Denunciar, una manera de participar activamente en la protección del medio ambiente

Los jóvenes, el segmento más vulnerable de la población frente a la publicidad dirigida hacia el consumo

Zona Libre / Reactor 105 (IMER-Conapo)
Ciudad de México
Miércoles 13 Septiembre, 2006

Trasmitido en la Ciudad de México, el 9 de septiembre de 2006.- Texto: Érika Larios

En la emisión de este sábado del programa “Zona Libre”, que se transmite por Reactor 105 FM, y cuya conducción en esta ocasión estuvo a cargo de Carlos Cuéllar, se contó con la presencia de la Lic. Ligia Hernández, Directora de Educación Ambiental del Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (Cecadesu); del Lic. Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT), y del Biol. Jesús González de la Organización Reacciones Ambientales México, quienes hablaron de la importancia de la participación de los jóvenes en el consumo sustentable.

Al ser cuestionados los invitados sobre cuál es el impacto que tiene la actividad humana sobre el ambiente, la Lic. Hernández comentó que éste es importante. Gran parte recae sobre la atmósfera, lo que trae como consecuencia el cambio climático; el manejo inadecuado de los residuos sólidos y tóxicos impacta sobre los cuerpos de agua; y la destrucción de sistemas vitales lleva a la extinción de ciertas especies.

Por su parte, el Lic. Francisco Calderón coincidió en esta apreciación y recordó que México ocupa el lugar número 11 en biodiversidad del planeta; y tan sólo la cuenca del Valle de México cuenta con el 2 por ciento del total mundial. Sin embargo, dijo, asociado con el consumo se encuentran las afectaciones a la salud. “Es increíble ver que el 75 por ciento de la población de México sufre de problemas de sobrepeso y obesidad, lo que está directamente relacionado con hábitos de consumo insustentables que están afectando, enfermando a la población. Se ha llegado a tal grado que esta problemática también está afectando a las clases sociales de menores ingresos, cuando uno pensaría que la obesidad es un problema de opulencia, pero no, realmente es un problema de desnutrición”.

El funcionario agregó que generalmente se sabe de los problemas alimentarios que padece la gente, pero no de la calidad de la alimentación que también es un problema ambiental. La publicidad nos induce a consumir cierto tipo de productos, pero no nos damos cuenta que un consumo irresponsable tiene impactos en el medio ambiente por la generación de residuos y la contaminación de suelo, agua y aire que conllevan los procesos industriales de producción.

Al respecto, Jesús González señaló que el problema es que consumimos más de lo que se necesita consumir, principalmente por cuestiones de mercadotecnia. Esta situación, dijo, se da más entre los jóvenes y por más programas que se implementen para reciclar los desechos, si no consumimos menos, no vamos a dejar de generar grandes cantidades de basura

Calderón Córdova consideró que una distorsión en los hábitos de consumo es que se gaste parte de nuestros ingresos en golosinas y alimentos chatarra, pero no canalicemos recursos para ir, por ejemplo, cada seis meses al dentista a fin de evitar el deterioro que provoca la gran cantidad de azúcares que consumimos diariamente y que no nos damos cuenta. “El 90 por ciento de la población en México padece de caries, y la mitad de la gente que ya tiene dientes permanentes, tiene problemas periodontales; y todo esto se debe a nuestros malos hábitos de consumo. No estamos siendo responsables, no leemos las características del producto que queremos adquirir; ni el proceso de producción que siguió; ni cómo daña al medio ambiente”.

En este sentido, comentó el funcionario de la PAOT, el papel de los jóvenes es fundamental, sobre todo viendo que es el segmento de la población que es más vulnerable a la publicidad dirigida hacia el consumo. “Si consideramos que a los niños los empezamos a poner frente al televisor desde los 3 ó 4 años de edad, y que los jóvenes pasan muchas veces el mismo tiempo en clases que viendo televisión, los hábitos de consumo se inducen desde ahí”.

Mencionó que un estudio elaborado por la Universidad de Harvard, determinó que entre más televisión vean los jóvenes, consumen menos cantidad de verduras; lo que hace que los problemas de desnutrición se agraven y, consecuentemente, todo lo que tiene que ver con aprendizaje y salud. Por ello que este sector de la población sea tan importante no sólo para cambiar hábitos de consumo, sino también para impulsar con otros grupos el consumo responsable.

El Lic. Calderón mencionó que hace poco, haciendo una investigación, descubrió que de acuerdo con un monitoreo realizado sobre la salud de niños en Canadá, Estados Unidos y México, el asma es el principal problema respiratorio que se presenta a esta edad, y tiene que ver con estos hábitos. Por ejemplo, dijo, en la parte rural de nuestro país se ha incrementado este padecimiento debido, principalmente, por cocinar con leña. Sin embargo, en los otros dos países estudiados, el asma en niños está asociado con el consumo de tabaco dentro de las casas. Esta situación, sin duda, rompe con la idea de que lo que hagamos hoy, los niños lo van a padecer en un futuro, pues desde el presente ya los estamos afectando enormemente.

De ahí que –reconoció Calderón- el papel que juegan las organizaciones sociales sea tan importante. En este aspecto, dijo, la PAOT tiene acercamiento con diferentes organizaciones ciudadanas. Por ejemplo, en materia de residuos, “vecinos de la Colonia Roma y de la Condesa están organizados en el manejo sustentable, integral, de los residuos que se generan en los restaurantes, las excretas de animales en el Parque México o España, y han logrado alianzas con empresas privadas, con medios de comunicación –que también es un importante actor en materia de consumo responsable-, con universidades públicas o privadas, e instituciones internacionales”. Citó el caso particular de una Universidad ubicada en la calle de Álvaro Obregón cuyo sistema de agua es por captación de lluvia; y sus aguas residuales también son tratadas. “Todas éstas son iniciativas ciudadanas, de grupos que no tienen que ver con sexenios, con colores políticos, y que son las iniciativas que más trascienden”.

