El patrimonio urbanístico y arquitectónico del DF, protegido jurídicamente

 En el DF hay una ley que regula el manejo de los sitios, las áreas y las especies patrimoniales

IMER Radio Ciudadana 660 AM
Ciudad de México
Lunes 27 de noviembre, 2006

Transmitido el jueves 23 de noviembre de 2006. Texto: Andrés Ortiz. Fotografía: Francisco Calderón

En el programa radiofónico Ollín Caban, por una cultura ambiental en movimiento, que transmite la radiodifusora XEDTL, fue entrevistado el licenciado Francisco Calderón Córdova, Coordinador de Participación Ciudadana y Difusión de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal.

Francisco Calderón explicó que así como existe un medio ambiente natural, también hay un medio ambiente construido y éste último es también parte del patrimonio de cada nación, así como de la humanidad en su totalidad.

En el Distrito Federal hay una ley, la Ley de Salvaguarda del Patrimonio Urbanístico Arquitectónico para el Distrito Federal, que legisla la conservación, la revitalización y el incremento de los bienes patrimoniales de la entidad; también contiene artículos que se relacionan con el cuidado de la imagen urbana de la ciudad.

En esta ley se considera al patrimonio cultural como el conjunto de expresiones –tangibles e intangibles- que constituyen un reflejo de las maneras en que un grupo humano vive, piensa, siente y se relaciona con su medio ambiente.

La Ley de Salvaguarda del Patrimonio Urbanístico Arquitectónico para el Distrito Federal regula el manejo de las zonas patrimoniales, como pueden ser los espacios abiertos monumentales, los monumentos y otros tipos. En estas categorías se incluyen los centros históricos, por ejemplo: el Centro Histórico de la Ciudad de México, así como los de Santa Fe, Cuajimalpa, Mixcoac, Tacubaya, San Bartolo Ameyalco, Santa Rosa Xochiac o Mexicaltzingo. Las colonias y barrios tradicionales, por ejemplo: San Ángel, Santa María la Ribera, Hipódromo-Condesa, Condesa, Roma, el Pedregal de San Ángel o las Lomas de Chapultepec. Hay también espacios abiertos monumentales como algunas calles y avenidas, parques y jardines, panteones, paseos, plazas y viveros. Entre las calles patrimoniales están por ejemplo, Arcos de Belén, Florencia y Palmas; entre los panteones el de Los Remedios, el de Dolores, el Francés, el Español, entre otros. Se cuentan como sitios patrimoniales también algunos jardines y parques urbanos como el Jardín Centenario de Coyoacán, la Alameda Central, el parque de Santa María la Ribera, los parques México, Hundido, España, de los Venados y, por supuesto, el Bosque de Chapultepec.

Sin embargo, advirtió Calderón Córdova, la ley no sólo protege edificios o espacios, también se catalogan bajo el estatus de patrimonio urbano a algunas especies arbóreas, como los ahuehuetes, ahuejotes, fresnos, sauces y cedros. Estas especies tienen una relación directa con la cultura y la fisonomía arquitectónica de la Ciudad de México. Es conveniente conocer esta ley para saber cómo se integra el patrimonio urbanístico y arquitectónico del DF.

La PAOT, afirmó el entrevistado, ha buscado la correcta aplicación de esta ley. Las investigaciones hechas por la Procuraduría a raíz de algunas denuncias ciudadanas han demostrado que la Ley de Salvaguarda del Patrimonio Urbanístico Arquitectónico para el Distrito Federal es poco conocida, aún por las propias autoridades.

Se han atendido varios casos que implicaban afectaciones al patrimonio. Por ejemplo uno en el Parque Hundido (por daños al arbolado con estatus de protección) y otro en la Plaza del Carmen de San Ángel (por colocación de anuncios comerciales en edificios catalogados como monumentos históricos). En estos y otros casos más, se ha logrado corregir las anomalías, restituir las especies afectadas y evitar que se dañe a los edificios catalogados como patrimonio artístico o histórico.

Diversidad Ambiental ©, es una publicación virtual de Paco Calderón / Av. Revolución 595, San Pedro de los Pinos, México 03800, DF / (52) 55 98 92 53