que brindan estas zonas a la ciudad.

Durante la emisión se ofrecieron a los radioscuchas varios ejemplares del recién publicado Informe 2005 de la PAOT. Hacia la justicia ambiental en la Ciudad de México y del libro El Acceso a la Justicia Ambiental en el Distrito Federal. Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del DF del Dr. Raúl Brañes.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53