Al preguntarle sobre la importancia del “reciclaje” en el cuidado del medio ambiente, el también vocero de la PAOT señaló que al reciclar los productos que ya consideramos como desecho, le quitamos una carga al medio ambiente. Por ejemplo, “en lugar de derribar más árboles para crear papel, podemos utilizar el papel que se fue a la basura y hacer papel reciclado. De esta manera no le estamos cargando la mano a nuestros recursos naturales, a nuestro medio ambiente, cuando reutilizamos o reciclamos lo que ya consideramos como basura”.

Reconoció que aunque hay algunas empresas dedicadas al reciclaje, sería importante que más inversionistas enfocaran sus recursos a esta labor.

En otros países del mundo, principalmente en Oriente, lo que nosotros tiramos a la basura –como el pet-, ellos lo aprovechan para elaborar ropa que luego nos venden. “Quizá todavía no se ve como un negocio rentable, pero sí lo es”.

Sobre las acciones concretas que debemos seguir como consumidores responsables, el Lic. Francisco Calderón señaló que aunque muchos aún no somos concientes de que al desperdiciar la luz estamos contaminando el aire porque para producirla se están quemando hidrocarburos, combustibles fósiles, que trae también como consecuencia el calentamiento del planeta; pero que al usarla racionalmente; sustituir algunos productos como los líquidos limpiadores que frecuentemente se utilizan en la casa; ahorrar agua, no utilizando el excusado como basurero o cenicero; respetar nuestras áreas verdes y denunciar, es la mejor manera de participar en la protección del medio ambiente. “Muchas veces no sabemos cómo participar y así lo podemos hacer. Hay instituciones como la PAOT a nivel local, o la Profepa a nivel federal, en donde se pueden denunciar las violaciones o los delitos ambientales. Ésta es la forma en la que se obliga a las autoridades encargadas de aplicar la ley para proteger al medio ambiente”, concluyó.

Cabe mencionar que a lo largo del programa se transmitieron las siguientes cápsulas:

1. El consumo es un factor de suma importancia dentro del modelo económico mundial en la actualidad, ya que sin él no habría producción. Sin embargo, el consumo desmedido de las sociedades modernas implica el uso de elevadas cantidades de recursos naturales. Modificar los hábitos de compra de la población es un objetivo indispensable para coadyuvar a la protección del medio ambiente, disminuir la contaminación y la generación de desechos y promover un manejo eficiente de la energía.

Éstas son algunas causas por las cuales surge el consumo sustentable que es la utilización de bienes y servicios que responden a las necesidades básicas y contribuyen a una mejor calidad de vida, reduciendo al mínimo el uso de recursos naturales, materiales tóxicos y emisiones de desechos y contaminantes a lo largo del ciclo vital, sin poner el peligro las necesidades de las generaciones futuras.

2. El daño a la atmósfera de la Tierra y el clima es un problema enorme que debemos cambiar con urgencia. El calentamiento global y la reducción de la capa de ozono son problemas relacionados con la calidad de nuestra atmósfera que tiene impacto directo en nuestra salud y en la del planeta. En los últimos cien años, la Tierra se ha calentado debido a que millones de fábricas y automóviles arrojan a la atmósfera gases de efecto invernadero como el bióxido de carbono, metano, óxido nitroso y gases fluorados, como antes nunca se había hecho. Si no se previene, las temperaturas globales se incrementarán a finales de este siglo y provocarán serias consecuencias para la humanidad y otras formas de vida, ya que los mares elevarán su nivel e inundarán zonas costeras y pequeñas islas, y estos fenómenos meteorológicos extremos se presentarán con mayor frecuencia y severidad. Sin embargo, podríamos revertir el daño provocado por el cambio climático siempre y cuando hagamos el esfuerzo necesario para modificar la forma actual de consumir y producir.

3. Nuestro planeta está cubierto por varias capas; una de ellas es el ozono que nos puede salvar la vida y se encuentra a 25 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. En los años 70 se descubrió que la capa de ozono se está adelgazando y en 1985 ya tenía un agujero que crece continuamente y por el cual es mayor el paso de los rayos ultravioleta que causan daños graves a plantas, animales y a nuestra salud. Como “ozono” también se le conoce al gas venenoso que está a nivel del suelo; es un componente de la contaminación urbana que daña nuestra salud, ya que sus partículas penetran fácilmente en nuestro cuerpo y se adhieren al aparato respiratorio, acelerando el envejecimiento de los pulmones. La capa de ozono se recuperará si todos usamos menos sustancias que la destruyan, pero aún así aunque mañana todas se prohibieran, todavía se necesitarían 40 años para que se regenerara.

4. Las decisiones de los jóvenes como consumidores son importantes, ya que ejercen una influencia creciente en los mercados y estilos de vida. Los hábitos que desarrollen ahora jugarán un papel decisivo en los futuros patrones de consumo, por eso es importante tomar decisiones informadas. Algunos gobiernos utilizan el etiquetado de productos para proporcionarle al consumidor información clara y segura sobre sus características ambientales. Antes de comprar piensa qué necesitas o qué quieres. Elige productos o servicios etiquetados como ecológicos. Si las etiquetas no te proporcionan información clara y suficiente, pregunta. Cuando sea posible, compra productos elaborados localmente y de temporada, y escoge productos hechos de materiales reciclados, componentes remanufacturados, de fácil eliminación o reciclables.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53